Entrevista exclusiva con Harvey Keitel: "Somos cuidadores de este planeta y está en nosotros hacerlo bien"

El actor norteamericano que se lució en Pulp Fiction y Perros de la calle, protagoniza El último hombre, un apocalíptico filme del director argentino Rodrigo Vila
Harvey Keitel

Un soldado atormentado por sus crímenes de guerra, un mesías postmoderno, una bella mujer con un padre misterioso, una patota neonazi… Todos conviven en una atmósfera agobiante y gris a la espera del día del juicio final. Si es que esta fecha existe. En El último hombre (The Last Man) todo transcurre en una ciudad que bien puede ser Buenos Aires (lo es), Nueva York o Madrid, a fines de este siglo o en el próximo milenio, ¿acaso alguien sabe cuándo llegará el fin del mundo y en dónde se desencadenará?

El director Rodrigo Vila ideó esta especie de Babel surrealista y oscura para un elenco de lo más variopinto. El filme lo encabezan las estrellas de Hollywood Harvey Keitel y Hayden Christensen (Star Wars Episodio II: El Ataque de los Clones; Star Wars Episodio III: La venganza de los Sith) y junto a ellos los créditos locales Liz Solari (en el papel de Jessica), Rafael Spregelburd (como Gómez) y la participación de Fernán Mirás (que interpreta a un mendigo loco). Todos hablan en inglés, pero la mezcla de acentos aporta el desconcierto necesario a este thriller apocalíptico cuya producción independiente fusiona a la Argentina con Estados Unidos y Canadá.

La destrucción del medioambiente y sus consecuencias está implícita a lo largo de esta película de Vila, cineasta que se ha destacado en producciones como Mercedes Sosa, La Voz de Latinoamérica y Boca Juniors 3D, la película. El personaje de Kurt Matheson (en la piel de Christensen) es un veterano de guerra con trastorno de estrés post traumático y es el extraño Noé (Harvey Keitel) quien le despierta un nuevo interés por preservarse. Incluso se abre al amor, porque al arca de este profeta de ciencia ficción también se ha de entrar en pareja.

Poster de “El último hombre”

En exclusiva para Teleshow, y en la semana del estreno de El Último Hombre en las salas argentinas, Harvey Keitel contó por qué se decidió a formar parte de este filme.

– Cuando aceptó actuar en El último hombre, ¿qué es lo que más lo atrajo de la historia?

–Cuando vino Rodrigo Vila, el director, y me propuso hacer esta historia tan personal sobre un planeta destruido, que tiene que ver tanto con lo climático, sentí que era un mensaje muy poderoso. Me convenció rápidamente con el guión que me envió. Y mi interés tuvo que ver también con la manera de abordarme que eligió. Sentí que, además, la historia que cuenta -de
un modo tan metafórico y surrealista- estaba muy bien escrita. El último hombre me atrapó desde el comienzo.

-¿Cómo fue trabajar con el director argentino Rodrigo Vila, más dedicado a lo documental que al cine de ficción?

–Yo no sabía de esto, me enteré en el set. Fue muy agradable, ya que Rodrigo estaba muy atento a cada uno de los actores individualmente. Además, creo que visualmente fue muy detallista con su visión de la destrucción que causamos en el planeta.

–En El último hombre usted es un mesías para el personaje de Hayden Christensen, ¿cree usted en la existencia de un mesías en el mundo real?

– (Ríe) Honestamente me considero una persona muy religiosa y según mis creencias, en mi religión, hablamos de que tenemos que hacer las cosas correctas. Creo que somos los cuidadores de este planeta, y está en nosotros hacerlo bien. Al fin y al cabo, nosotros somos los creadores de nuestro futuro, los responsables, porque estamos aquí para crear nuestro
propio espacio en la supervivencia de la humanidad.

–¿Tiene pensamientos apocalípticos en su vida personal?

–La historia que relata Rodrigo es muy profética sobre los tiempos que vivimos y de los instrumentos que tenemos en la naturaleza y sobre cómo los destruimos de distintas maneras en nuestro planeta. Eso me hizo pensar en que quizás seamos apocalípticos, que nuestra forma de actuar contra el planeta sea destructiva. Eso me cautivó de la historia, cómo los humanos atentamos contra nosotros mismos y cómo influimos en la naturaleza misma.

–Hollywood tuvo su propio apocalipsis con la caída de Harvey Weinstein, acusado de abusos a distintas actrices, y productor de varias películas en las que usted actuó, ¿cuál es su posición frente al movimiento #MeToo?

–Es un tema muy complejo. Pero es muy simple a la vez. Por supuesto que los derechos de la mujer son lo más importante, eso es lo que está claro.

Trailer oficial de El último hombre

Your browser doesn’t support HTML5 video

Por Marianela Insua Escalante

SEGUÍ LEYENDO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Mas Noticias