La emoción de Matías Alé al recordar a su papá: “Se me fue muy temprano”

En una entrevista con Tomás Dente, el actor se quebró ante una foto de niño, en la que estaba acompañado de su padre

Así fue el momento en el que Matías Alé se quebró al recordar a su padre (Video: "Vino Para Vos", KZO)

Hacia finales de 2015, la audiencia televisiva fue testigo del inicio de un brote que sufrió Matías Alé. Durante una emisión del programa Como Anillo al Dedo, conducido por Nicolás Vázquez, el actor se mostró visiblemente conmovido durante los juegos propuestos en el ciclo, todos relacionados con la vida en pareja. En aquel entonces, estaba casado con María del Mar Cuello Molar y ese fue el preludio de una crisis que derivó en una internación psiquiátrica.

“Tuvimos que cortar en varios momentos porque estaba muy mal. Esperamos a que se recompusiera para seguir grabando”, describió el conductor del envío en aquel momento.

Más de cinco años después, Alé volvió a llorar en cámara, pero por otras razones y muy ajenas a las de ese duro momento. “Uhh... ¿empezamos así, boludo? Es muy difícil... ¿Cómo querés que hagamos una nota?”, le dijo con lágrimas en los ojos a Tomás Dente en la última emisión de Vino Para Vos (KZO). ¿El motivo? Una foto en la que se lo veía a Matías de bebé, acompañado por la tierna mirada de su padre.

La foto de Matías Alé con su padre, cuando el actor era un bebé
La foto de Matías Alé con su padre, cuando el actor era un bebé

“¿Quién este chiquito, quien es ese niño?”, quiso saber Dente, dando pie a los recuerdos del actor. “Y ese... es el pequeño Mati. Me gusta más hablarte de mi viejo, ¿no? Porque yo, tal vez, no me reconozco tanto en ese tamaño. Pero sí a mi viejo, mirándome, con la felicidad que me mira. Me es más fácil hablar de él que de mí”, respondió en pleno llanto. “Soy yo, de chiquitito, pero el famoso de la foto es mi papá, el Turco, que además se me fue muy temprano. Pero está por acá, nos está acompañando, seguro”, dijo. Y lo remató con una especie de reproche cariñoso al conductor: “Sos un boludo, no puedo ni hablar ya. ¿Así me vas a tener durante una hora?”.

Para amainar la angustia en el pecho, Alé se tomó un vaso de agua y aprovechó para oponer este momento al de su brote: “No me quiero emocionar tanto. Pero porque la última vez que lloré en la tele, creo que fue en el programa de Nico Vázquez. Yo fui a grabar y lloré bastante, me acuerdo. Después de eso, ya me internaron. Y salió al aire y aparecía yo, llorando bastante. Entonces no quiero que se relacione este llanto con el de ese momento. En aquel entonces, tal vez, no estaba del todo bien”. Luego, enfatizó: “Hoy me emociono con vos (señalándolo a Dente), con mi viejo, con la gente... pero no tiene nada que ver lo que es esta sensación de ahora con lo que fue la pre-locura de aquel momento”.

Matias Alé y María del Mar Cuello Molar, el 1ro de octubre de 2015, recién casados por civil. Meses después, Alé tuvo un brote que derivó en una internación psiquiátrica
Matias Alé y María del Mar Cuello Molar, el 1ro de octubre de 2015, recién casados por civil. Meses después, Alé tuvo un brote que derivó en una internación psiquiátrica

Semanas atrás, Alé había sido noticia por la revelación de un viejo romance con María Fernanda Callejón, que aparentemente se habría superpuesto con la relación que él tenía con Graciela Alfano. En Polémica en el Bar y frente a Alé, la vedette contó su perspectiva de los hechos: “Estaba en una playa y veo un adonis, pero cuando lo empiezo a recorrer lo veo con unas alpargatas... Lo puse en el freezer y a los dos días lo veo”, recordó. “No, no me metás... no fue al otro día, fue un poco más tarde”, intentó corregirla Alé, visiblemente nervioso.

“Yo recién empezaba, le fui a hacer una nota a Fernanda y me volví a Buenos Aires. A los diez, quince días se da la posibilidad de hacerle la nota a Graciela”. ¿Entonces fue antes de Graciela?”, preguntó Chiche Gelblung. “No, después”, interpretó Horacio Cabak. Pero ante la confusión, la mesa sentenció: “No les creemos absolutamente nada”. Al otro día, Alfano cerró la historia: “Alé todavía estaba conmigo”.

SEGUÍ LEYENDO