Karina K brilla Todas las noches en la comedia de Juan José Campanella, ¿Qué hacemos con Walter? en el Multiteatro. Sin embargo, inquieta y con ganas de ir por más, decidió redoblar la apuesta y a siete cuadras, en el teatro Ludé, dirigirá a su esposa, Cinthia Manzi, en la obra que ella misma ideó, Mamapunk, el concierto.

En diálogo con Teleshow, la actriz y cantante contó cómo un viaje a la impactante Berlín post muro hace 28 años la inspiró para su actual proyecto, destacó los beneficios de trabajar en pareja y habló de sus deseos de ser madre. Por último, recordó su paso por el elenco de Sugar en 1987 y por el programa de Susana Giménez.

Mamapunk, la obra que estrenará el próximo 14 de abril en el Ludé es totalmente diferente a la pieza que dirigió y protagonizó el año pasado: "Es un formato nuevo, el anterior tenía una connotación más teatral. El músical está inspirado en la figura de Nina Hagen, que fue la primera artista en fusionar el rock con la ópera, me inspiré en ella porque siempre sentí gran admiración".

Esta vez, el personaje principal, Mamapunk, estará hecho por Cinthia, que estará acompañada por una banda de músicos: "Ella le otorga muchos matices expresivos, difiere mucho de la versión anterior. Esta Mama es camaleónica, se adapta a los períodos musicales e ideológicos, lo que hicimos fue otorgarle algo volátil, antes estaba yo con lo terrenal y ella con la deidad, ahora está todo en uno".

Como directora, Karina busca estar en cada detalle: "Mi función es integrar para que todo sea un engranaje y que cada pieza funcione en el momento que sea preciso", explicó. Es que como todo musical, cada momento es importante y todo, desde luces, hasta videos y música, tienen que estar coordinados a la perfección.

¿Cómo es estar fuera del escenario? "Disfruto. Hacer las dos cosas (actuar y dirigir) es difícil", dijo la actriz que se apoya en su asistente de dirección Tino Tinto, porque "cuatro ojos ven mejor".

Un viaje inspirador

A principios de los 90 Karina se fue a vivir a España y durante el lapso que estuvo en Europa, residió también en Berlín del Este, apenas tiempo después de la caída del muro. Aquella experiencia fue impactante y la marcó para toda la vida, incluso fue crucial para poder llevar adelante esta obra, ya que Alemania fue el escenario que vio desarrollarse artísticamente a Nina Hagen.

"Aunque viví en el Este, conocí como vivía la gente en el Berlín Oriental, la parte comunista, era una ciudad detenida en el tiempo. Impregnarme de Berlín en esa época y trabajando en teatro fue empaparme de toda esa cosa que se respiraba y que en Mamapunk tratamos de replicar, esa experiencia sensorial que tuve", explicó y agregó: "Yo lo que vi realmente eran dos mundos distintos. Estaba fascinada con la experiencia. Incluso hoy, por más que pasaron 30 años, hay diferencias entre ambos lados y se conservan edificios históricos".

"En la obra predominan los grises, que era lo que veía allá en el Berlín del Este y esta la otra parte de color de Nina con New York New York", contó.

Trabajar en pareja

La protagonista de Mamapunk es Cinthia Manzi, quien además es esposa de Karina desde hace tres años. ¿Cómo define esa conjunción? "Somos compañeras en la vida y en las artes, familia y familia artística", dijo y agregó que para ellas no resulta complicado trabajar en equipo.

"Cinthia es sumamente profesional, está en los detalles, colabora en la producción conmigo. Sabe trabajar en equipo y se lo pone al hombro como protagonista. Si el año pasado fue revelación, este año va a ser mejor actriz", dijo con tono de admiración. Además de las cosas de la vida, aseguró que la enamoran el talento y el esfuerzo a la hora de trabajar que pone su mujer: "Me fortalece y confirma mi amor eterno, somos un matrimonio que vive su identidad con mucho orgullo, respeto y empoderamiento en esta época donde la mujer pisa fuerte".

Aunque inevitablemente siempre se terminan llevando trabajo a casa, hay veces en que tienen que decirse "basta no hablemos más, cenemos tranquilas": "Sino se extiende el trabajo 24 horas y  también hay que cortar las preocupaciones".

Mamapunk no es su único proyecto. Cinthia y Karina tienen el sueño de convertirse en mamás. Para poder adoptar, ya hicieron los trámites necesarios y este año renovarán nuevamente la carpeta: "Fuimos a los talleres y a  las charlas, cumplimos con los requisitos y estamos felices, ahora disfrutando del matrimonio y gestando en el corazón ese niño o niña".

Seguras de que su hijo o hija llegará cuando tenga que llegar, disfrutan su presente: "Ahí estamos sosteniendo el deseo, nos casamos y empezamos de inmediato con los papeles porque sabíamos la lentitud que implica".

Sus comienzos con una diva

"La experiencia fue bárbara. Ella es una excelente profesional, le dio a la conducción una frescura, naturalidad y humor que  no se veía en esa época y creó una marca única", dijo y contó que guarda los mejores recuerdos de aquella época: "Me decía 'Kari cantá', muy generosa y con gran sentido del humor, me reía y teníamos fascinación, nos daba a todos un lugar muy cómplice".

SEGUÍ LEYENDO