Rocío Oliva y Barby Franco
Rocío Oliva y Barby Franco

Uno de los temas de la semana es la decisión de Rocío Oliva de exigir una suerte de indemnización o resarcimiento económico -no se trata exactamente de un división de bienes- a Diego Maradona por los años que estuvieron juntos. Hay versiones cruzadas en este sentido: se habla de seis millones de dólares, dos propiedades y una eventual demanda judicial, que no ha sido confirmada. Los nombres de Ana Rosenfeld y Fernando Burlando suenan para representar a la ex novia del astro futbolístico.

Mientras tanto, alguien la asesora en las sombras, y no son precisamente estos abogados, sino una novata estudiante de la carrera de Derecho, que acaba de empezar a cursar las primeras materias, pero tiene al mejor maestro en casa: Barby Franco, la novia de Burlando, comenzó a estudiar abogacía y su primera clienta no puede ser más Vip: Rocío Oliva.

La modelo comenzó su historia televisiva en el reality Soñando por bailar y luego se hizo famosa como novia del abogado más polémico y mediático de la Argentina. Empezó a estudiar abogacía a distancia en la Universidad Siglo XXI, y espera recibirse en tiempo récord, como otra de sus referentes, la doctora Ana Rosenfeld, quien estudió en la UBA y obtuvo su título de abogada en un año y ocho meses.

Rocío Oliva y Ana Rosenfeld
Rocío Oliva y Ana Rosenfeld

La historia secreta del plan de Rocío para exigirle a Maradona un resarcimiento económico empezó en un yate con las tres mujeres como protagonistas: Oliva, Franco y Rosenfeld empezaron a tramar el reclamo económico en Punta del Este, durante los primeros días de 2019. Oliva viajó al Este uruguayo por el cumpleaños de su amiga, la diseñadora Maureene Dinar, y para jugar un partido de fútbol femenino en un equipo que también incluyó a la novia de Burlando. Desde entonces, ambas se hicieron amigas inseparables, ya que comparten momentos, charlas, salidas y suben stories a Instagram.

Pero volviendo a aquella tarde en Punta del Este, luego del partido femenino de fútbol playa apareció Ana Rosenfeld en su yate dorado y las invitó a navegar. En esa conversación, empezó el asesoramiento a Oliva para reclamarle a Maradona su parte por los años compartidos en concubinato. Lo primero que Rosenfeld le dijo a la ex del director técnico del Dorados de Sinaloa fue: "Tenés seis meses desde la separación para reclamar, siendo concubina. Seis meses y un día, será tarde".

Rocío Oliva, Ana Rosenfeld y Barby Franco
Rocío Oliva, Ana Rosenfeld y Barby Franco

Sin embargo, los especialistas afirman que no podrá sacarle tanto dinero como se especula en los programas de espectáculos: cuentan que la mayor indemnización en Argentina por una división de concubinato, alcanzó el medio millón de pesos. Muy lejos de los supuestos seis millones de dólares que se mencionan. Rocío Oliva, por su parte, minimiza la cuestión del juicio porque -dicen- espera llegar a un acuerdo personal con Maradona que incluya las propiedades y una cifra económica que la conforme, sin la necesidad de llegar a Tribunales.

A estas alturas, Barby Franco parece ser -inesperada y sorpresivamente- la "abogada" de Rocío Oliva, asesorándola en este tema, con el coach más experimentado que pueda tener cualquier estudiante de derecho: su propio novio, Burlando. Es que la participación del abogado a favor de la ex de Maradona parece en principio polémica, porque él es -a su vez- el defensor de otra ex mujer del astro, Claudia Villafañe.

Sea como fuere, la que parece haber quedado afuera de una eventual demanda judicial iniciada por Oliva contra Diego parece ser Ana Rosenfeld a instancias de "Los Burlando", quienes parecen querer excluirla de cualquier estrategia y hasta de una relación personal. Hace pocos días, el mediático hombre de la ley festejó su cumpleaños. Allí estuvieron, entre otros colegas famosos, Martín Leguizamón y Mauricio D'Alesandro, pero Rosenfeld no estuvo invitada. Le mandó un mensaje de WhatsApp al cumpleañero reprochándole el desaire de no haberla convocado al festejo, pero él le hizo saber que era "solo para los íntimos".

SEGUÍ LEYENDO