A veces, el destino tiene esas cosas difíciles de entender. Es el caso de Lizy Tagliani, quien en el día de su cumpleaños recibió una de las peores noticias de su vida: la muerte de Jorge, la última pareja de su madre y a quien ella llamaba "papá".

Así lo explicó la artista en Cortá por Lozano, el ciclo que conduce Verónica Lozano por la pantalla de Telefe y del que ella forma parte.

"Lo habían operado de la cadera, con el tiempo tuvo una obstrucción intestinal, lo volvieron a intervenir y salió fantástico, pero ahí descubrieron que tenía EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica)", arrancó la actriz.

"Tenía los pulmones cristalizados, entró en coma y se fue complicando más y más. No me podían decir que iba a vivir o a morir, pero era un diagnóstico muy complicado", agregó.

"Estaba sedado, solo abría los ojos, pero cuando decía 'Lizy' se desesperaba. Para mí fue una excelente persona. Lo loco es que me subo al avión y apago el teléfono, y después me dicen que se murió a la misma hora que mi avión despegó. Voló conmigo", confesó la humorista entre lágrimas, para luego profundizar acerca del vínculo que tenía con él.

"Yo lo cuidé siempre, le di lo mejor que pude y mañana lo vamos a enterrar. Él es mi papá desde el año '94. Cuando muere mi papá, José Rojas, mi mamá se puso en pareja con Jorge y la verdad es que nos llevábamos fantástico, fue un hombre maravilloso. Él siempre me contaba cosas de mi mamá, era como tenerla a mi mamá presente", se sinceró.

"Yo no tengo ningún compromiso con él, pero mi mamá lo amó muchísimo. Decidí que se quede conmigo y es la única persona que me quedó de este buen momento mío y que lo disfrutó", explicó.

"Primero me deja el apellido, yo no soy Tagliani, yo soy Rojas. Él estaba orgulloso de mí, decía mi hija, yo era como su orgullo y le encantaba salir a la calle y que el panadero lo reconozca. Cuando me hice conocida le dije papá para ponerlo contento. Sé que lo voy a extrañar mucho, lo voy a llevar siempre en mi corazón y lo voy a acompañar. Yo no me lo imagino muerto, va a estar siempre en mí, porque es parte de mi historia, yo me siento una Tagliani. Así como amé a mi papá Rojas también lo amo mucho a Jorge", reveló.

"Le hice un departamentito muy lindo en Adrogué. Nosotros siempre vivimos en casas más humildes, así que le puse todo lo que le gustaba: el televisor, el aire acondicionado, sus plantitas. Él sufrió mucho cuando tuvo que dejar la casa de Adrogué que compartía con mi mamá", comentó emocionada Lizy, quien más allá del dolor no quiso suspender el festejo por su cumpleaños.

"Iba a festejar mi cumpleaños y lo voy a festejar igual. Él era el invitado de lujo. Sé que es un festejo para él, para mi mamá, ellos disfrutan con mi felicidad. Ellos son la base de mi felicidad, se privaron de un montón de cosas para que yo pueda ser quien soy", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO