Por Franco Celentano

Carla Gugino
Carla Gugino

Jett es una serie que propone una mirada única al mundo del crimen desde la perspectiva de una mujer. Una ladrona que acaba de salir de prisión se ve obligada a realizar un último trabajo para luego vivir una vida normal junto a su hija. Pero cuando las cosas no salen como estaban planificadas, la mujer se verá nuevamente envuelta en una espiral de violencia difícil de eludir. En Nueva York, Teleshow entrevistó a Carla Gugino, la bella y talentosa actriz recordada por sus papeles en Watchmen, La Maldición de Hill House y El Juego de Gerald.

—¿Cómo fue interpretar a Jett?

—Bueno, lo interesante es que obviamente tengo presente el papel del antihéroe de muchas series o películas, pero hasta que no estuve en la piel de Jett, en el set, siendo ella, no caí en lo totalmente diferente que es con respecto a lo que me imaginaba de antihéroes o femme fatales. Jett es única. De hecho, me encontré ante la espada y la pared por momentos, ya que me encontraba lidiando con sentimientos en una escena, porque honestamente, como mujer siempre que estamos en el set somos un punto de referencia para el espectador en sentir la fuerza o riesgos de lo que está sucediendo en pantalla, pero con Jett no. Me di cuenta de que era el hombre de la situación, por decirlo de alguna manera, que actuaba para resolverlo con una naturaleza y frialdad sin perder lo que es ser mujer.

Fue algo increíble de actuar, algo único. Como actriz, interpretar a este personaje que por momentos ve a su hija como lo mejor que le pasó en su vida, pero a la vez es una responsabilidad que se le interpone en su línea de trabajo, fue todo un reto. Encontrar ese balance fue único. También debo agradecer a Sebastián (Gutiérrez), que fue de gran ayuda. Porque yo venía de filmar La Maldición de Hill House, un papel en el que soy una madre que cuida a su familia y vive para ella. Un papel totalmente diferente a este. ¡Y tuve que pasar de uno a otro como si nada, en muy poco tiempo! Fue algo bestial que no hubiese podido sin él. Haciéndome sacar la empatía de los ojos, sacándome el lado maternal constantemente. ¡Logro cambiarme de ese papel a ser Clint Eastwood versión femenina!

El tráiler de "Jeff"

—¿Y qué fue lo que más te gustó del guión?

—Una de las ventajas más grandes que tuve fue poder leer toda la temporada, lo cual es raro en TV ya que cambia episodio a episodio muchas veces. Eso me ayudó muchísimo, ya que pude elaborar todo el personaje sabiendo que no iba a cambiar. Ver su viaje de principio a fin, sus decisiones y cómo repercutían. Jett no es una ladrona normal, es una ladrona que si ve un trabajo que le llame la atención, que le guste, lo hace sin dudar. Lo hace rápido, lo hace bien, y por sobre todo, sin errores para poder volver a su vida. Y conocer cómo es el personaje de principio a fin, me permitió trabajar con claridad, me hizo sentir muy cómoda a la hora de crear a Jett. También está el tema del juego con el tiempo. En la serie, Sebastián incluyó personajes que iban y venían. Entonces, también ayudo mucho saber de principio a fin qué relación tenían con Jett, porque no eran personajes que aparecían y ya. Jett los conocía y debía ser natural, debía sentirse la relación que tenía con ellos. Todo lo que te acabo de decir fue lo que me hizo enamorar del guión, de principio a fin, y fue lo que lo hizo funcionar tan bien.

—¿Y cómo fue tomar el papel de mujer fuerte en un momento donde, si bien hay muchas en pantalla, ninguna es como Jett?

—Totalmente práctica y letal, pero sin perder su instinto maternal y su romanticismo. Es verdad, y seguramente porque Sebastián fue criado por mujeres y debido a eso generó una historia excelente. La realidad es que todas las mujeres somos prácticas. Pero amo que Jett es un balance perfecto de ello, y ser una femme fatale diferente. Realmente es práctica, funcional, letal, pero una madre atenta, una mujer con sentimientos. Fue genial interpretar un personaje que cuando la ves actuar no pensás: "¿Y por qué hace eso?". Como suele suceder muchas veces, sino que está actuando de la manera que un hombre actuaría. Incluso, de alguna manera, potenciándolo, justamente por lo que mencioné antes: las mujeres, por nuestra naturaleza, debemos ser prácticas en la vida, resolver problemas todo el tiempo, y en la serie lo vas a notar, y lo vas a notar mucho. Originalmente cuando lo quisimos hacer, no quisimos hacer las cosas típicas. Fue una gran apuesta.

—¿Y cómo fue trabajar como actriz y productora al mismo tiempo?

—¡Muy interesante! Realmente lo disfruté y me di cuenta que trabajo mucho mejor cuando se me pide más de lo que debería hacer. Cuando tengo que estar atenta a todo, a todos y a mí. No sale todo mi potencial cuando sólo se me pide algo puntual, cuando sólo es actuar. Funciono mejor cuando hago todo. ¡Esta serie me hizo darme cuenta de eso! En este caso amé estar involucrada en el casting, acceso a posproducción, edición, cortes de episodios, el tono de la serie, todo lo que está fuera de cámara. Pero también fue un reto personificar a Jett frente a cámara, con todos mis compañeros de elenco. Fue realmente hermoso, la pase muy muy bien. Y en mi naturaleza creo que amo ser productora, juntar gente, funcionar de puente para que todo salga impecable. Así que sí, amé actuar, pero también adoré ser productora, amé no parar nunca un segundo y, definitivamente, es algo que quiero repetir en el futuro.

—¿Qué sientes que Sebastián Gutiérrez (realizador de la serie y esposo de la actriz) saca de ti a diferencia de otros directores con los que trabajaste?

—Siempre me sorprende que escribe los mejores roles que interpreté, sobre todo Jett. Yo siento que soy una actriz que se transforma papel a papel, y nunca quise ser una actriz que se reconozca por un papel en particular.
Sebastián logra potenciar eso. Todo el tiempo me da papeles que son completamente diferentes a lo que soy como persona, empujando mis límites. A veces cuando leo sus guiones y pienso: "¿En serio me vas a hacer interpretar esto?". ¡Pero es genial! Pero por favor no le digan que dije eso, realmente estoy agradecida por todo lo que hace para mí.

SEGUÍ LEYENDO