La mayoría fueron "charlas apócrifas", generadas por una tercera persona que, tras haber descifrado las claves de sus redes sociales, buscó "causar mucho daño". De esa manera el periodista Maximiliano Fourcade pretendió despegarse del escándalo por los chats donde plantea una situación por lo menos incómoda con distintas mujeres.

Pero faltaba el testimonio de una de esas mujeres, justamente. Y en primera persona. Pues bien, Mina Bonino (22) es una de ellas. "A Maxi lo conocíamos todas porque era un pesado", explica esta periodista deportiva que durante tres años trabajó en TyC Sports; en su último paso, daba el pronóstico del tiempo en la edición matutina de Sportia.

Una foto publicada por Mina Bonino (@minabonino) el

"Siempre chapeó con que trabaja en Fox Sports y TyC, pero no lo conocía casi nadie: si salió dos o tres veces en televisión es mucho -asegura Mina-. En lo personal, lo conozco desde hace cuatro o cinco años cuando nos cruzamos en un boliche. ¡Estuvo una hora hablándome de anécdotas de la cancha, de (el expresidente de Quilmes) José Luis Meiszner, de quien decía ser ahijado, y de Fernando Niembro! Chapeaba con eso".

Una foto publicada por Mina Bonino (@minabonino) el

Según Bonino, quien recién salía de la escuela secundaría, ahí -en 2012- empezó todo. "Me mandaba mensajes porque soy de Quilmes, él también es de la zona, y acá nos conocemos todos. Después de un saludo, se puso pesado. ¡A mis amigas del colegio también las volvía locas! Poco después lo eliminé del Facebook, pero años más tarde reapareció diciéndome que él también era conocido como muchos otros contactos míos. Y no le respondí. Hace tres meses me mandó otro mensaje, insistió, y lo terminé bloqueando".

Dos extractos de los mensajes que cruzaba Mina con Fourcade, quien aparece como “Usuario de Facebook” porque eliminó su cuenta luego de la polémica.
Dos extractos de los mensajes que cruzaba Mina con Fourcade, quien aparece como “Usuario de Facebook” porque eliminó su cuenta luego de la polémica.

"A una amiga mía le ha dicho: 'Yo soy de Palermo, tengo minitas, voy a todos los boliches, soy famoso, ¿qué más se puede pedir de un tipo?'", describe Mina. Pero más allá de ser repudiable, la táctica de Fourcade es inefectiva. "¡No conozco una chica que le haya dicho que sí! -cuenta Bonino-. En cierto punto me da pena, y hasta un poco de lástima. A mí no me insultó nunca, pero no está bueno que se ponga agresivo como sí lo hizo con conocidas mías".