Yanina Latorre habló a fondo sobre el escándalo con Diego Latorre: "Un polvo se perdona, no perdono la poca inteligencia"

La panelista explicó de qué manera transita estos días, luego de que en las redes sociales aparecieran chats y videos que vincularían a su marido con Natacha Jaitt

Tres días después de que el escándalo estallara en las redes sociales, y luego de haber dado breves declaraciones en otras ocasiones, Yanina Latorre (47) finalmente brindó una entrevista para hablar en detalle sobre las versiones del supuesto vínculo que su marido, Diego Latorre (47), mantendría con la conductora radial Natacha Jaitt (41).

"Yo no hice nada. No me voy a  hacer cargo de lo que hice. Hago esto porque es mi trabajo, pero me estoy comiendo una galletita", le dijo a Ángel De Brito en el programa donde ella se desenvuelve como panelista, Los ángeles de la mañana. Y explicó que el mismo domingo, y a través del propio De Brito, se enteró de la existencia de los presuntos audios y videos que exponen al periodista deportivo ingresando al departamento de la mediática.

Diego y Yanina Latorre, y la supuesta tercerca en discordia: Natacha Jaitt
Diego y Yanina Latorre, y la supuesta tercerca en discordia: Natacha Jaitt

"Cuando uno tiene hijos (con el ex futbolista son padres de dos adolescentes) no es lo mismo. Eso es lo que la gente no entiende, y me insulta", lamentó Yanina, y advirtió: "No me molesta la infidelidad, (pero) no soy swinger, no somos abiertos. Un polvo se perdona, no perdono la poca inteligencia".

Llegó Diego a casa, hice la comida, intenté mantener la calma. Él estaba blanco, quería hablar, y yo quería que se callara y no me pusiera más nerviosa

Sobre esas primeras horas posteriores al nacimiento del escándalo, Yanina confesó que deseaba "que no fueran verdad los detalles", porque "una cosa es saber que una persona se fue a acostar con otra, y otra cosa, es escuchar esas cosas". Pero ese mismo domingo, como todos los domingos, se vio con su marido. "Llegó Diego a casa, hice la comida, intenté mantener la calma. Le di el teléfono con lo que me mandaste (por el material que circulaba en las redes, que le pasó De Brito); estaba blanco. Él quería hablar y yo quería que se callara y no me pusiera más nerviosa. Le dije que llamara a los abogados y no me dijera cosas que no interesaban".

"Lo que Diego hizo es de una inmadurez e infantilidad absoluta, y eso no lo justifica, me pone más violenta. Fue estúpido, no lo digo para protegerlo. Él no maneja el medio y capaz se sintió bárbaro porque una bomba así le dio bola", agregó.

¿Por qué evitó el diálogo? "Porque estaba enojada y no tenía ganas de gritar y decir cosas fuera de lugar. No por él ni por mí, sino porque tengo que trabajar, y tengo chicos". También aseguró que en los 23 años que llevan de casados, nunca tuvieron "una crisis profunda". "Diego es todo: mi marido, mi hermano, mi amigo, el papá de mis hijos y la persona con la que tengo un proyecto", dijo.

Luego de resaltar su decepción y la pérdida de admiración hacia su esposo, dijo que "la parte carnal" no la afecta. "Soy grande, escuché, hice e hicieron muchas cosas, aunque nunca me pasó nada así. Pienso que todas somos cornudas, siempre guardás una parte de intimidad, y siempre en el teléfono del otro vas a encontrar algo, aunque no sea un hecho sexual consumado".

Pero, ¿cuál es su estado de ánimo? "Lloro, pero no sirvo para estar en una cama llorando; ni cuando se murió mi papá paré", ejemplificó. Y se sinceró: "Creo que no me cayó la ficha. Pensé en irme a Miami la semana que viene, pero no voy a ir. No puedo dejar a los chicos y menos con un tipo que no la está pasando bien. No quiero que se les arruine el año escolar".

Natacha Jaitt. "La conozco, me llevaba bien. Pero de ella no me sorprende nada. Algunas cosas (de los chats) son verdad y otras, mentiras que ya saldrán a la luz. Yanina intuye "algo sucio", como una especie de trampa mediática. "Agarraron a un idiota, y se lo dije a Diego".

