Diego Toni: "Soy medio reacio al tema de los números, el rating es un resultado deportivo"

"Hoy la televisión abierta no tiene la obligación de hacer ficción porque ya la están haciendo muy bien las plataformas". plantea el responsable de programación de Canal 9. Y pese a que muchos opinan que la pantalla chica tiende a desaparecer, Toni ve una gran oportunidad de crecimiento: "La misión hoy es acompañar, la inmediatez e informar livianamente"

Your browser doesn’t support HTML5 video

En septiembre del año pasado, en este mismo espacio, el responsable de contenidos de Canal 9 contaba sus planes y ambiciones para la emisora, que apuntaban a "reabrir la tarde con programas que acompañen a la gente y darle un poco más de entretenimiento a la noche". Y todo con un fin claro: "Crecer". Y hoy, a menos de un año de contar su idea, Diego Toni disfruta el resultado.

"Si no tenés el apoyo de todas las áreas es imposible ir para adelante con un proyecto tan ambicioso y tan grande como el que hicimos", explica Toni en este nuevo encuentro con Teleshow. Una de sus grandes decisiones fue quitar a las latas de la pantalla y apuntar a una programación en vivo durante todo el día.

"Eso fue casi refundacional: salimos de un formato de negocio que se usó durante 11 años. Un formato que el canal necesitaba en ese momento porque estaba en una situación compleja", dice, en referencia a la convocatoria que enfrentó: "No hubo despidos, se pudo sostener la plantilla completa durante 10 años. Hoy entendíamos todos que necesitábamos un cambio. Para seguir creciendo teníamos que irnos al vivo", destaca.

"Sabíamos que los resultados iban a acompañar de a poco, somos optimistas. Todavía hay espacio para crecer un poquitito más", se ilusiona el productor, poniendo el énfasis en la "juventud" de los programas y la capacidad de espera que tuvieron para sostener a aquellos que, en sus inicios, no fueron completamente exitosos. "No tiene que ver únicamente con el área de contenidos, sino con la paciencia de aquellos que dirigen el canal y del directorio, que escuchan cuando les hablás y supieron dejarnos esperar cada uno de los productos".

—En una televisión en la que cuando si algo no funciona en dos semanas, muchas veces se levanta, ¿el 9 es un canal que espera?

—Sí. Nosotros pasamos por el proceso de algunos errores de mi parte de tener que levantar algún producto a las tres semanas como fue el magazine de Georgina (Barbarossa). Después no nos fue tan bien con Zona I. Tuvimos algunas pruebas y errores en la tarde que lamentablemente no funcionaron. Gracias a esas pruebas y errores también hay un crecimiento. Pero la realidad es que no tenemos la exigencia, por parte de un directorio, del "ya y ahora". Eso permitió que muchos programas empezaran a crecer lentamente en un proceso natural. Mejor de noche (de Leo Montero) es un programa que empezó muy bajito de número, muy tímido, de a poquitito fue creciendo y hoy es un programa fantástico. Desde el primer minuto sabíamos todos que el programa estaba bien, que era un buen producto, por lo cual en ningún momento se nos cruzó tener que hacer algún ajuste o cambio de horario. Eso permitió que el programa crezca.

Beto Casella y Diego Toni

—Beto Casella es un emblema en el canal, Nicolás Magaldi creció muchísimo, y en todas las incorporaciones hay un recambio generacional muy interesante.

—Sí. En casi toda la tele hay un recambio generacional. Los medios más históricos, como por ejemplo puede ser Telenoche, tienen un recambio fenomenal. Me parece también que hay otras formas de informar, hay otras formas de generar contenidos. Me parece a mí, y queriendo ser muy optimista, que la televisión abierta empieza a generar un cambio para poder crecer, y a partir de ahora va a empezar a crecer. Durante 40 años la televisión abierta tuvo la obligación de emitir ficción, de emitir eventos deportivos, de informar, de entretener y de acompañar; hoy esos cinco rubros se diversificaron. No me parece ya que la televisión abierta tenga la obligación de hacer ficción porque las ficciones ya la están haciendo muy bien las plataformas on demand. Las señales de deporte te dan los eventos deportivos más importantes: el mundial, los partidos de básquet, la Fórmula 1. Todo eso antes se capitalizaba entre cuatro canales. Y la televisión abierta empieza a crecer a través de los programas de inmediatez, los programas de magazine, de ese tipo de formato. Empieza a tener un espacio nuevo, los noticieros se están reinventando, dejan de ser noticieros únicamente de información y pasan a ser más una especie de magazine, y las noticias más pesadas, más duras, y el análisis más profundo pasa por las señales de noticias. Por lo cual empezamos cada uno a tener un segmento y a partir de tener esos segmentos la televisión va a crecer siendo compañía de las personas.

—¿Y cuál es hoy la misión de la televisión?

Es acompañar. Es la inmediatez. Es informar livianamente. Un magazine a la tarde, lo pusiste en tu casa, te está acompañando mientras hacés otras tareas. Hoy los televisores se multiplican como antiguamente se multiplicaba la radio. Hay más de un televisor en una casa. La gente lo prende y lo deja, se acostumbra al tono de voz de algún conductor o de algún canal y lo va dejando eternamente. Y en eso de dejarlo, si pasa algo hay un móvil informando, o si sale una ley el Congreso te vas a enterar cuál es el resultado. Si querés penetrar más en la información pasás automáticamente a las señales de cable. La televisión de la tarde va a quedar para la inmediatez y para acompañar, y la de la noche va a quedar más para el entretenimiento. Por lo menos esa es la construcción que nosotros hicimos.

Your browser doesn’t support HTML5 video

—Los ratings ahora son menos públicos.

—Es saludable para la empresa, para la gente de televisión es muy saludable.

—Pero al canal le está yendo muy bien, muchos días tercero, se volvió una pelea diaria.

—Más allá de estar tercero, es un resultado deportivo. Soy medio reacio al tema de los números; lo que tratamos de mejorar es nuestro día anterior. La medida y el patrón es siempre nuestro día anterior. Es de la única manera que fuimos creciendo.

—¿La competencia es con uno mismo? ¿No es con otras pantallas?

—La competencia es con uno mismo, claramente. No estamos atentos. Las otras pantallas fueron trabajando durante mucho tiempo en otros formatos; nosotros estamos empezando a trabajar en este formato ahora, por lo cual estamos mirando el día anterior nuestro, no estamos mirando competitivamente al de enfrente a ver si le gano o pierdo. No, es a ver si mejoro mi número del día de ayer. Y ese tipo de cosas.

“Todo por hoy” con la conducción de Guillermo López fue el último lanzamiento del canal.

—¿Te gusta la pantalla que tenés hoy?

—Sí. No solo me gusta, sino que hay horas en que la veo no profesionalmente, y me entretengo un rato con la pantalla. Me pasa con el Pelado (Guillermo López), me pasa con el horario. La tarde es más estresante, estoy atento pero no estoy viendo. En cambio a la noche, ya más distendido, sí veo un ratito de Bendita, me divierto un ratito con Mejor de Noche. Me divierto mucho con Leo y ahora el Pelado también le está encontrando el rumbo al programa, por lo cual eso es muy saludable para nosotros.

—Le supo encontrar la vuelta a un horario muy complicado.

—Muy complicado, sí. Cuando empezamos a trabajar sobre el programa con la gente de Mandarina, teníamos la disyuntiva de si hacíamos algo mas periodístico con un repaso del día o si nos íbamos a dormir con una sonrisa. Y elegimos irnos a dormir con una sonrisa, me parecía que nos faltaba más en la tele una sonrisa o algo más divertido y distendido que el análisis profundo o un análisis rápido hecho en una hora con lo que había pasado en el día, que no está mal, pero hay muchas señales que están dedicadas a ese tipo de productos.

—¿Creíste que iba a pasar lo que pasó con El show del problema? No te gustan los números, pero tiene momentos de estar haciendo 6 puntos.

—Nos sorprendió, no esperábamos que pasara. Sabemos de la fuerza que tiene KZO para trabajar, pero la realidad es que el formato empezó dubitativamente. En algún momento tuvimos la intención de reformularlo a magazine porque nos parecía que no arrancaba y de un día para el otro empezó y le dimos un día más, y otro.

Maju Lozano conduce un magazine de actualidad con mucho contenido social.

Confrontados también es un producto que creció.

—Las tardes del 9 parecen similares y terminan siendo muy diferentes porque Confrontados trata el tema del espectáculo desde otro lugar, desde el lugar oculto de los famosos, más combativo, y Hay que ver, con José María (Listorti) y Denise (Dumas) hace otra forma de espectáculo, más blanco o más relajado.

—¿Se va a pegar un poco Hay que ver cuando arranque Tinelli con el Bailando?

—Entiendo que tienen un fuerte ligamento con su casa matriz.

—¿No tenés una posición desde el canal de decir: "No quiero hablar de ShowMatch"?

—No. Nunca hay bajada de línea, ni de espectáculo, ni de política, ni absolutamente nada. Entendemos que los profesionales se manejan libremente. No podemos evitar hablar de ShowMatch cuando es uno de los programas más importantes de la televisión. No podés dejar de hablar de nada en la medida que creas que es importante. Te lo va marcando también el público, qué es lo importante. Yo no soy el rector para decir de qué podés hablar o de qué no podés hablar.

—Otra incorporación fue Todas las tardes.

—Crecieron mucho y encontraron otro espacio. Es un segmento diferente, más focalizado a la mujer. El espectáculo no es el pilar fundamental; sí la inmediatez de la información, y lo que pasa durante el día y la tarde. Tenés diversidad, aunque parezca todo similar. ¿Viste que ahora están todos criticando a los panelistas? Y es un error, porque los panelistas terminan siendo el reflejo de la sociedad. Hay panelistas que son periodistas y hay panelistas que no son periodistas, pero de una u otra manera la gente y el público se ve reflejado en cada una de las opiniones.

—El debate de aborto se vivió en todos lados.

—Claramente, y se ha convivido muy bien, ha sido un debate muy adulto. Maju (Lozano) ha convivido con Amalia (Granata) en una posición muy encontrada y Amalia ha convivido con ustedes en otra posición. En Argentina necesitás ese tipo de posiciones sin grieta en el medio.

—Poder mostrar eso, poder convivir.

—Respetar y convivir con el pensamiento de cada uno.

—Hay una responsabilidad ahí como comunicadores de lo que trasmitimos en un momento en el que la sociedad está muy irritable también.

—Sí, toda la gente que trabaja con nosotros es responsable y tiene muy presente que está delante de una cámara de televisión, que llega a mucha gente.

Denis Dumas y José María Listorti al frente de “Hay que ver” de Lunes a viernes a las 17.15hs

—¿A quién te robarías de otra pantalla?

—Hoy, a nadie. Estoy feliz con la pantalla y los talentos que tenemos. Tal vez estaría pensando en darle alguna oportunidad a gente más joven. Nos queda mucho trabajo por hacer, todavía nos queda el fin de semana pendiente en el que tendríamos que empezar a trabajar fuertemente, sobre todo los horarios más centrales, de las 10 a las 12 de la noche, tanto para sábado como para domingo. Estoy por la construcción de gente nueva, de gente joven.

Combate fue un gran semillero.

—Sí. Lamentablemente Combate había quedado perdido en una programación todavía muy tímida, y se fue diluyendo. Vamos a tratar de que adquiera nuevamente fuerza desde el fin de semana. Estamos contentos con los resultados. Estamos contentos con el crecimiento de Laurita (Fernández), estamos contentos con el crecimiento de Juani (Martínez). Por lo cual seguimos apostando a ese formato. Sigue Combate, sigue Susana (Roccasalvo) con Implacables. Lo que tenemos que trabajar es el horario de las 22, tanto para sábado como para domingo. Es algo pendiente.

—¿Cuántos currículum te mandan por día?

—Muchos. Tratamos de darle curso. Hay mucha gente joven que quiere entrar al negocio y eso está bueno; son chicos con otra cabeza, son más disruptivos, van a crecer de otra manera y van a ayudar a que el negocio crezca sin duda mucho más. Pero el negocio de la comunicación y del entretenimiento es lo que viene, la gente tiene más espacio para eso, más tiempos.

—Tienen ganas, tienen hambre, vienen menos viciados…

—Falta que la industria se ponga de acuerdo. Los empresarios de acuerdo con el Sindicato de Televisión y que adopten un convenio nuevo, y no que sigamos trabajando con el convenio del año 70. A partir de ahí el negocio va a cambiar.

—¿En qué atrasa el convenio?

—Está redactado en el año 70 y va teniendo un upgrade por año pero la realidad es que la tecnología hoy se modificó mucho. Para hacer una nota en exteriores, antes sacabas un móvil con seis, siete personas; hoy sacás una cámara que se llama Live View que sale con una sola persona y con cuatro chips de teléfono estás emitiendo en vivo desde cualquier parte del planeta. Ese tipo de tecnología hace que vos necesites más Live View y menos móviles, por lo cual si había seis o siete personas arriba de un móvil hoy necesitas seis o siete cameraman de Live View. En realidad la industria va a tener más trabajo, lo que hay que hacer es reconvertir mucha gente del negocio por otras necesidades.

—Los sindicatos, perder el miedo a lo que implica, y los empresarios, garantizar que eso no tienda a la precarización laboral.

—Exacto. Por lo cual cuando converjan en algún punto y se pongan de acuerdo y se sienten a discutir nuevas formas, nuevos convenios, el negocio va a crecer indudablemente. No creo que haya una guerra entre empresarios y sindicatos, pero la realidad es que cuando se sienten a reformular un nuevo convenio va a ser más cómodo para todos y va a haber mucho más crecimiento en la industria.

—¿Cómo ves el negocio de acá a los próximos diez años?

—Con mucho trabajo y mucho crecimiento.

—Totalmente opuesto a quienes dicen que la televisión tiende a desaparecer.

—Al contrario, la televisión abierta empieza a encontrar su lugar, y las demás plataformas empiezan a trabajar con otros formatos que antes se trabajan en la televisión abierta. Lo que implica es que va a haber más trabajo para todos. Estamos condenados a trabajar porque la gente tiene más tiempo para ver y disfrutar contenidos, hay más espacio para el entretenimiento. Cuando éramos chicos mis viejos perdían tres o cuatro horas para pagar la luz; hoy no te las perdés: pagás a través de una cuenta electrónica. Esas tres o cuatro horas las estás ganando, la gente tiene más tiempo para disfrutar, por lo cual el negocio va a seguir produciendo. Lo que sí hay que hacer es empezar a producir con más calidad, hay que alcanzar la calidad que tuvo España, por ejemplo. No te digo la de Estados Unidos, pero sí la de España.

—Hay rumores de venta del canal.

—Escuché lo mismo que escuchan todos. Es una decisión de los accionistas, no soy parte de esas decisiones, por lo cual normalmente me entero diez minutos antes que todos si pasa eso, o diez minutos después. No lo sé. Lo único que espero es que si pasara eso aquel que venga, que venga con las mismas ganas que tenía este grupo de invertir y de crecer.

—Siempre termino preguntándote cómo te voy a encontrar dentro de un año. Y de 2017 a este cumpliste. ¿Cómo te encuentro en 2019?

—La idea es seguir creciendo, ayudar a los productos a que crezcan, rearmar el fin de semana y después, animarnos a algunos cambios. Hay espacios para algunos cambios. La única manera de crecer es a través de la disrupción, y hay que animarse a algo más. Hay un poquito más de espacio y ahora que esto empezó a funcionar, también te van a acompañar si uno quiere cambiar algo.

MIRÁ LA ENTREVISTA COMPLETA

Your browser doesn’t support HTML5 video

ÚLTIMAS NOTICIAS

Mas Noticias