El desconocido costado solidario de Martín Baclini (Video: "La Noche" - El Nueve)

Los últimos días han sido por demás agitados para Cinthia Fernández y Martín Baclini. A pesar de que siguen participando juntos en el Bailando, le pusieron punto final a su relación, después de varios días de discusiones en televisión por la amistad que el empresario rosarino mantiene con Luciana Salazar.

Cinthia y Martín estuvieron de novios casi un año y medio. Los indicios de una separación comenzaron cuando la bailarina se descompuso y lloró en vivo en el programa Los ángeles de la mañana, sin dar detalles de lo sucedido. Luego, el periodista Ángel de Brito habló al respecto, y agregó información: “Él (por Baclini) decidió terminar la relación”.

Lo cierto es que en medio de las discusiones, las idas y vueltas y las coreografías del Bailando, Baclini se tomó el tiempo para abrir su corazón. En diálogo con Leandro Rud en el ciclo que conduce por El Nueve, La Noche, el empresario recordó su infancia en Rosario y reveló una emotiva historia de solidaridad.

“Vengo muy de abajo, empecé a trabajar a los 12 años. No estudié y no terminé la secundaria: arranqué a fondo a trabajar. Mis amigos me decían ‘te va a ir mal si no estudiás’. Es importante el estudio, no tengo ninguna duda, pero yo sabía que no podía estudiar. No me puedo sentar y leer. Así que empecé a trabajar”, recordó Baclini.

Según su relato, su padre lo acompañó durante muchos años en el trabajo hasta que pudo darle vida a su propia empresa, El Palacio de la Oportunidad, junto a su hermana y su hermano: “Vendemos de todo, 24 rubros y más de un millón de productos en góndola, es una locura. Hay de todo, lo que busques está ahí. Ahora me está costando mucho todo porque el Bailando me lleva mucho tiempo”.

Así fue el momento en el que Cinthia Fernández y Martín Baclini oficializarón su separación (Video: "ShowMatch" - El Trece)

De todas formas, los ingresos que tiene junto a Cinthia por su participación en el programa de Marcelo Tinelli son destinados a la caridad: “Donamos el cien por ciento a un merendero. Es todo transparente: todo lo que ingresa lo donamos. Era mi motivación para hacerlo”.

En ese sentido, Baclini reveló una historia que tiene como principal protagonista a un joven llamado Iván: “Me encanta ayudar, lo hago siempre en silencio. Tengo un ser muy especial en mi vida. Nunca lo conté, se llama Ivancito. Lo conocí en un semáforo en un auto y para mí es como un hijo, no sé cómo explicarlo”.

“Es un ser muy especial que tiene capacidades diferentes, lo conocí porque lo vi en un auto, que llevaba una silla de ruedas en muy mal estado. Cuando lo vi me hizo acordar a una historia de mi familia muy dolorosa: perdimos a un ser muy especial. Mi mamá me dice ‘acordate de Enriquito’. Nunca me mostró una foto (de Enriquito), nunca lo vi, por eso es muy fuerte. Ivancito tiene un problema más o menos similar al que tenía Enriquito. Y, por eso, cuando lo vi se me vino él a la mente”.

Y siguió con la historia: “Yo iba con mi auto a un lado de la calle, y la familia de Ivancito estaba en otro auto al lado. Entonces dije: ‘Si me toca el mismo semáforo que él, freno. Es un llamado de la vida’. Me preguntaron ‘¿qué pasó?’ Les dije: ‘Nada, quiero hablar con ustedes’. Y a partir de ese día nunca más nos separamos. Yo trato de estar presente en lo que puedo. Para mí él es muy especial. Esto nunca lo conté…”

Cinthia Fernández y Martín Baclini en el
Cinthia Fernández y Martín Baclini en el "Bailando", en épocas más felices (Foto: Negro Luengo / LaFlia)

Baclini también mostró otros aspectos de su vida desconocidos hasta el momento, lejos de las cámaras y el vértigo que genera el Bailando. “Me guardo mucho -contó-. Por ejemplo, hoy estuve todo el día en mi casa, en silencio, escuchando una meditación. Estoy en mi mundo. Me lleno de energía para después compartirla. Me encanta meditar. Sé que esto es un momento, tengo clarísimo que la figura es Cinthia y yo la acompaño. Cuando termine el Bailando yo regreso a mi empresa. Pero llego a perder contra Luciana (Salazar) y la petisa (por Cinthia) me mata…”

El rosarino no tuvo más que palabras de amor y agradecimiento para Cinthia. Leandro Rud se expresó en el mismo sentido: “La tuve en mi última etapa en la agencia y me arrepiento de no haberla tenido antes porque es una persona con muchos códigos, buenas persona, laburadora y tira para adelante”.

SEGUÍ LEYENDO