Gisela Ramírez Méndez, tras los audios de Maradona: "Él se ponía cachondo y yo me lo tomaba en chiste"

La supuesta amante del "Diez" habló de sus charlas con el ex futbolista y se mostró escéptica sobre el futuro de la relación. "Esperaba que venga a buscarme, no valgo un par de pasajes", afirmó

Es la responsable de haber encendido a Diego Maradona (57) al punto de llevar al propio "Diez" a rebautizarse como "antorcha". Y, luego de una semana en la que todo el mundo habló de los audios ultra hot que le envió el ex futbolista, Gisela Ramírez Méndez (27) salió a hablar de su relación con quien fuera el mejor jugador del mundo en diálogo con "Bien arriba", el ciclo conducido por Carlos Monti (59) en Radio 10.

"Teníamos charlas constantemente y una cosa lleva a la otra. Él se ponía más cachondo y yo me lo tomaba en chiste, su forma de decir las cosas te causa gracia. Siempre hablábamos así", confesó sobre los audios que intercambió con el ex capitán y técnico de la Selección Argentina.

 

Sin embargo, más allá de tomarse con humor las frases que escuchó todo un país, la bailarina reconoció sentirse "preocupada" al respecto. "No sé qué más se habrá filtrado, es mi celular personal", confesó.

"El entorno de Diego no habló conmigo, él me pidió que el tema no se agrande más, estoy sola", agregó, para luego contar una intimidad de cuando se conocieron en el Carnaval de Corrientes. "Yo estaba comiendo una hamburguesa cuando él me mandó a buscar", recordó la escultural morocha.

Por último, la joven dejó entrever cierta desilusión con el ex jugador de Argentinos Juniors, Boca, Barcelona, Napoli, Sevilla y Newell´s, y mostró su personalidad al decir que "tendremos la relación que tengamos que tener" y que ella esperaba "que él venga a buscarme o algo así". "No valgo un par de pasajes", sentenció.

Vale recordar que si bien el escándalo explotó en los últimos días a raíz de la filtración de los audios, la relación entre Maradona y Gisela lleva, como ella misma dijo, cinco meses, cuando el astro clavó sus ojos en su 1,75 de altura, que la destacaba entre las demás integrantes de la comparsa Arandú Beleza.

"Soy amante del silencio, de la calma", confesó Ramírez Méndez, quien seguramente a partir de involucrarse con el campeón del mundo en México ´86 ya debe haber tomado nota que esas dos palabras son muy difíciles de conseguir en el universo Maradona.

LEA MAS