Tras el reencuentro entre Dieguito Fernando y Diego Maradona en su casa de Villa Devoto, luego de ocho meses de no verse, Verónica Ojeda habló en Intrusos y manifestó que su hijo "se fue muy contento, llegó muy contento a mi casa". Sobre la salud del niño, ya que a muchos les llamó la atención que su padre destacó que ya habla, ella comentó: "No es que tiene un problema. Dieguito va a la fonoaudióloga porque hay palabras que no pronuncia bien, pero no es que no habla bien".

Cuando uno de los panelistas le preguntó si tenía problemas madurativos, Ojeda respondió: "Es un nene normal pero el tema es que no pronuncia bien algunas palabras. Es eso nada más. Hay muchos compañeros que están en la misma situación que él, que tienen problemas con el habla en el sentido de que no pronuncian bien las palabras. Cada uno tiene su proceso".

El tema surge a raíz, según comentaron en el programa, de que Maradona se sorprendió por el crecimiento de su hijo, dado que hacía ocho meses que no lo veía. Al respecto, ella aseguró que "Dieguito dejó los pañales y él no lo sabía".

Para seguir con la charla, se referió a Rocío Oliva, la actual pareja de su ex, quien estuvo presente en el encuentro en cuestión. "Está en contra del mundo, no le importa nada. Trato de dejar todo de lado y ella sigue con lo mismo. No está bueno", dijo sobre los audios que acaban de aparecer donde Rocío la llama "gorda grasa"; y agregó: "¿Qué puedo decir de esa chica? Si denunció a la propia madre por violencia de género, ¡obviamente que va a hablar mal de mí!"

Fue entonces cuando Ojeda inisistió con que "El Diez" "es un pollerudo" pero aclaró que eso no es lo que ella le trasmite al niño. "Después de ocho meses lo vio a su papá y lo disfrutó. Yo siempre le muestro fotos de Diego, trato de que en su corazón sólo tenga amor, no rencor, no odio. Lo primero que hizo cuando lo vio fue abrazarlo y decirle 'papá'", concluyó.

LEA MÁS: