El colorido detrás del show: quiénes son los personajes que animan la tribuna del "Bailando"

"¡Buenas noches América!" Como cada noche, Marcelo Tinelli (57) abre la pista del Bailando con su clásico saludo, le da la bienvenida al jurado y arranca con las parejas que le dan vida al show televisivo más importante de nuestro país.

Sin embargo, detrás de los grandes nombres y las figuras rutilantes están ellos, aportándole calor y color a la tribuna de los estudios de La Corte, desde donde se emite el programa.

Personajes en su mayoría anónimos incluso más allá de la fama que les confiere ser parte de la vidriera más grande que tiene la pantalla chica a nivel local, porque, quizás haciendo la salvedad del Mago sin dientes, son seguramente muy pocos los que conocen la verdadera identidad del Doble de Sandro, del Doble de los Sultanes y, sobre todo, del Hombre Araña, acaso los más representativos de este selecto grupo.

Pablo Cabaleiro ("El Mago sin dientes")

Acaso el más emblemático de todos, por el hecho de haber sido el primero en llegar a la pista (participó de la "Salsa de a tres" junto a Alejandro "Huevo" Müller y su novia, Roxana Cravero), Pablo Cabaleiro –tal su verdadero nombre- empezó a frecuentar la tribuna de ShowMatch hace cinco años, acompañando a Violeta Lo Ré. "Como yo tengo una amistad con ella y con la gente del sueño en ese momento, empecé a ir a
alentar los días que iba ella. Y un día Marcelo me ve digamos en el medio de ese corralito y dice ´ése que está ahí ¿no es el Mago Sin Dientes?´, y ahí empezó a jugar Marcelo conmigo de una manera que obviamente era divertida", recordó sobre sus comienzos.

"Profesionalmente me ayudó muchísimo, porque el día ése en el que Marcelo te nombra o te menciona hizo digamos que empezara a llamar gente y a sonar el teléfono, porque si bien uno siempre se dedicó a la magia y a hacer espectáculos, desde el momento que Marcelo lo menciona al aire hizo que repercuta en la cantidad de shows a los que yo me
dedico para que la gente me contrate", reconoció sobre cómo influyó el hecho de tener presencia en el Bailando para sus contrataciones.

"Pasás a tener una cierta popularidad mediáticamente que lógico, vas a un
supermercado o vas a un shopping o vas a un local, o parás en una estación de servicio y recibís el afecto de la gente que o te dice firmame un autógrafo o sacame una foto al estilo selfie con los celulares. Y a mí me toca que también, además de la foto o del autógrafo, el ´haceme un truco de magia´", agregó al respecto Pablo, quien tuvo su primer contacto con la magia a los ocho años, cuando su abuela le regaló una cajita de magia que era un juguete.

"Generalmente yo estoy llegando entre una y dos horas antes que empiece el programa. Una vez que yo llego al lugar, obviamente ya hay gente que está en el estudio, y uno ahí tiene que esperar quizás esos 40 minutos o esa hora previa a que empiece el programa, pero en esa hora previa estás viendo otros shows, otro programa, porque ves todo lo que tiene que ver con los ensayos de las parejas, de los participantes, y ves también todo el
movimiento de producción, cómo producen y cómo viene el armado, desde la parte producción hasta la parte técnica, que realmente es otro show y también es una enseñanza que a mí particularmente me suma muchísimo para el armado de mis espectáculos", explicó con respecto al backstage que se vive mientras espera para ocupar su lugar en la tribuna.

"Marcelo es una persona híper generosa, que te escucha y te responde lo que le preguntes. Y a la vez es una persona que sabe que por estar paradito ahí al Mago Sin Dientes también le sirve muchísimo, y sabe que el Mago está ahí porque le divierte el show, pero también por otro lado porque le suma laboralmente a él para que esa exposición le genere shows, que es a lo que uno se dedica. Y la verdad que hoy por hoy estoy híper agradecido a esa generosidad de Marcelo, y a esa relación que tiene para
conmigo también", reconoció, consultado por su relación con el conductor.

"Para mí fue híper emocionante el día que Marcelo me selecciona para llegar a la pista a bailar. Después de estar cinco años ahí parado, saltar esa valla para entrar a la pista y dedicarme a ensayar para ser parte en una de las galas del certamen, una participación con mi baile, para mí fue como haber llegado y demostrar que todo se puede, que nunca hay que bajar los brazos, y que si uno tiene sueños se pueden cumplir si uno le pone
fuerza, trabajo y garra", recordó sobre su aparición en el certamen, para luego permitirse soñar con ser participante en un futuro no muy lejano.

"Me gustaría tal vez ser participante del certamen por el hecho de estar ahí, de saber lo que es la adrenalina que tiene ese programa y ese show. También dije en algún momento, y Marcelo empezó a gastarme por eso, que tengo un sueño y es que me gustaría conducir algún día un programa de ShowMatch. La verdad que si vos me decís qué te gustaría, y, me gustaría aunque sea un día conducir ShowMatch. Todo puede pasar, en este gran show todo puede pasar, nunca se sabe, así que ahí estaremos",
expresó Cabaleiro, quien realizó un curso de conducción con Mario Massaccesi y que tiene una vasta experiencia tanto como animador de fiestas y eventos especiales como siendo el presentador de la empresa Rodas.

"Encontré que mi personaje sea como el antihéroe de la magia, y diferenciarme del resto de los magos. Traté de buscar un lado cómico, humorístico, y que a la vez sea mago. Así se armó el Mago Sin Dientes y hoy por hoy traté de que sea un personaje que la gente conozca, que divierta, que entretenga, que sea un poco torpe y que la gente se ría
del Mago sin dientes, de que lo pueden llegar a encontrar en un evento deportivo, en el medio de la cancha de fútbol, en un evento artístico o en una entrega de premios como los Martín Fierro, o en un acto político, dándole la galera al presidente", cerró este hombre que sorprendió al propio Marcelo cuando le presentó su documento que acreditaba que apenas tiene 36 años.

El mismo que a los 12 años empezó a estudiar seriamente lo relacionado con la magia, y que más tarde se recibió de licenciado en marketing, pero que seguramente, y aunque él mismo confiesa que en ese momento le temblaron las piernas, daría lo que no tiene por volver a escuchar de boca de Marcelo su presentación en la pista más famosa del país.

David Molina ("El Hombre Araña")

Oriundo de la ciudad de Villa Gesell, el hombre detrás del disfraz del mítico superhéroe es todo un "buscavidas", que a lo largo de sus 36 años de vida supo ser empleado en un lavadero de autos, jardinero, carpintero, pintor, cajero de una calesita y sereno, pero que encontró su verdadera vocación cuando se cruzó con el "Trencito de la alegría".

"Sale por la parte de atrás Mickey Mouse, que era mi vecino, y me ofrece trabajar en el trencito. Le dije que sí y al otro día me presenté y el personaje que comencé a hacer fue Bananas en Pijamas. Después dejé, trabajé otra temporada como sereno, sentí que no tenía que estar ahí, me fui a trabajar en la pintura y en la calesita, pero me quedaba tiempo y decidí volver al trencito. Eso fue en el año 2002, y cuando regreso me dan para hacer el personaje de Pikachu, y en la temporada 2003, pensando que me llega de nuevo ese personaje me traen el personaje de El Hombre Araña", recordó sobre sus comienzos en la piel de Spiderman.

"En el programa llevo unos cuatro años consecutivos. En la previa, antes, hice una inteligencia de dónde se paraba Tinelli, qué era lo que hacía, fui de civil a chusmear todo y les dije a los chicos, acá se para Tinelli, levantemos los carteles, y Tinelli me dijo ´Hola maestro´, y ya está, eso fue todo el primer año", narró sobre sus comienzos en el ciclo conducido por Marcelo Tinelli.

"Alguien de la tribuna, de los chicos que van siempre, me dijo que tenía que darle la tarjetita a la esposa de Carna, a Claudia Ares, y entonces me la presentaron y le dije a Claudia que yo hacía shows infantiles. Con Claudia empezamos a tener una gran amistad, desde el primer día que me vio confió en mí, y ella me empezó a llevar a los shows de los famosos, me empezó a meter ahí. Me han contratado Panam, Nazarena Vélez, Anita Martínez, la familia Ruggeri. Yo siempre estuve en la tribuna, pero
Claudia empezó a hablar por mí, hasta que me dejan llegar al VIP, a través de ella logró meterme en el sector VIP del programa y estar un poco más cerca de Marcelo", agregó al respecto.

"Todo surge cuando un día llevo la revista Gente y le muestro a Tinelli que había salido en esa revista. Ese día comienzan a mostrar esa revista porque estaba la producción, y ahí como que Marcelo empezó a mirar un poco para el Hombre Araña", comentó.

"Mi objetivo es llegar a estar en la pista del Bailando y que la gente pueda conocer el personaje que está oculto detrás de esa careta. Mi show no ha
explotado al máximo digamos por estar en el programa, falta que Marcelo Tinelli descubra el gran show del Hombre Araña, falta que se descubra qué es lo que hago. Hay mucha gente que no conoce nada, recién ahora se están enterando de la historia del Hombre Araña, que hace shows infantiles, porque muchos piensan que estoy ahí paradito, me pongo un traje y ya está, pero no es así, llevo 16 años en esto", confesó ilusionado.

"Si uno se pone a pensar un poquitito es imposible que un Hombre Araña de un trencito logre meterse en un programa tan importante, pero como uno va mucho a la iglesia, soy creyente, le pido tanto a Dios, y Dios me ha dicho que voy a estar en ese lugar y estamos a pasitos de que ese gran sueño se cumpla", agregó al respecto, convencido de que podrá lograr lo que ya consiguió el Mago sin dientes en su momento.

"Hay un montón de seguidores, de gente que me ayuda, todo Gesell está a la expectativa mirando el programa. Cada mención, cada aparición, explota el Facebook, y está el cariño de la gente, el aliento. Llega un momento que decís pucha, ¿voy a estar ahí, voy a llegar?, y yo sé que
es muy difícil todo, pero Dios me ha dado esas grandes señales y yo sé que  voy a cumplir al sueño, es cuestión de esperar el momento y ver en donde me meten, pero yo sé que se logra y voy a estar ahí", concluyó.

Antonio "Tonino" De Laurentis (Doble de Los Sultanes)

Su primer contacto con el "mundo Tinelli" fue a través de una amiga en común con Toti Ciliberto, cuando todavía faltaba mucho para que el Bailando viera la luz y el programa -por entonces VideoMatch– estaba en la pantalla de Telefe.

Sin embargo, su primer gran momento fue cuando escribió para que a un amigo suyo le hicieran una "joda" de las que en aquél entonces ponía al aire el conductor.

"Se hizo la cámara cómplice y le desarmaron el auto en siete minutos. Cuando llegó el momento de que lo pasen en el programa, Tinelli me presenta como el cómplice y me nombra con su voz (no lo podía creer) y dice: Vamos a presentar al cómplice Tonino De Laurentis. Desde ese momento empecé a ir todos los días, ya hace 26 años que estoy, sólo falté seis meses cuando me fui a Miami a trabajar", recordó.

"Empecé como el doble de Los Sultanes porque un amigo me dijo que había un cantante que era igual a mi. Y cuando lo vi, pensé lo mismo. Así empecé como Los Sultanes, a veces hago presencia en los boliches y mucha gente se saca fotos conmigo", comentó sobre el origen de su disfraz este hombre que está casado y tiene un hijo de 26 años y una hija de 23.

Primo lejano de Oscar Pinino Más, Tonino también supo probar suerte en el fútbol. "En 1970 me fui a Bolivia, a jugar en Potosí, y estuve un año allá. Después me fui a Suiza por mi cuenta, me probaron en el o Pescara de Italia y en Francia, pero todos me decían que me faltaba estado", se sinceró sobre su experiencia en el deporte, para luego retomar anécdotas de su paso por los estudios donde se grababa VideoMatch en su momento, y ahora ShowMatch.

"Un día estaba en el programa y viene mi amigo (de seguridad) y me dice ´te tenes que ir´. Yo pensé que era una joda y le pregunté por qué, entonces éste lo llama a Carminati (que también nos hicimos amigos e íbamos a Pancho 46) y estuve tres meses sin poder entrar porque decían que yo andaba diciendo que trabajaba en Tinelli y nada que ver, esos tres meses sufrí como loco", recordó Tonino, quien, al igual que sus compañeros de tribuna, no tiene más que elogios y palabras de agradecimiento para con el conductor del ciclo.

"El trato de Marcelo es muy bueno, siempre me saluda, no se olvidó de mi nombre", expresó el Doble de Los Sultanes, uno de los pioneros en esto de estar cerca del número uno de la televisión.

"Yo me hacía el fotógrafo y periodista, le sacaba fotos a los famosos, a veces iba a Ezeiza a esperar a los equipos que venían del exterior y también al programa de Mauro del mediodía. También hice varios casting, pero nunca tuve suerte", agregó sobre su historia personal.

Juan Carlos Andrizzi ("El doble de Sandro")

Otro que tiene ya su historia dentro del ciclo, empezó a trabajar cerca de Marcelo Tinelli cuando Pablo Granados y Pachu Peña hacían descostillar de risa a los argentinos en los albores de la década del ´90.

"Cuando Sandro se fue de gira fui al Congreso e íntimamente le dije ´Roberto, la gente no te va a olvidar, y yo mientras viva te voy a representar en los mejores canales de televisión´, y esto yo fui y se lo dije a Tinelli, al Chato Prada, a Hoppe, hace cuatro años. Les dije ´yo quisiera representar a Sandro ahí en el piso y que Tinelli diga ´Hola Sandro, buenas noches Sandro´, y es como un homenaje que yo le voy a hacer a él. Y me dijeron ´tu idea es buena, te vamos a parar al lado del Mago sin Dientes´, porque el Mago sin dientes estaba ahí solo, y ahí empecé", recordó sobre sus inicios en la actual versión del programa.

"Ahí me hice popular para la nueva generación, hoy las chicas de 20 años me conocen a mí como Sandro, porque las nenas de Sandro ya tienen 70 años, entonces yo estoy con la generación de hoy. Y tengo la suerte, porque la que te dice que sí es la gente, a mí me dijo sí la gente, yo no tengo contras, no tengo reproches, nunca me cargaron, todos me alaban", se mostró agradecido el Doble de Sandro, que tuvo su pico de exposición en el certamen cuando tuve un cruce con Nacha Guevara -por entonces jurado del Bailando-, quien había manifestado que no le gustaban los imitadores.

"Nosotros somos personajes y es muy lindo que la gente vea cómo pensamos, por qué estamos ahí. En mi caso, yo estoy ahí por el deber de cumplir con mi ídolo, de rendirle homenaje. Porque yo le digo a la gente que yo no lo imito a Sandro, yo lo evoco", explicó sobre el por qué de su presencia en la tribuna.

"Lo de Tinelli es un sacrificio ir, porque es todos los días, y yo vivo en San Justo, yo me tomo dos colectivos para ir. Nosotros no cobramos por estar ahí, nosotros vamos porque nos gusta y porque nos origina trabajo. Y yo no puedo faltar porque en cualquier momento Tinelli dice ´Sandro, bajá y cantante algo´ y tenés que estar ahí. Yo digo que eso es como la lotería, nunca sabés cuándo sale tu número, mirá cómo al Mago lo hizo bailar", analizó.

"Lo de Tinelli es una familia, nosotros los que estamos en el VIP somos los mismos, con el Mago sin dientes, el Hombre Araña, y todos tienen trabajo, todos trabajan. Y nosotros somos muy unidos, no peleamos, no discutimos, nos llevamos bien. Hay una señora que es la fan de Moria que como yo vivo en San Justo me lleva hasta mi casa, o Tonino, el que hace de Los Sultanes, él también me trae hasta mi casa, así que gracias a ellos yo no viajo más en colectivo de noche", destacó sobre el espíritu de solidaridad y camaradería que reina entre ellos, sin olvidarse del factótum del show televisivo más importante de la televisión argentina.

"Yo le digo a Tinelli siempre, cada vez que me sucede algo grande, te agradezco Marcelo, y él siempre que me ve me dice ¿y, tenés
trabajo?", contó agradecido.

LEA MAS