Desde su sanción, en octubre del año pasado, hasta su reglamentación en abril de éste año, mucho se habló sobre la Ley del Actor y las voces a favor y en contra sonaron durante todo el verano. Sin embargo, hoy ya casi no se habla de la ley 27.203. ¿Cuál es el estado de la norma hoy?

Uno de los principales puntos que contemplaba la ley era la posibilidad de los actores a acceder a una jubilación, como cualquier empleado de una empresa o del Estado. A raíz de esa modificación en la forma de contratación, muchos habían advertido que podría mermar la cantidad de producciones nacionales, ya que implicarían más gastos.

"Atenta contra la producción por la cantidad de aportes que tienen que hacer los empresarios, que son altísimos y que repercuten tanto en la actividad como en los actores", había dicho hace un tiempo Fabián Gianola a Teleshow. Juan Palomino, secretario adjunto de la Asociación Argentina de Actores, en cambio, había asegurado que "no hay forma de costruir a nivel previsional, que no sea aportando".

A más de un año de la sanción y a siete meses de su reglamentación, aún faltan algunas cosas para que la ley funcione al cien por cien, ya que hay algunos aportes que aún están en ACTORES, esperando la resolución de la AFIP.

Desde ACTORES no se refirieron oficialmente al tema ni emitieron comunicado alguno. Según pudo saber Teleshow, hay retenciones que se realizaron y que están en la entidad, aguardando una la resolución de la AFIP. Una vez que esta salga, se derivaran los aportes a la caja correspondiente: "Está todo encaminado", aseguraron desde la entidad.

Ariel Stolier, director de producción de Paseo La Plaza, aseguró que  desde julio hay vigente una resolución de la AFIP que establece que los aportes no deben enviarse al sindicato, sino que es responsabilidad del empleador. Es decir que los aportes del sector privado, van directo a AFIP.

Ocurre que algunos aportes, más que nada los del sector televisivo, sí fueron derivados a ACTORES. Es por estos casos que la entidad está a la espera de que AFIP le indique cómo enviar dicho dinero a dónde corresponda. Mientras, está en una cuenta especial.

Un punto para nada menor, según marcan los productores teatrales privados es la "incoherencia" que lleva a que "un actor que interprete un mismo personaje en una obra que se presente en un teatro privado es un empleado para la ley, pero si la misma obra se presenta en un teatro público, el Estado lo contrata como autónomo ya que no reconoce el alcance de la ley para el sector público".