El restó se convirtió en un suceso ni bien se anunció su inauguración (Shutterstock)
El restó se convirtió en un suceso ni bien se anunció su inauguración (Shutterstock)

Cuando se anunció que abriría The Bunyadi, en el corazón de Londres, Inglaterra, la aceptación fue inmediata. Más de 40 mil personas se inscribieron en la lista de espera para poder ser parte de una experiencia gastronómica única: la oportunidad de compartir un plato gourmet desnudo o desnudos.

En el lanzamiento -que fue un evento cerrado- los primeros comensales se mostraron extasiados y, en su gran mayoría, comentaron que lo "disfrutaron más de lo que creían".

El éxito de las críticas iniciales generó un boom, por lo que conseguir un lugar es casi imposible hasta fin de año.

Si bien la idea original es comer sin ropa, el uso de la vestimenta es opcional. Los clientes tienen la chance de elegir: pueden o no sentarse a almorzar o cenar completamente desnudos. De esta manera, The Bunyadi se estableció como el primer espacio del mundo destinado a convocar a las comunidades nudistas, como a aquellas que prefieren respetar las tradiciones pero aceptar con apertura al resto de los clientes.

La nueva experiencia nudista en el corazón de Londres (Travis Hodges – www.timeout.com)
La nueva experiencia nudista en el corazón de Londres (Travis Hodges – www.timeout.com)

"Fue una experiencia fabulosa, sin embargo no me animé a quitarme la bata. Inolvidable", relató entusiasmada Harriet Starling  en el muro de la fanpage de Facebook del restó inglés.

El lugar posee una premisa naturista que se inicia con la ambientación. Para proteger la intimidad de los comensales, cada mesa está rodeada de biombos de bambú que separan los espacios, donde la luz de las velas y el mobiliario reciclado otorgan una esencia minimalista, eco y descontracturada. Allí tampoco hay objetos de plástico, ni metálicos, por lo que predomina una armonía que prescinde de los elementos industrializados.

Además, no hay electricidad, ni tampoco se permite el uso de dispositivos tecnológicos mientras se disfruta de los alimentos. O sea, lo que sucede en The Buyandi, queda en Buyandi. No apto para los que quieren registrar cada instante de la vida con selfies o videos y compartirlo al mundo.

"Soy una persona que no puede separarse del teléfono celular, y cuando leí sobre esta resolución lo pude hacer, no fue tan difícil como creía", dijo Lizzie West en la fan page del restaurante.

“Cuando terminen de entender el concepto y le pierdan el miedo, llamará mucho más la atención”, comentó Seb Lyall, uno de sus creadores
 
Cada espacio se encuentra delimitado por biombos, no hay electricidad y el mobiliario es reciclado
Cada espacio se encuentra delimitado por biombos, no hay electricidad y el mobiliario es reciclado

The Bunyadi es un término hindú que significa "natural". Según la Asociación para el Nudismo Naturista Argentino (APANNA), esta "es una forma de vida en armonía con la naturaleza", caracterizada por la práctica del despojo de toda la indumentaria, con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente.

El precio del menú ronda los USD 90 y ofrece una amplia carta de cocktails orgánicos. No se sirve comida caliente, según dice la propia carta para evitar accidentes. 

"Todo el lugar posee una atmósfera única. La comida cruda resulta exquisita. Muy recomendable para ir con amigos o en pareja", concluyó Yoann Belmere en Facebook.

“The Bunyadi más que un restaurante es un experimento social. Queremos ver si la gente decide quitarse sus batas al sentir que verdaderamente nadie los juzga por cómo se ven”, dijo Lyall
La distribución de los espacios, un salón nudista y otro no
La distribución de los espacios, un salón nudista y otro no

Por otro lado, el sitio cuenta con dos sectores: uno para estar desvestido y otro donde se les entregará una bata a cada persona y cuando lo deseen podrán quitársela al atravesar el "sendero a la pureza", al final del cual son recibidos por los meseros.

Por las normas de higiene, el personal de cocina lleva la vestimenta clásica para cocinar y los mozos sólo utilizan guantes para servir. En las mesas, todas las personas se sientan sobre sus batas o sobre toallas, respetando las reglas de etiqueta que la Asociación Americana de Recreación Nudista.

De hecho,  la Asociación Americana de Nudismo aconseja tener en cuenta ciertas reglas:

  • Todos deben utilizar una toalla para sentarse.
  • Se deben tapar las partes íntimas con una servilleta a la hora de comer.
  • Las fotos están prohibidas.
  • Disfrutar y relajarse.
Los primeros clientes pudieron disfrutar de la novedosa experiencia
Los primeros clientes pudieron disfrutar de la novedosa experiencia

Aparentemente el pudor que puede representar comer sin ropa enfrente de desconocidos no es un problema, sobre todo para las mujeres, que han sido las que han mostrado mayor interés a la hora de registrarse y solicitar una reserva y las que más se han manifestado de manera positiva a través de las redes sociales.

Este proyecto pertenece a Lollipopup, cultor de crear experiencias creativas, como fue el espacio ABQ, un restaurante inspirado en el laboratorio de Breaking Bad.

Nudismo en Argentina

Actualmente existen diversos lugares en los que, tras pagar una entrada, se puede practicar nudismo: dos campos en la zona de Moreno, dos islas en el Delta del Paraná, un campo en las sierras cordobesas, una playa en Chapadmalal y otra en Villa Gesell.

El nudismo es una tendencia en alza, aunque todavía está lejos de convertirse en una moda. Cada nuevo espacio que se abre se convierte en una invitación para vivir la rutina desde una perspectiva más "naturista".