Lo mandaron de regreso en medio de una gira y esa misma noche murió: la trágica historia de Danny Whitten, guitarrista de Neil Young

A 50 años de “I Don’t Want To Talk About It”, la canción que lo sobrevivió y que se hizo famosa gracias a Rod Stewart

Danny Whitten (Foto: Instagram @NeilYoungNYA)
Danny Whitten (Foto: Instagram @NeilYoungNYA)

“Cada drogadicto es como una puesta de sol”, canta Neil Young en “The Needle and the Damage Done”, la canción que grabó pensando en el virtuoso Danny Whitten. La aguja, el daño que causa, las drogas duras y su personalidad adictiva se combinaron en un cóctel mortal que acabó con la vida del guitarrista de Crazy Horse, con tan solo 29 años. Cuando lo encontraron muerto estaba tirado en un baño, tenía un nombre y un número de teléfono anotado en un papel. La nota solo decía “Neil Young”, el hombre al que llamaron y que nunca llegó a su funeral.

“Todavía lo echo de menos. Habría sido un gran músico, habría pasado a la historia. Tengo remordimientos al respecto”, dijo Young años más tarde. Whitten murió por una sobredosis el 18 de noviembre de 1972, pero “The Needle and the Damage Done” ya estaba escrita. Era un final anunciado. En su antología, llamada Decade, Young hizo algunas anotaciones marginales y dijo sobre esa canción: “No soy un predicador, pero las drogas mataron a muchos grandes hombres”.

Neil Young: "Needle And The Damage Done"


Neil Young estaba cansado de cómo Whitten abusaba de los estupefacientes. Era un gran colega, pero cada vez tocaba menos. Su talento se venía a pique y su energía también, vivía sumergido en su mundo y no aportaba nada. Por este motivo, y con la esperanza de que pudiera desintoxicarse si se alejaba por un tiempo del mundo de la música, Young despidió a Whitten: le dio 50 dólares a modo de indemnización y le compró un pasaje de vuelta a Los Ángeles. Danny se gastó todo el dinero en drogas y así murió.

Aunque su tiempo en la banda fue de tan solo cuatro años, la presencia de Whitten fue indispensable en el álbum debut de NYCH, Everyone Knows This Is Nowhere. En ese disco, el guitarrista suma su voz a la de Young en tres de las canciones más recordadas, como “Cinnamon Girl”, “Down By The River” y “Cowgirl in the Sand”. Whitten también dejó como legado un hitazo que terminó catapultando a la fama a Rod Stewart: “I Don’t Want To Talk About It”.

“I Don't Want To Talk About It”, Danny Whitten


Es una de las baladas más tristes del mundo, y aunque la letra es sencilla, lo directo del mensaje la convierte en inolvidable: “No quiero hablar de eso, de cómo me rompiste el corazón. Si me quedo aquí un poquito más, si me quedo aquí, ¿no escucharás mi corazón?”. Danny grabó su canción junto a los Crazy Horse en el disco homónimo de 1971, como broche de oro del lado A, y se publicó en febrero de ese año, hace ya medio siglo. Pero su éxito fue mayor post mortem, en la voz de Rod Stewart. El británico inmortalizó su versión en un estudio de Alabama, en 1975, como parte de su disco Atlantic Crossing, con el que buscaba otro perfil, un poco más alejado del rock and roll.

“I Don't Want To Talk About It”, por Rod Stewart


La bomba explotó cuando en 1980 la compañía discográfica de Stewart decidió que necesitaba un single para trepar en los charts y de ese modo “I Don’t Want To Talk About It” volvió a sonar en las radios. En ese momento quedó ligada para siempre a la voz cascada y particular del ex miembro de The Faces y lo consagró como un romántico. Más cerca de la versión de Stewart que de la de Whitten, en 1988 el dúo inglés Everything But The Girl también grabó la balada y la incluyó en su disco Idlewild. Todavía faltaban unos años para que se hicieran mundialmente conocidos por su tema “Missing”, pero la vieja canción de Danny, fue un importante empujón hacia la fama.

"I Don't Want To Talk About It”, por Everything But The Girl


A modo de homenaje bizarro, unos músicos australianos le pusieron a su banda Danny Whitten’s Veins (Las venas de Danny Whitten) y reconocieron en una entrevista con Vice que llegaron a la historia del músico a través de la versión de EBTG. Es que del guitarrista admirado por Neil Young se sabe poco: que nació el 8 de mayo de 1943 en Georgia, Estados Unidos, que creció en Ohio y que empezó su carrera en la bohemia San Francisco de la década del 60. Tuvo un grupo llamado The Rockets que se convirtió en Crazy Horse luego de que Neil Young se uniera a ellos. Juntos grabaron varios discos y fundaron las bases de un estilo que con los años se convirtió en influencia para decenas de grupos en todo el mundo.

Danny Whitten falleció el 18 de noviembre de 1972. Pero cada vez que suene “I Don’t Want To Talk About It” alguien podrá escuchar su corazón.

Danny Whitten
Danny Whitten

SEGUÍ LEYENDO

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS