La crisis de la "Tota" Santillán: no puede ver a sus hijas

El conductor grabó un video en donde explica que su ex suegro le impide a ver a las menores. “Estoy destruido”, confesó a Teleshow

Daniel "la Tota" Santillán se separó el año pasado de común acuerdo con Sol, madre de sus hijas Camila y Mía. En un video grabado por él mismo y publicado en su cuenta en Facebook, contó con mucho dolor que por problemas con su ex suegro no puede verlas.

Tota Santillán
Tota Santillán

"Extraño a mis hijas. Después de diez días no las veo por culpa de mi suegro, Jorge Fiasche", dijo el conductor en la filmación. Y explicó: "Laburo para mis hijas, para mi familia. Hijas, después de ustedes no hay nada. Las extraño con el alma. Ojalá haya un Dios. Dios todo lo ve. Que Dios los bendiga a todos. Hijas las amo".

Luego, volvió a utilizar la misma red social: "Hijas las amo y las extraño. Quién sabe dónde habrán pasado la noche. Siguen siendo tratadas como objetos y yo diez días sin poder verlas".

En diálogo con Teleshow, el conductor se limitó a decir que está "destruido" emocionalmente y que, si bien hay un régimen de visitas establecido con su ex pareja, "algunos creen que a los chicos hay que tomarlos de rehenes".

En ese sentido, arremetió nuevamente contra su ex suegro y dijo: "La vida tiene que ser con el padre y con la madre. Los de afuera tienen que ser de palo". Y prefirió preservar los detalles de esta situación debido a que se trata de una situación familiar muy delicada.

Si bien tras separarse la "Tota" dijo que no hubo peleas con su ex pareja, trascendió que tuvo que abandonar el hogar que compartían y, como no tenía dónde dormir, estuvo alojándose en diferentes hoteles. "Estoy destruido, muy triste. La culpa es el laburo. Lo reconozco. No hubo terceros en discordia ni mucho menos. Los dos llegamos al acuerdo de distanciarnos y quedamos bien", había dicho en aquella ocasión.