No es la primera vez que sucede, tampoco será la última. Y sin embargo cada desnudo de Candelaria Tinelli parece inaugural, a juzgar por la enorme repercusión que genera: Instagram queda al borde de la saturación cuando la hija de Marcelo Tinelli sube una foto despojada de todo vestuario.

Lo hizo a mediados de abril, con una imagen donde se la veía casi hecha un bollito sobre una vieja silla, y al aire libre, con una hermosa postal de la Patagonia apreciándose al fondo. Por supuesto: la repercusión fue enorme.

Ya de regreso en Buenos Aires, en estas horas a Cande se le dio por repasar más fotos de aquella producción en el sur argentino. Y encontró otra parecida, aunque con sutiles diferencias. Ya no a todo color sino en sepia. En una posición parecida -en cuchillas- pero con la silla ausente, con su cuerpo reposando directamente sobre las piedras. Y a su alrededor, Esquel en todo su esplendor, casi tanto como sus tatuajes. ¡Eso sí! Desnuda como antes, sólo repitiendo los borceguíes.

Candelaria Tinelli, al desnudo
Candelaria Tinelli, al desnudo

"Be careful with my petals", escribió la diseñadora ("Sé cuidadoso con mis pétalos", en criollo). Y le llovieron los likes y también los piropos, habida cuenta de que Candelaria habilitó nuevamente -hasta nuevo arrepentimiento- la posibilidad de que sus posteos sean comentados por sus seguidores, ¡más de 2.2 millones!

Un joven se permitió jugar con la frase en inglés. Y tal vez asociándolo al fanatismo de su papá, Marcelo Tinelli, por San Lorenzo, bromeó: "¿Qué querés, ir al Carrefour?". "Voy bastante seguido", contestó la -ahora- morocha, a pura parquedad. Fue el único comentario que creyó oportuno responder.

Otra de las fotos provocativas de Cande: la subió una semana atrás
Otra de las fotos provocativas de Cande: la subió una semana atrás

Chicanas futboleras -o vaya uno a saber qué…- al margen, entre los likes cosechados por la cantante amateur -¿se lanzará alguna vez de manera profesional?- resalta uno: aquel que le dedicó el colombiano J Balvin. No es la primera vez que el famoso cantante de reggaetón posa su atención en la imponente escenografía de Candelaria. Ya supo piropearla en otra imagen suya donde, claro, el paisaje no era lo más destacado.

Bueno, eso tampoco ocurre en este caso.

LEA MÁS: