Trailer de la película de Juanse

Durante años, los excesos propios del rock and roll dominaron su vida a la par del éxito de Los Ratones Paranoicos, la banda que lideraba. Sin embargo, a partir de una experiencia mística, Juan Sebastián Gutiérrez -Juanse para todo el mundo- decidió volcarse a la fe y abandonar aquellos vicios que rodeaban la música, pero nunca dejó de tocar.

El film narra la vida cotidiana y familiar del cantante, con escenas que lo muestran tanto en la iglesia como en los escenarios
El film narra la vida cotidiana y familiar del cantante, con escenas que lo muestran tanto en la iglesia como en los escenarios

Esa historia propia de un guión cinematográfico bien valía ser llevada al cine y así lo hizo Diego Levy, el director de Juan Sebastián, el film que se proyecta los domingos a las 20:00 en el Malba. La cinta narra la vida cotidiana y familiar del cantante, con escenas que lo muestran tanto en la iglesia como en los escenarios, con momentos cumbres como su encuentro con el papa Francisco.

“Yo no creo en Dios, yo le creo a Dios
“Yo no creo en Dios, yo le creo a Dios", contó Juanse hace un tiempo en una nota con Teleshow

Claro que, más allá de esto, el film se adentra sobre todo en la mente del reconocido músico, un hombre que va en contra de lo establecido y que, como reza la letra de “Enlace”, de su disco homónimo, parece necesitar cambiar de forma siempre una vez más.

Yo no creo en Dios, yo le creo a Dios. Creer es algo que pasa, a todos los que les preguntes te van a decir que creen en algo. Pero en este caso yo le creo a Dios, confío mucho en Él, me dejo llevar por la forma en que me va indicando que tengo que hacer las cosas. Estoy convencido, lo pongo en primer plano y en el primer lugar de mi vida y después todo lo demás se acomoda solo porque es el resultado de confiar”, comentó en una nota reciente con Teleshow.

Juanse en primer plano: el film se adentra sobre todo en la mente del reconocido músico
Juanse en primer plano: el film se adentra sobre todo en la mente del reconocido músico

“Lo demás es una vida totalmente normal, Dios no quiere que uno esté penando o arrastrándose por el piso. Sí quiere caridad, misericordia, y en ese aspecto los cuatro elementos pueden ser entendidos: no juzgar, no condenar, perdonar y dar. Son cosas que vos y yo entendemos por más que no coincidamos en nuestra forma de ver el aspecto místico o espiritual”, agregó al respecto.

Hay un pudor que está innato en nosotros de no animarnos a expresar nuestra religiosidad. Nos es más fácil relatar algo mucho más patético de la vida si lo exponemos en una mesa, pero nuestra interioridad por lo general cuesta. En ese caso te vas a encontrar con todos los formatos, el que se ríe, el que no cree, el que todavía no alcanzó, no le ocurrió nada o el que por ahí tiene ganas de saber qué pasó y no logra adquirir continuidad. No es problemático”, se sinceró con respecto a su nueva vida, para luego referirse a las drogas.

Es lo más pernicioso que te pueda ocurrir en todos los niveles. Destruye a la familia, destruye tu relación con el prójimo, destruye tu interior, eso es lo peor. En particular la cocaína lo que hace es vaciarte el alma. Es a donde apunta, está creada para eso. Parece que para tener éxito, dinero o fama tuvieras que atravesar ese umbral”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO