En la mañana del sábado Marcelo Tinelli (57) regresó a Bolívar, la ciudad que lo vio crecer y soñar con triunfar como periodista deportivo. Logró más que eso, claro. Y si bien su vida transcurre en Buenos Aires, su corazón está allá, en esa localidad bonaerense que visita cada vez que puede.

Junto a Guillermina Valdés (40), Marcelo se dirigió al Barrio San Juan para conocer el Comedor Pequeños Gigantes, acompañado por el Párraco de Bolívar, Mauricio Scoltore, hermano del productor Fabián Scoltore. Cada sábado, 45 chicos de muy bajos recursos almuerzan en ese centro, ubicado detrás de la Capilla San Cayetano.

Allí, Tinelli no sólo se sacó infinidad de selfies con los chicos, sino que también conversó con los vecinos. Levantado en una antigua estación de tren, el comedor requiere de refacciones inmediatas para poder seguir funcionando. El conductor de ShowMatch prometió hacerse cargo del costo de las obras para que Pequeños Gigantes pueda seguir brindando su asistencia a los niños de la comunidad.

Tinelli también se dirigió al Hospital Subzonal Miguel Capredoni para inaugurar el nuevo centro de Mamografía, junto al intendente local, Eduardo Bali Bucca.

Luego recorrió las instalaciones del Centro de Rehabilitación Integral de Bolívar (CRIB), donde se emocionó con las historias de superación de los niños y jóvenes que concurren al lugar.

(Fotos: Jorge Luengo)
(Fotos: Jorge Luengo)

El inicio de la maratón que lleva el nombre de su padre, Dino Hugo Tinelli, será el último paso del conductor de ShowMatch en Bolívar. Por este sábado, claro. Porque si bien su día a día se encuentra en Buenos Aires, Tinelli todavía sueña -y piensa- en la Bolívar que lo vio crecer.

LEA MÁS: