Howard Silk, interpretado magistralmente por J.K. Simmons (Wishplash y El Hombre Araña), es un hombre lleno de rutinas que nunca transgrede. Trabaja en una organización burocrática de la ONU. Su esposa permanece en coma desde que la atropelló un auto: Howard la visita a diario, llevándole un ramo de flores que coloca prolijamente en un recipiente, para luego leer distintos libros.

Su vida transcurre entre su trabajo y el hospital, hasta que descubre una puerta de acceso a otra dimensión paralela. Como una especie de Matrix, en ese otro mundo habita su otro Howard -también interpretado por Simmons-, que poco tiene que ver con el Howard de aquí. Aquel es decidido, aguerrido, y entiende y conoce a qué se dedica la organización donde trabaja.

La metafísica y la ciencia ficción van en un mismo carril en la trama de Counterpart, en la que todos los personajes tienen un as en la manga. De hecho, la esposa de Howard que está en coma (Olivia Williams) en esta dimensión, lleva en la realidad paralela una vida de súper espía junto al otro Howard atrevido, que empieza la serie diciendo que murió.

En los tonos grises y con una iluminación que sólo apunta a los rostros, Counterpart recrea un clima de tensión en cada escena. Espías y espionaje mezclados con ciencia ficción hacen que la propuesta inicial de la serie resulte un tanto compleja. Pero no nos aleja, sino que invita a sumarnos a esta gran historia de espías.

La primera temporada cuenta con 10 episodios y puede verse en Argentina por TNT Series. Ya está confirmada una segunda entrega.

SEGUÍ LEYENDO