En el rubro actriz de reparto, Regina King está nominada por Si la Colonia hablara y es una de las candidatas preferidas. La actriz afroamericana tiene todos los números no sólo por la performance del filme, sino porque además políticamente, desde aquellos Oscars so White, la Academia ha intentado que los actores y artistas afroamericanos se vayan contentos durante la noche de la premiación y se lleven varias estatuillas. En este caso, la intérprete tiene muchas posibilidades.

En La favorita, Emma Stone y Rachel Weisz comparten cartel en el filme del griego Yorgos Lanthimos y también tienen chances. Alguna de ellas puede competir por el premio, pero Olivia Colman, nominada como mejor actriz principal, tiene un poquito más de chances. De todas maneras, La favorita es una película muy sorpresiva por su humor negro, su irreverencia y que haya conseguido tantas nominaciones es un premio para Lanthimos, un director que siempre ha sido muy jugado.

Amy Adams, eterna nominada y eterna perdedora, ha conseguido una nominación por El vicepresidente como la esposa de Dick Cheney. Lamentablemente, calculo que en la gala de este domingo 24 también se irá con las manos vacías.

Marina de Tavira, la actriz que encarna a la mamá de los chicos en Roma, ha conseguido esta nominación casi colándose. Una nominación que nadie tenía en cuenta considerando la de Yalitza Aparicio, como mejor actriz principal. Otro mimo para la producción de Alfonso Cuarón, uno de los más queridos para la academia de Hollywood, pero con pocas chances de llevarse un Oscar en interpretación teniendo en cuenta que su película obtendrá otros premios que son muy importantes. Seguramente, los rubros actorales los dejarán para los actores que son mimados por el Sindicato de Actores de Hollywood.

Veremos qué ocurre en la próxima entrega de los premios número 91 de La Academia de Cine de Hollywood en el rubro de mejor actriz de reparto.

En el caso de los actores de reparto nominados, tienen una pelea bastante dura. No hay un favorito excluyente aunque todos los números dicen que el ganador será Mahershala Ali, de Green Book, que ya ganó un Oscar anteriormente por Moonlight. Aquí encarna a un músico afroamericano en épocas en las que los artistas negros tenían inconvenientes a la hora de ingresar a un bar u hospedarse en un hotel. La relación que mantiene con el personaje de Viggo Mortensen es increíble, una de las más logradas de la historia del cine y por momentos, recuerda al clásico Conduciendo a Miss Daisy.

Los otros cuatro actores parecen estar un paso más atrás, entre ellos tenemos a Sam Elliott, quien encarna al hermano de Bradley Cooper en Nace una estrella, con un papel muy pequeño pero contundente con algunas escenas realmente muy logradas desde lo dramático. Sin dudas es una leyenda de Hollywood y la nominación bien lo vale, al menos, como mimo aunque no llegue a ganarlo.

Otro de los candidatos es Adam Driver por El infiltrado del KKKlan. El actor, que conocimos haciendo de villano en la nueva saga de Star Wars, Kylo Ren, demuestra que es mucho más que una cara bonita y tiene mucho con lo que ganarse el sueldo en Hollywood con papeles dramáticos, papeles en comedia en los que también ha mostrado su virtuosismo y en películas pochocleras como la recientemente nombrada.

Richard E. Grant está nominado por ¿Podrás perdonarme?, la película en la que comparte cartel con Melissa McCarthy. Es una gran interpretación de Grant, pero corre con un poco de desventaja por tener enfrente a este tipo de actores que nombramos en un principio, aunque sin dudas la nominación está muy bien lograda. ¿Podrás perdonarme? fue una película pequeñita que incluso en algunos lados no se estrenó, logró un poco más de repercusión y con estas dos nominaciones en los rubros actorales se posicionó para el reestreno o para estrenarse donde no estaba programada.

Sam Rockwell, que el año pasado ganó el Oscar por Tres anuncios para un crimen, competirá por su papel de George Bush en la película El vicepresidente. Encarna un Bush desganado, al que nada le interesa y que ha dejado los hilos del poder en manos de su vicepresidente Dick Cheney. La verdad es que es una gran interpretación, pero al haberlo ganado el año pasado parece muy difícil que la Academia, en esta nueva política de repartir premios, repita un ganador con tan poco tiempo desde la última vez.

Estos son los nominados a mejor actor de reparto y sin dudas el actor de Green book es quien tiene todos los números para llevarse la estatuilla.

SEGUÍ LEYENDO