Después de su primera participación, que estuvo cargada de polémica por el puntaje que le puso Laurita Fernández, Inés Stork, la madre de la jurado, volvió a la pista del Bailando. Frente a ella se encontraba un enorme desafío: el Aquadance.

Sin embargo, la imponente escenografía montada en los estudios de La Corte no fue un problema para Inés, que realizó una gran coreo junto al bailarín Facundo Rigoni, que emocionó a Marcelo Tinelli.

"Más allá del puntaje del jurado te quiero decir algo, que es lo que siente la gente que te está viendo en la tele: recontra felicitaciones. Emociona verte así. Primero porque te animaste a hacerlo, tenés el sueño y la esperanza de poder hacerlo. Y que lo hayas hecho de esta manera", le dijo el conductor, mientras las cámaras enfocaban a Laurita Fernández, muy emocionada.

"Demostraste profesionalismo, la verdad que conmueve. Más allá de si técnicamente podrías haberlo hecho un poquito mejor o peor, es hermoso, felicitaciones. Estoy muy orgulloso de vos porque te atrevés y el mundo le da su premio a los que se atreven y superan sus propias dificultades. Si me decís que baile acá, me agarra un miedo que termino en Bolívar… Y vos lo pudiste hacer", concluyó Tinelli.

Marcelo Tinelli, Inés Stork y Facundo Rigoni
Marcelo Tinelli, Inés Stork y Facundo Rigoni

"Para mí es nuevo. Me animé porque se dio y estoy acá. Quizás en los ensayos me salía mejor, pero con los nervios no salió todo lo que tenía que salir. Me emociona estar acá", reconoció Inés.

Ángel de Brito coincidió en el clima emotivo que generó la coreografía, pero dijo que si le pusiera una nota alta sería "injusto" con otros participantes que, según su visión, tuvieron una mejor performance. Por ese motivo le puso un tres.

Flor Peña, por su parte, la calificó con un ocho y dijo: "No puedo juzgarte como una bailarina, sino como lo que sos: una mujer grande que viene acá a lucharla y pasarla bien. Uno puede cambiar en la vida y hacer lo que se le canta, y por eso te voy a juzgar".

Marcelo Polino le dio seis puntos y le puso un poco de humor a la situación: "Quiero desmitificar algo: estamos tratando como una anciana a una mujer de cincuenta y pico de años".

Laurita Fernández tuvo el voto secreto y, entre lágrimas, le dedicó unas palabras a su madre: "Nunca pensé que mamá iba a participar de un Bailando cuyo segundo ritmo es el Aquadance. Me emocionó cuando la vi con una sonrisa. Eso me emociona: verte contenta".

SEGUÍ LEYENDO