Laura Miller y su marido, Nicolá Traut
Laura Miller y su marido, Nicolá Traut

Desde que se conoció el hackeo y robo millonario a la municipalidad de 25 de Mayo en el que está procesado Nicolás Traut (39), su esposa, la cantante Laura Miller (42) se despegó de los delitos que le imputaban al corredor de TC 2000. Sin embargo se conoció una conversación entre ambos en la que discuten y se acusan mutuamente.

Miller le dice que él sabe que no puede hacer lo que hace y le recrimina por qué no volvió a almorzar con ella. Ante el planteo de la cantante, Traut le responde que se le "complicó" y que está "trabajando con gente". La conversación sube aún más de tono y ella lo tilda de ladrón: "Volvimos a eso. Estas robando en el banco, querrás decir".

Traut trata de desentenderse de la situación y la amenaza con que ella quedará comprometida por su actividad. "Vos te vas a arrepentir. Ya no me importás más flaca". Entre gritos e insultos, la conversación termina con Miller exigiéndole que le mande la ubicación del lugar exacto donde se encontraba.

Aquí, la desgrabación completa del audio:

Traut: —Estoy haciendo una cosa acá, en el banco, flaca.

Miller: —Una cosa acá en el banco. Estás robando ahí en el banco, querrás decir.

Traut: —Bueno, córtala hermana, cortala.

Miiler: —¿Qué pasó, volvimos a eso? ¿Ahora ni almorzar podés?

Traut: —No, no puedo almorzar desgraciadamente, cortala, cortala.

Miller: —¿Cómo? ¿En dónde estás?

Traut: —Cortala.

Miller: —¿En dónde estás? Te estoy preguntando.

Trauta: —Ahora te mando la ubicación, cortala.

Miller: —¿Vos sabés que no podés hacer lo que hacés?

Traut: —Bueno no me importa, no me interesás más, flaca.

Miller: —¿No te importa? ¡Vas a ver cuando te denuncie como te va a importar, boludo!

Traut: —¡La que peor la va a pasar sos vos, quedate tranquila!

Miller: —¿Vos decís?

Traut: —Quedate tranquila.

Miller: —A ver: ¿por qué la voy a pasar mal yo, boludo?

Traut: —Porque cuando no esté más yo…

Miller: —Si el corrupto y el ladrón sos vos.

Traut: —No, pero cuando no este más yo, cuando no este más yo y te arrepientas de todo lo que me hiciste.

Miller: —¿De qué? ¿De estar con un ladrón me voy a arrepentir?

Traut: —Sí, te vas a arrepentir.

Miller: —¿De estar con un ladrón voy a arrepentirme…?

Traut: —Vas a ver que sí.

Miller: —¿De un tipo que me esconde, me miente, me traiciona, me voy a arrepentir? ¿De un tipo que no tiene futuro, boludo? Lo que hacés no tiene futuro.

Traut: —No, no, quedate tranquila.

Miller: —No, por supuesto que no.

Traut: —Quedate tranquila que no tengo, y menos para estar con vos. Chau, chau.

Miller: —¿En serio? ¿Por qué boludo? Vos robás y te hiciste millonario, pelotudo, si ni siquiera eso sabés.

Traut: —Chau, chau, chau.

Miller: —Volveme a cortar, volveme a cortar y te denuncio, te lo juro por Dios.

Traut: —No me llames más loca, que estoy trabajando. Cuando llego hablamos.

Miller: —¿Estás trabajando?

Traut: —Sí, estoy trabajando.

Miller: —A eso le decís trabajar.

Traut: —Sí, estoy trabajando, flaca.

Miller: —¿En serio? Pero vos te fuiste a la mañana de acá y no dijiste que no ibas a volver al mediodía.

Traut: —No, se me complicó. Cortala.

Miller: —Se te complica siempre, ese es el problema, porque no te da la cabeza ni a vos ni a los que tenés alrededor tuyo.

Traut: —Terminala que estoy con gente. Terminala.

Miller: —Mandame la ubicación ya.

Traut: —Terminala. Ahora te la mando…

Miller: —¿Me estás escuchando? Mandame la ubicación porque te denuncio.

Traut: —Ahora te la voy a mandar.

LEA MÁS