Una estampida durante una celebración religiosa en Israel dejó decenas de muertos