Los desopilantes misterios que Anamá Ferreira quiere develar sobre los supermercados chinos

Los precios de los vinos, la música ambiente y por qué cobran recargo por pagar con tarjeta son algunas de las dudas que la modelo quiere despejar

infobae-image


Siempre divertida y con una sonrisa para desdramatizar, Anamá Ferreira contó en su cuenta de Twitter que suele hacer las compras para su hogar en un supermercado chino, pero que cada vez que entra a uno, le surgen un montón de dudas y misterios que busca develar.

“Estoy cansada de que en los supermercados chinos te cobren adicional por pagar con tarjeta o te digan que no tienen sistema o cualquier mentira. ¿No les pasa a ustedes? Hay mucho misterio en el mundo chino, voy a investigar”, dijo la modelo, claramente generalizando ya que muchos comercios no cobran extra por utilizar un medio de pago que no sea efectivo.

infobae-image

Ante la respuesta de un seguidor, que le dijo que eso ocurría en muchos otros comercios y que no era un rasgo distintivo de los supermercados chinos, ella agregó: “No tienen que cobrarnos a la sociedad un recargo por pagar con tarjeta. Defendamos nuestros derechos de consumidor”.

Luego, siguió ahondando: “Siempre que entras a un supermercado chino se hablan de entre ellos y me siento incómoda. Siento que me están sacando el cuero. Un día hoy a ir con un chino con anteojos así no se dan cuenta y que me traduzca”.

Entre otros enigmas enumeró:

- “Los vinos en el chino están más baratos que en cualquier lado. Un misterio increíble”

- “Entrás a un supermercado chino y se escucha una música technochina espantosa, pero que al pasar de los minutos se vuelve un poco aceptable”

-”Me gusta entrar al chino y descubrir marcas desconocidas. En el 90% son horribles, pero en alguna le pegó. Por ejemplo las hamburguesas gigantes marca DIA son únicas”

Aunque no consiguió sacarse las dudas, obtuvo el visto bueno de muchos de sus seguidores que se identificaron con sus preguntas. “Jeje chinguenguencha mucho vino. Eso y otras cosas no se explica la diferencia de precio”, “Fijate el whisky también”, “Gracias señora, esperamos su informe” y “A mí me gusta la música, es simpática”, fueron algunos de los comentarios que recibió en Twitter.

En otro tuit, cambiando de tema pero con el mismo humor, bromeó sobre su participación en Masterchef Celebrity: “Todavía estoy evaluando si ir o no. El principal motivo es que no me convocaron”.

En octubre contrajo coronavirus, tras haberse contagiado de Naty Jota, con quien compartía panel en el ciclo de América conducido por Rodrigo Lussich, El show de los escandalones. “Mi casa era como la NASA. Usaba alcohol, lavandina, dejaba los zapatos afuera, me sacaba la ropa al venir de otro lugar. Siempre salía con barbijo. Cerré las escuelas de modelo. No me reuní con nadie. Tomé todas las precauciones fui ultracuidadosa. Me hice el hisopado muy tranquila. Solo me dolía la cabeza pero lo atribuí a que había comido una pizza acompañada de cerveza”, recuerda ya con una sonrisa y sigue “recibí el resultado en mi mail. Mi secretaria fue la que me avisó. Mi primera reacción fue de incredulidad”, había relatado en ese momento a Teleshow.

Después sentí que se venía el mundo abajo. Sentía que todo lo que hice, lo que me cuidé, no haber estado con mi hija, vernos de lejos, todo había sido en vano. Miraba mi cuerpo y pensaba ‘Dios mío tengo este bicho adentro ¿Qué me hará? Me volvía loca pensar que me podía atacar los pulmones, no poder respirar”. Pero también se angustió pensando en su hija, cómo haría para verla y hasta si podría acompañarla mucho más”, contó.

Una vez que le comunicaron el alta, celebró: “Sentí que era el mejor regalo de mi vida. A mí que me gusta jugar de vez en cuando a algún juego de azar, experimenté que el mayor premio que gané fue esa papel que certificaba libre de covid-19”.

SEGUÍ LEYENDO