Tardaron cuatro años en editar su primer disco: Foxley nació en 2010, pero recién en 2014 salió Nueva Generación. Y se tomaron otros tantos para lanzar su segunda placa, que estaría lista para marzo de 2018. Eso sí, con una súper presentación.

Dueños de un espíritu tan libre como desprejuiciado, Foxley logra de a poco imponer su propio sello, buscando dejar una huella en la historia de la música.

—¿Cuál es la historia de la canción "Amanecer"?

Piru Saez: —En parte, las canciones de la banda tienen metáforas directas para que puedan ser interpretadas de muchas maneras. Nos gusta que queden al libre entendimiento. Si bien "Amanecer" habla del amor y de una espera, nos gusta que quede liberado un poco al azar. Lo que sí dispara es la chance de un día nuevo, de un nuevo comenzar, de un montón de cosas a partir de algo como un nuevo "Amanecer". Si algo que tenemos que garantizado que es que volverá a amanecer: siempre vuelve a salir el sol por el horizonte.

—¿Qué cosas tuvieron que esperar que hoy están sucediendo?

Piru: —Queremos que todo esté bueno cuando suceda, por eso nos tomamos un tiempo para hacer buenos shows, tratamos de buscar buenos lugares, somos una banda que cuida eso. No tocamos por tocar. Por ejemplo, para los shows que se vienen estamos armando no solo una nueva lista de canciones sino una nueva puesta, una nueva producción en lo musical, nueva escenografía, nueva puesta estética. Pensamos en cada detalle. Para las nuevas canciones también nos metimos como en un experimento, y están más encaradas desde un laboratorio que quizás desde lo que ocurre rápidamente desde una sala de ensayo, o lo que ofrece tocar el formato clásico de una banda.

—¿Son muy perfeccionistas?

Piru: —Sí. Nos gusta eso.

Gonzalo Gutiérrez: —Somos exigentes. Y somos ansiosos. Muy ansiosos. Por eso volviendo a la pregunta sobre qué es lo que esperamos, esperamos que todo suceda un poco más rápido.

—¿Quién es el creador de las letras?

Piru: —Yo hago gran parte de las canciones. Los chicos también escriben pero este disco en gran parte es mío, como "Amanecer", que es una forma también de reflejar la resistencia, la rebeldía que tiene el grupo ante lo que ve que sucede. Es como una resistencia positiva. En vez de hacer una canción de protesta, nosotros lo transformamos en tratar de energizar un poco la cosa. No sólo en el sonido sino también en la letra que intentamos que llegue. Eso quería decir también acerca de "Amanecer", en vez de verlo nosotros por un lado de hablar de que está todo mal, porque la realidad es que muchas de las cosas que suceden hoy en día no son muy alentadoras. Hay una realidad que nos atraviesa. Y somos pibes que estamos muy conectados con lo que pasa a nivel musical y artístico, pero también a nivel social.

—¿Qué cosas, por ejemplo?

Piru: —Bueno, diferentes formas en las que se va transformando violentamente el día a día. Es como que hay un resurgir del odio, eso que llaman la grieta, que siempre estuvo, la contra entre dos bandos siempre existió. Hoy lo que vemos en el mundo… Yo "flasheo" con los pibes que juegan a matar gente en los videojuegos y que los premian cuando atropellan gente y esas cosas; me parece que no están muy buenas. Yo no me voy a quejar de eso; está bien, es un juego, pero no voy a hacer una canción de protesta. No vamos hacer una canción de protesta aunque esté todo mal.

—¿Qué es lo más difícil que tuvieron que transitar?

Gonzalo: —Tengo el recuerdo de situaciones límites, pero nada que no se pueda sortear y pensar en futuro.

—Cuando arrancaron quizás las canciones no pegaban, costaba más escribirlas…

Gonzalo: —Los momentos difíciles fueron cuando empezamos a salir a tocar. Sabíamos que estábamos saliendo al circuito con el cuchillo en los dientes y eran todos problemas de sonido, técnicos, hasta que en un momento dijimos: "Vamos a organizar mejor todo y salir a tocar realmente de manera contundente". Después, cualquier grupo humano y de trabajo tiene situaciones límites, pero nada que no se pueda sortear y seguir para adelante.

Piru: —Las canciones ayudaron muchísimo, de hecho fue lo que más rápido dio resultado. Los cuatro cortes de difusión del disco debut entraron a la radio. Tal vez suena un poco presumido de mi parte, pero para mí es un logro que está buenísimo destacar. Foxley es una banda que suena en lugares de éxito a nivel nacional, quizás el nombre no es muy popular pero las canciones suenan donde se hacen populares, que es en la radio. "Amanecer" es nuestro primer single del nuevo disco, y Foxley es la única banda nacional que suena en el top 20 del único chart oficial del país.

—¿Necesitás sonar en la radio para ser exitoso?

Piru: —No, pero digamos que el sonido de la banda pretende no ser solo de Argentina sino que también tiene ganas de sonar latino, de sonar con proyección hacia otro lugar y poder compartir el mensaje que tienen nuestras canciones. No hace falta sonar en la radio para llenar lugares porque ya lo vemos, hay bandas indies que llenan lugares y no suenan en ningún lado, pero a nosotros nos gusta, nos sentimos orgullosos. Está buenísimo ser parte de la vida de la gente.

Gonzalo: —La radio acompaña a lo popular, a la masa, está buenísimo.

—¿Les pasa que quizás la gente sabe el nombre de la banda pero no tiene tan en claro a los integrantes?

Piru: —Sí. Claro.

Gonzalo: —Eso también pasa a la inversa.

Piru: —Es una banda nueva que pasó a sonar desde la primera canción. Cuando abrimos para Maroon Five como teloneros, llegamos al escenario con el público realmente muy tranquilo pero hicimos una lista de canciones con las que sonaban en radio y la gente empezó a cantar a full. No sabían quién era Foxley ahí o quiénes éramos los Foxley, pero sí conocían las canciones. Creo que por algo hay que empezar. No está nada mal empezar así.

—Piru, ¿dejaste la actuación de lado? Porque empezaste en la actuación, en "Rebelde Way", por ejemplo.

Piru: —Mirá, la verdad que yo no era actor. Nunca me sentí actor, entonces siempre entré por el lado de la música: querían que toque, que cante. Medio que fue mi primer trabajo en Capital Federal. Yo tenía mi banda en Mar del Plata y vine a tocar un par de veces acá y había sido parte de una movida de reality, de cantantes solistas, y después me deparo en conocer a Cris (Morena) por la música en un estudio. Pero luego yo mismo le dije basta a eso porque adentro de un estudio de televisión estás 12, 13, 14 horas, y no le podés dar el tiempo a la banda como te gustaría dárselo. Ya había hecho un par de novelas similares. Llegué a protagonizar "El refugio" en 2006 en Canal 13 y eso estuvo muy ligado a la música, pero la música agarrada a un proyecto televisivo no es lo que más me gusta. Y después, si hay que amoldar formatos a lo que pide el rating es un poco un bajón. No me desespero por un segundo de cámara ni quiero actuar en algo que no me represente un desafío. Volvería actuar, pero no es el momento.  Foxley llena mi alma. Así que estoy bien.

—¿Qué es lo mejor que tiene la banda?

Gonzalo: —Lo humano. Y las ganas de ir para adelante y hacer cosas nuevas. Sorprender de alguna manera a la gente y sorprendernos de alguna manera a nosotros.