La serie que nos muestra la rivalidad entre las dos divas de Hollywood Joan Crawford-interpretada por Jessica Lange– y Bette Davis-en la piel de Susan Sarandon-, recrea una época que, a pesar de la distancia en los años, la sentimos cercana.

¿Qué pasó Con Baby Jane? (What Ever Happened to Baby Jane?) se estrenó en 1962 y fue dirigida por Robert Aldrich. No fue concebida para ser una gran película peor intentó seguir la línea de terror que había inaugurado Psicosis de Alfred Hitchcock. La película fue protagonizada por dos "veteranas" de Hollywood. Una de ellas, Joan Crawford, había comenzado sus primeros pasos en el cine mudoy la otra, Bette Davis, gozaba de más prestigio que su compañera.

Se odiaban a muerte. Se medían y no toleraban ni una escena sin pelearse. En este marco se inscribe Feud: en el nacimiento del proyecto de la película, en su realización, en las nominaciones al Oscar y en la búsqueda de trabajo post producción.

La misoginia estaba al orden del día y el paso del tiempo para dos actrices que supieron tener todo y entran en decadencia, terminan siendo los ejes de la serie. A pesar de sus enfrentamientos y la poca tolerancia que sentían una por la otra, ambas sufrían las mismas cosas: el envejecimiento, el paso del tiempo y de moda, el desconocimiento de ellas por parte de los jóvenes de los 60.

Las actuaciones de Lange y Sarandon son sublimes. Realmente sentimos que estamos viendo a Crawford y Davis en escena. Cada episodio es recreado con exactitud: sus decorados, los zapatos, las carteras, los vestidos hasta los peinados y maquillajes nos hacen viajar en el tiempo de los pianos blancos de cola y las mansiones de Los Ángeles.

Cada episodio se supera y nos deja con ganas de más y-por suerte-ya está confirmada una segunda temporada para el año próximo.

Por María Eugenia Capelo