(Video: "Hay otra historia" – Crónica HD)

El escándalo desatado tras las declaraciones a la revista Caras de Anna Chiara, la hija de Andrea del Boca, sigue sumando capítulos. Después de contar que se cansó "de vivir rodeada de psicólogos y jueces" y que a los nueve años decidió dejar de ver a su padre, Ricardo Biasotti, varias figuras del mundo del espectáculo salieron a defender al hombre. Primero fue Amalia Granata, y luego recibió el apoyo de Lucía Galán. También se sumó la cantante Manuela Bravo, que dijo: "Me llama la atención que, después de 18 años, una chica sienta la necesidad de salir a hablar".

Ante estas palabras, Andrea del Boca estuvo en el programa de Crónica Hay otra historia, conducido por Rosario Lufrano, y dijo: "Celebro tener una hija mujer y que hoy pueda hablar. Cuando yo tenía la edad de Anna no lo podría haber hablado. Y fijate qué curioso que muchas de las mujeres que hablan del empoderamiento y piden y exigen respeto de parte de los hombres fueron las que levantaron el dedo tratando a mi hija de mentirosa, fabuladora, de que yo la manejaba, de psicópata… Eso duele porque es como volver a pegar en la herida".

"Creo que es insólito… Tengo un lema: no digo ni hago lo que no me gusta que me hagan. Por eso no hablo de la vida de los demás ni de los hijos de los demás porque cada familia es un mundo. Solamente uno sabe lo que vivió y lo que pasó. Me resulta muy curioso que mucha gente… No me resulta curioso, sé que en muchos casos han sido enviadas", agregó, sin dar mayores precisiones.

Juan Pablo Floribello, abogado de la actriz, estuvo junto a ella en la entrevista. El hombre había protagonizado una polémica al pronunciarse con declaraciones misóginas después de que Granata defendiera a Biasotti. "Vemos a estas chicas que tienen un pasado un poco flojo de los elásticos de la bombacha hablando y opinando de la vida de los demás", había dicho en aquel entonces.

Al respecto, indicó: "¿Quién puede saber lo que sintió (Anna) más que ella? Nadie. La única que puede hablar es la hija (de Andrea). Hay mujeres que han parecido a desautorizar y a decir que es mentira, que eso no ha existido… Obviamente mujeres mandadas y operadas por gente que tiene un interés".

"Creo que debe haber una cuestión de dinero en el medio para tratar de correr el eje del tema. Aparecen estas personas enviadas, que viven del escándalo, de denigrar a todo el mundo, que lo único que hacen es inventar, y de golpe se empieza a hablar sobre otras cosas. Entonces, sacan el foco de la cuestión sobre la persona esta (en referencia a Biasotti) que nunca habló, nunca dio la cara, nunca le explicó ni a su propia hija, entonces claramente que hay un interés", explicó el letrado.

Andrea del Boca y Anna Chiara
Andrea del Boca y Anna Chiara

La actriz dijo que se siente "orgullosa" de que su hija haya salido a contar lo que vivió con su padre e indicó que dudar de sus declaraciones es "subestimar a una mujer de 18 años que tiene una postura tomada en la vida". Consultada sobre cómo se encuentra su hija, aseguró que está "muy fuerte" y que "el empoderamiento es parte de su esencia".

Además, le preguntaron si su hija había sufrido violencia física de parte de su padre, a lo que ella respondió: "Eso tiene que ver con la vida privada de mi hija, no voy a contar cosas que le corresponden a ella. Lo que sí me cabe aclarar es que Anna con ocho años fue a un juzgado penal, como testigo de su padre en un juicio que me había hecho a mí, y ella la única condición que puso es que quería estar sola con el juez, con el asesor de menores y una psicóloga. Estuvo dos horas con el juez y el juez penal determinó después de escucharla que no lo viera más".

Respecto a su relación con su hija, manifestó: "La supimos construir entre las dos. A mí siempre me gusta la verdad, y ayudada por mis padres, mis hermanos, en terapia, y con su pediatra, siempre fui con la verdad, siempre fuimos absolutamente sinceras una con la otra y eso tiene que ver con la relación que hoy tenemos, donde para mí es criarla en la libertad de pensamiento y de decisión".

"Hace muchos años un defensor de menores me enseñó que ser mamá soltera no es ser mamá de segunda, sino que uno tiene que saber esperar los tiempos de la Justicia. Si teníamos que viajar había pedir los permisos con tiempo, y en la vida, en lo cotidiano, uno tenía que estar bien plantada. Y sobre todo no ocupar lugares que a uno no le corresponden. Yo soy la mamá y no ocupé ningún otro rol. El rol que no se ocupó cada uno se tiene que hacer cargo, pero todo lo que no dije en estos 18 años yo ya no lo voy a hablar. Simplemente es estar al lado de mi hija porque, obviamente, en cada una de esas situaciones yo era testigo de cómo llegaba Anna y cómo tenía que contenerla", sentenció.

Y recordó las palabras que le dijo un médico durante los momentos más difíciles de Anna Chiara: "Fueron muchos años, pasamos por muchas cosas. Un día me dijo el pediatra: 'La capa de Superchica la dejás en un cajón por un rato, porque sos una mujer y si en algún momento te tiene que ver llorar está bien'"

Con respecto a sus declaraciones a la revista dijo que su hija "lo necesitaba porque fue sanador en un punto, porque sentía que tenía una mordaza y que no podía contar ciertas cosas y evidentemente que ella necesita liberarse"

"Esa era mi preocupación también, que dentro de las circunstancias Anna tuviera una vida como toda nena, como toda adolescente y ahora como toda mujer. La clave está en hablar de todo, sin miedo y sin vergüenza, escuchar a nuestros hijos y anticiparse al síntoma", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO