7 curiosidades de "Thriller", el video de Michael Jackson que cambió la historia del pop

La versión original dura 14 minutos, y fue estrenada en los cines en noviembre de 1982 para luego pasar a MTV. Fue una de las grandes creaciones del Rey del Pop. Y también, uno de sus mayores caprichos

Your browser doesn’t support HTML5 video

El hombre tuvo una idea: contar una historia y otorgarle un sentido visual a su música. Y desde entonces, los videoclips ya no fueron lo mismo. El pop tampoco. Ni lo fueron la estética, la producción y la coreografía. El hombre era Michael Jackson, por supuesto. Y Thriller fue la consumación de su idea: este cortometraje (así lo consideran muchos debido a su extensión original: 14 minutos) es uno de los grandes hitos de su carrera.

Y si bien se ha visto infinidad de veces (se estima que lo vieron cuatro billones de personas), todavía hoy, cuando pronto se cumplirán 36 años de su estreno, queda mucho por contar.

1. Si no le tienen fe… No todos creyeron en la iniciativa de Jackson. Para aquel entonces, parecía desmedida. Un delirio, una locura, un despropósito. Así sucede con todas las ideas geniales… Por caso, Sony Music se negó a financiar la producción del video por creer que su producción demandaba mucho dinero (entre 500 mil dólares, el más cara hasta ese momento) para un video que resultaría poco práctico (dada su extensión). El razonamiento parecía lógico. El tiempo le dio la razón al músico, quien encontró cómo financiar una parte vendiendo los derechos del detrás de escena de Thriller.

2. Un éxito que no tiene nombre. O que iba a tener otro, mejor dicho. Porque en un principio Thriller iba a llamarse de otra manera. Y a diferencia de lo que le ocurrió con la discográfica, esta vez fue Michael quien dio el brazo a torcer. El cantante quería que su álbum llevara como título Starlight. En eso estaba, muy convencido, cuando el músico y compositor Rod Temperton le aconsejó que le pusiera Thiller. Y fue escuchado. Al fin, bajo esa denominación el Rey del Pop sacó a la venta su sexto álbum (el más vendido en la historia de Estados Unidos), que respondía al nombre de su track 4. ¿Quién compuso esa canción? Temperton, claro.

3. Creer o reventar. Michael Jackson y su novia están en el cine: ven una película donde un pareja camina por el bosque de noche -un clásico- cuando el joven -personificado por el músico- se convierte en un hombre lobo. La chica del verdadero Michael no aguanta la escena y abandona la sala, aterrorizada. Él la sigue, la tranquiliza. Y emprenden una caminata por un cementerio -otro clásico-, donde empiezan a surgir los zombies. Y también la música y el baile.

Ese es el argumento de Thriller. Y si bien había sido una idea suya, el cantante creyó oportuno colocar una placa antes del video con unas palabras aclaratorias: "Dadas mis fuertes convicciones personales, quiero expresar que este filme no implica creencias en el ocultismo", se lee. Porque Michael Jackson era testigo de Jehová. Y algunos aseguran que una vez que vio el video terminado pensó en destruirlo por ir en contra de sus creencias.

4. La inspiración. Filmado en las calles del este de Los Ángeles, Thriller está basado en el filme Un hombre lobo americano en Londres, del director John Landis. Y es una metáfora sobre la pubertad. "En la adolescencia los jóvenes comienzan a tener vello en otros lugares y su anatomía comienza a desarrollarse", explicó Landis, también a cargo del videoclip, sobre el concepto de metamorfosis. "Los adolescentes experimentan estas transformaciones físicas en sus cuerpos y nuevos pensamientos sexuales", dijo el cineasta, reconocido por una recordada película vinculada con la música: The Blues Brothers (1980).

5. Repeat. Un video de 14 minutos para una canción que duraba poco menos de seis. Y sin embargo, luego de que fuera estrenada en los cines (se pasaba en la pantalla grande antes de las películas), el canal MTV llegó a poner al aire Thriller dos veces por hora. Es decir, casi la mitad de la programación diaria de este canal pionero en emitir videos musicales estaba acaparada por la canción de Jackson.

6. Los protagonistas. El cantante se negó a utilizar un doble para sus transformaciones: quería cumplir su ilusión de transformarse en un monstruo, aún cuando debía soportar cinco horas de maquillaje. Su coprotagonista fue una modelo de Playboy, Ola Ray, por entonces de 22 años (dos menos que Michael). En aquellos días circuló un rumor que daba cuenta de un romance entre ellos que nació durante el rodaje de Thriller.

7. Costos. Thiller costó medio millón de dólares, el más cara hasta ese año. Michael Jackson -lo dicho- pudo solventar unos 250 mil cediendo los derechos del making of a MTV y Showtime. Y los productores buscaron abaratar costos confeccionando los trajes de los zombies con ropa donada al Ejército de Salvación. Lo que nadie sospechaba es que años después se subastaría la campara roja y negra usada por Michael: un fan la adquirió por dos millones de dólares.

Aunque el éxito, claro, no tiene precio.

SEGUÍ LEYENDO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Mas Noticias