El apoyo del medio. "(Jorge) Lanata me escribió y me aconsejó que mantuviera cerrada la boca. (JorgeRial me escribió mensajes muy lindos, cortos y con consejos. Tuvimos cortocircuitos, pero separó la profesión de la vida. Ayer me llamó Magdalena (Ruíz Guiñazú): eso sí me sorprendió. Me dijo que era una mujer fuerte, que ningún hombre valía la pena, y que como era inteligente, que saldría bien de esta".

El repudio y el "todo vuelve". "Doy la cara para que dejen de criticarme", avisó la panelista, quien debe soportar por estas horas una frase odiosa: "Todo vuelve", a propósito de los supuestos comentarios que Yanina habría hecho sobre otros casos similares, como el de Nicole Neumann y Fabián Cubero. "Muchas veces contamos cosas que los propios protagonistas quieren que se sepa", argumentó. Y en su caso, cree observar una extorsión: "Alguien me odia y me están pasando la factura".

"Acá (en la televisión) trabajamos todos de lo mismo: no sé por qué dicen que me vuelve. Yo no le deseo el mal a nadie. De Pampita dije que no me daba pena si lo perdonaba a (Benjamín) Vicuña porque ella quería perdonarlo. Ella dice que la culpa es nuestra, pero yo no puteé y no me peleé con ningún notero".

Los inicios de su relación con Latorre. "Nos conocimos y nos hicimos juntos. Yo lo acompañé en todo, no por mantenida sino por amor. Mis suegros no me querían porque pensaban que yo era la puta que le iba a hacer un hijo y desaparecer. Acá está la puta. (Y ellos) nunca más lo vieron a Diego. Ahora deben estar festejando en el Obelisco". Y los acusó de haberlo "abandonado". "Yo sólo quería hacer mi vida con Diego, tener mi casa con mi marido", recordó, pero como "los 23 de antes no son los de hoy", los dos "pasaron cosas muy duras": "Yo no sabía ni calentar un té".

El apoyo de su familia. "No me animo a hablar con mi mamá porque me da vergüenza. A ella le pasó algo peor, y siento que repito la historia. Ella no me llamó pero me mandó un mensaje diciéndome que estaba orgullosa de mí cuando me vio reírme en el programa. Mi hermana me escribe al igual que mucha gente, como mi primer novio. Me di cuenta que me quiere mucha gente".

Su historia: "Pasé por cosas mucho peores", dijo Yanina y contó detalles de su vida, hasta el momento desconocidos: una enfermedad que le hizo perder un dedo, un embarazo interrumpido y su lucha por ser madre.

"Un día se me cayó un dedo, Dieguito recién había nacido y vivíamos en México. De un día para el otro dejé a los chicos, vino mi mamá, me sacaron el dedo y me pusieron un injerto, se creyó que era cáncer, no fue fácil".

Tampoco fue simple el camino hacia la maternidad. Relató un traumático episodio: "Cuando tenía 26 años Diego jugaba en Boca, yo estaba embarazada de cuatro meses y perdí mi bebé, lo parí sola en casa y lo tiré a la basura. A él le avisé cuando volvió porque estaba concentrando. También parí a mis hijos sola porque él estaba trabajando".

Desde que comenzó a buscar un hijo hasta que cumplió el sueño de ser madre, transcurrieron diez años: "Lola me cambió la vida. Yo y mi cuerpo sabemos lo que pasamos para tenerla. Es por eso que no tolero que nadie la lastime, y acá la lastimaron". A pesar de que asume que el ex futbolista dañó a su familia, reconoce que como padre no tiene nada que reclamarle: "Es cariñoso. Por eso me desilusionó".

El futuro. "Hay cosas peores, no hay enfermedad terminal, estamos vivos, no hay familia rota. La familia sigue, la pareja no sé". Y concluyó: "No sé si me voy a divorciar. Se me cruzó irme a la mierda y no volver más. Me dan ganas de ir a la cama, pero no lo hago. Me banco la que venga".

LEA MÁS: