El primer gran escándalo sexual de Hollywood tuvo lugar en 1921
El primer gran escándalo sexual de Hollywood tuvo lugar en 1921

A mediados de 1921, la vida y la carrera del actor Roscoe Arbuckle –apodado en su época como Fatty Arbuckle, por su aspecto regordete– eran rutilantes.

Era la estrella de Hollywood mejor paga de aquellos años de cine mudo y grandes cómicos en pantalla. Su última película, Crazy to marry, provocaba carcajadas en el público a lo largo de todo Estados Unidos. Y vivía, como las grandes celebridades de su época, en medio del glamour y los beneficios de la fama, en una mansión en Los Ángeles.

Para celebrar que acababa de firmar un contrato millonario con los estudios Paramount, que lo tenían entre sus principales figuras, y para aprovechar el fin de semana largo del Labor Day estadounidense –un feriado que se conmemora el primer lunes de septiembre en ese país– el actor decidió hacer un viaje con dos amigos hasta San Francisco y, de paso, descansar luego de extensas jornadas de grabaciones.

En 1921, Arbuckle era una de las estrellas de Hollywood mejor pagas
En 1921, Arbuckle era una de las estrellas de Hollywood mejor pagas

Nunca se imaginó que esa decisión cambiaría su vida para siempre.

Hace 97 años, el 5 de septiembre de 1921, luego de una extensa fiesta que se prolongó por tres días en una habitación de hotel contratada por el artista, una actriz de 25 años sería internada de gravedad por lesiones sufridas durante esas jornadas de excesos.

Pocos días después la joven murió y comenzaría a investigarse el primero de la larga lista de escándalos sexuales de la historia del Hollywood.

La actriz Virginia Rappe murió a los 25 años
La actriz Virginia Rappe murió a los 25 años

PRIMEROS AÑOS
Era apenas un adolescente cuando Roscoe Arbuckle encontró en una compañía de teatro de variedades la excusa perfecta para escapar de su casa familiar, en la que su padre, un hombre violento y alcohólico, le hacía la vida imposible a todos.

A fuerza de carisma y buenos contactos, llegó de su Kansas natal hasta California, donde poco a poco fue haciéndose conocido y adquirió el apodo de Fatty (gordito), un mote que nunca le gustó pero que aceptó para no contradecir a los popes de la industria del cine.

"El talento natural de Fatty, sujeto jovial y un tanto impertinente, aseguró su éxito como bufón de la pantalla y le procuró fortuna", detalló sobre los comienzos del artista el cineasta Kenneth Anger, quien recopiló una serie de chismes e historias del espectáculo en su controversial libro Hollywood Babilonia.

Arbuckle llegó a firmar un contrato por un millón de dólares, una cifra récord para la década del ’20
Arbuckle llegó a firmar un contrato por un millón de dólares, una cifra récord para la década del ’20

"La capacidad de Fatty para desatar risas convirtió los tres dólares diarios que percibía en 1913 en cinco mil a la semana en 1917, cuando firmó en exclusiva con la Paramount", agregó.

Para algunos una suerte de contrafigura de Charles Chaplin, para otros un digno representante del humor físico y los gags de todo tipo, durante los años de oro del cine mudo Arbuckle conquistó al gran público con sus cortometrajes y largos cómicos.

Con el paso de los años llegó a tener el control total de las producciones en las que participaba y su nombre se convirtió en una suerte de marca registrada.

El “Caso Arbuckle” fue un escándalo nacional sobre el que se escribieron varios libros
El “Caso Arbuckle” fue un escándalo nacional sobre el que se escribieron varios libros

Entre otros logros profesionales, Arbuckle fue quien llevó a la pantalla cinematográfica a su amigo Buster Keaton en 1917, con el cortometraje The Butcher Boy.

En 1921, con varios proyectos laborales por delante y un contrato firmado por un millón de dólares –una cifra récord para la época– la carrera de Fatty parecía imparable.

FIN DE SEMANA SALVAJE
El fin de semana largo de comienzos de septiembre de 1921, para el artista comenzó como un plan entre amigos. Tenía mucho para celebrar.

Unos días antes, según explicaron los medios de la época, había rechazado la invitación de su amigo Keaton para ir a navegar con él y con su flamante esposa, la actriz Natalie Talmadge.

La detención del cómico llegó a la primera plana de los principales diarios de la época
La detención del cómico llegó a la primera plana de los principales diarios de la época

Así es que Arbuckle optó por ir manejando desde Los Ángeles hasta San Francisco uno de sus lujosos autos. Lo haría junto a sus amigos Lowell Sherman y Fred Fischbach y se alojarían en el impactante Westin St. Francis Hotel, un lugar de lujo para la llamada Era del Jazz, donde no faltaban celebridades a toda hora ni glamour.

Con la idea de pasarla bien, los tres amigos se hospedaron en las habitaciones 1219, 1220 y 1221, todas conectadas entre sí. Invitarían al lugar a diversas celebridades.

Fueron días de diversión, alcohol y visitas de todo tipo, según reconstruyeron poco después los medios más importantes.

La imagen de Virginia también llegó a la portada de los diarios propiedad del magnate William Randolph Hearst
La imagen de Virginia también llegó a la portada de los diarios propiedad del magnate William Randolph Hearst

"El 5 de septiembre de 1921, en la sobremesa del Día del Trabajo, la fiesta se hallaba en su apogeo (…) con gentes entrando y saliendo, el grupo excediendo ya el número de cincuenta invitados y el anfitrión ebrio y risueño", describió Anger en su libro.

Cabe destacar que eran tiempos de Ley Seca, por lo que todo tipo de alcohol se conseguía mediante contrabandistas, que los ricos y famosos de Hollywood conocían bien.

Entre las visitantes se encontraba una joven actriz de 25 años llamada Virginia Rappe, que había coincidido con Arbuckle en algunas filmaciones.

Arbuckle enfrentó distintos procesos judiciales hasta que fue absuelto por falta de pruebas
Arbuckle enfrentó distintos procesos judiciales hasta que fue absuelto por falta de pruebas

En un momento de la noche, Arbuckle llevó a Rappe a su cuarto, mientras la fiesta continuaba con música y tragos. Minutos después se oyó una especie de aullido que paralizó a todos.

Según relató tiempo después Bambina Maude Delmont, una de las amigas de la actriz que se encontraba en el lugar, como los gritos parecían no tener fin se acercó con otra joven a ver qué ocurría en la habitación de al lado.

"Bambina y una amiga encontraron a Virginia en la cama desordenada, casi desnuda, retorciéndose del dolor y gimiendo: 'Me muero, me muero… me ha hecho daño'", describe Hollywood Babilonia.

La noticia impactó a todos y se convirtió, con los años, en el primer escándalo de gran magnitud del que se tenga registro en Hollywood
La noticia impactó a todos y se convirtió, con los años, en el primer escándalo de gran magnitud del que se tenga registro en Hollywood

"Rappe gritaba que se estaba muriendo y pedía que el actor se alejase de ella. Fatty sostenía entre sus manos un trozo de hielo. Alguien llenó la bañera para refrescar a la actriz y el médico del hotel dictaminaba que Virginia sólo estaba ebria", reconstruyó por su parte la revista Vanity Fair.

Como el padecimiento de la joven seguía, la llevaron hasta un hospital.

"Virginia sólo tuvo fuerzas, antes de caer en coma, para musitar al oído de la enfermera del muy exclusivo hospital de Pine Street adonde fue conducida: 'Fatty Arbuckle me ha hecho esto. Por favor, ocúpense ustedes de que se haga justicia'", agregó Anger en su libro.

Cinco días después, la joven murió a causa de una perforación impresionante en su vejiga, que los médicos no podían creer.

Tras el escándalo, la carrera de Arbuckle estaba prácticamente terminada
Tras el escándalo, la carrera de Arbuckle estaba prácticamente terminada

EL FINAL
En las horas posteriores a aquel fin de semana largo, Arbuckle continuó con su vida como si nada. Primero visitó el Valle de Napa, la región cercana a San Francisco conocida principalmente por su producción de vino.

Luego regresó a Los Ángeles, para retomar las grabaciones. Hasta que se encontró, en la puerta de su mansión, con una enorme cantidad de fotógrafos. Habían empezado a circular rumores sobre aquella fiesta que organizó el cómico y, poco después, sobre la muerte de Rappe.

De inmediato, los diarios del momento comenzaron a difundir detalles escabrosos e hipótesis sobre lo que supuestamente había ocurrido.

El escándalo, en tapa del Oakland Tribune
El escándalo, en tapa del Oakland Tribune

"Al compás de los titulares, se extendían las hipótesis sobre una espantosa y antinatural violación: Arbuckle, lleno de rabia ante su impotencia alcohólica, había destrozado a Virginia con una botella de Coca-Cola o de champagne, después había repetido el acto con un pedazo de hielo", reconstruyó Anger.

"Lo único indudable fue el aumento en los tirajes; los medios de comunicación imprimieron todo tipo de especulaciones acerca de la botella party de Arbuckle", agregó.

Detrás de esos títulos sensacionalistas estaba el imperio de William Randolph Hearst, el poderoso magnate de los medios que llegó a tener 28 diarios de circulación nacional. El mismo que, por sus extravagancias y arbitrariedades, sería retratado por Orson Welles en su clásico El ciudadano.

Arbuckle fue detenido y luego sometido a diferentes juicios. Durante los procesos, se intentó investigar qué ocurrió con Rappe y por qué su cuerpo llegó en condiciones tan críticas hasta el hospital donde murió.

Los medios tejieron todo tipo de especulaciones sobre el caso
Los medios tejieron todo tipo de especulaciones sobre el caso

Mientras algunos médicos dijeron que la joven había tenido un aborto poco antes de su encuentro con Arbuckle y otros que la actriz padecía un cuadro de peritonitis agudo, otros testigos manifestaron que el actor había violado a la joven y que, por su violencia, la había dejado en aquel estado.

En paralelo, el nombre de Arbuckle ocupaba las primeras planas de todos los medios y sus películas, que seguían en cartel, comenzaron a perder público. De hecho, algunas de sus producciones fueron directamente prohibidas.

En abril de 1922 Arbuckle fue absuelto porque un tribunal determinó que no existían pruebas en su contra. Sin embargo, los grandes estudios cinematográficos dejaron de convocarlo para sus películas y la popularidad del cómico ya no sería la de antes.

Recién en la década del '30, y con el cine ya sonoro, la empresa Warner lo llamó para volver a trabajar.

Pero el actor, que tras el escándalo llegó a cambiarse el nombre y cayó una profunda depresión que lo llevó al alcoholismo, no pudo disfrutar de su regreso a la pantalla. Murió pocas horas después de la convocatoria, el 29 de junio de 1933, tras un ataque al corazón.

Seguí leyendo