Como la final de Grand Slam que le ganó a Roger Federer en 2009, su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro o la consagración en la Copa Davis, Juan Martín Del Potro (28) escribió este lunes otra página imperdible en su libro de logros deportivos. Dio vuelta un partido ¡increíble! frente a al top ten Dominic Thiem.

Pero esta vez hay una gran diferencia con aquellos logros: ahora está de novio con Jimena Barón (30), quien sufre como nadie con cada juego suyo. Y cuando no puede verlo en la cancha, ¡todavía peor! La actriz siguió el juego con Thiem por el US OPen desde el living de su casa, acompañada por su hijo Morrison Osvaldo (tres años) y una amiga.

Jimena colocó su celu al lado de la tevé para filmarse en cada una de sus reacciones mientras a Delpo, allá lejos, en Nueva York, se le iba el corazón en cada punto. A ella también… como lo fue mostrando en su Instagram Stories.

Y tan pendiente estaba de la suerte de su novio, que olvidó hacerle la comida a Momo, como cariñosamente llama a su hijo.

La cuota de dulzura la aportó Morrison, con quien Delpo supo construir una gran relación. Pero desde la sinceridad propia de sus tres años, el hijo de Jimena deseó una derrota del tenista argentino. ¡Huy!, ¿por qué? "Para que vuelva…", dijo el niño.

Ojalá que el regreso de Juan Martín no suceda pronto. Que supere la parada más difícil: su juego con Roger Federer. Y si es por soñar, que venga con un Grand Slam bajo el brazo. Como fuera, con el título o sin él, Del Potro tendrá el mejor de los recibimientos…

LEA MÁS: