La separación de Adrián Suar y Griselda Siciliani sorprendió a todos. Luego de ocho años codo a codo y una hija en común, la pareja entre la actriz y el gerente de programación de El Trece, no pudo superar una fuerte crisis.

La ahora ex pareja se conoció en el 2005 en la ficción Sin Código, producida por Pol-Ka, donde él interpretaba a Nilsen y ella a Flor, su secretaria y enamorada, ¿ya la habría flechado Suar que eligió ese papel para ella?

Sin embargo, empezaron a salir recién tres años más tarde. Por ese entonces ella hacía de la mamá de Laura Esquivel en la exitosa tira adolescente Patito Feo y él comenzaba con los rodajes de Un novio para mi mujer. En ese lapso el actor y productor intentó reconciliarse con Araceli González.

"La verdad es que estoy con alguien, y muy bien", había confesado ella en aquel entonces a revista Gente, un tanto misteriosa. Mientras que él  aseguraba: "Me siento más tranquilo, más maduro, vengo disfrutando la vida". El quiebre se dio cuando la pareja fue a cenar con Toto, el hijo de él fruto de su relación anterior con Araceli. Luego de aquella presentación formal, ya nunca más dudaron en mostrarse juntos.

Ella había expresado en varias oportunidades su deseo de ser madre y él de tener una nena, todo cerraba para la dupla que en el 2012 la coronó su amor con la llegada de Margarita.

Dicen que trabajar en pareja es complicado, sin embargo ellos desafiaron todos los mitos y siendo él productor ella participó de Los únicos en el 2011 y fue protagonista de Farsantes en el 2013 y 2014.

Este año los encontró enfrentados en el marco laboral. Mientras él produce la novela Los ricos no piden permiso, con Araceli como protagonista (detalle para nada menor), ella es una de las caras de la competencia, Telefe, por su protagónico en la tira de Underground, Educando a Nina. Ambas ficciones se emiten en la misma franja horaria.

A ninguno de los dos parecía molestarle la competencia por el rating. "No me importa si le gano o no a Adrián Suar y a su ex", había dicho ella a Teleshow y confesó que puertas adentro solían hacerse chistes sobre quién le había ganado a quién. ¿Influyó el trabajo en la ruptura?

Desde el 2008 hasta la actualidad Griselda y Adrián siempre se mostraron unidos, cariñosos y compañeros, es por eso que su separación no pasará desapercibida y seguramente dará mucho que hablar en los próximos días. ¿Habrá posibilidad de reconciliación o ya están todas las puertas cerradas?