Con un personaje tan bizarro e histriónico como Deadpool, era imposible pensar en una entrevista convencional con su protagonista.

Ryan Reynolds aceptó charlar sobre esta segunda entrega de la saga, solo si la entrevista se hacía a bordo de un taxi (tal como se moviliza su personaje en el filme). En este marco, el actor canadiense, nos contó acerca de su regreso al mundo de los superhéroes.

Reynolds (fanático de Deadpool desde su niñez), vive su performance como "un sueño hecho realidad". La primera cinta fue un éxito de taquilla, y esta segunda parte le permite introducir nuevos personajes y muchísimos campos y chistes alrededor del mundo de los cómics y los superhéroes.

En la entrevista el actor nos reveló que robó varios objetos del set de filmación, como también qué tan difícil es actuar rompiendo "la cuarta pared".

Además nos anticipó si es posible un filme junto a Hugh Jackman encarnando a Wolverine.

Una imperdible charla, en la que no importó cuanto marcaba el taxímetro.