Star Wars Celebration: cuatro días en una Galaxia muy, muy lejana...

Se cumplen cuarenta años del estreno de la película que lo cambió todo: la forma de producir y promocionar un film; el negocio del merchandising y los subproductos; la elaboración de una franquicia fílmica; y sobre todo, los efectos especiales cinematográficos y la narración de ciencia ficción

Hay un antes y un después de Star Wars, la obra maestra de George Lucas que desde que aterrizó en las pantallas de los cines en 1977 no ha dejado de cosechar amores, fanatismos, admiración y mística.

Las convenciones alrededor del Universo creado por Lucas, van mas allá de las típicas ComicCons. Las Star Wars Celebrations son un fenómeno difícil de explicar. Personas de todas las edades y partes del mundo se reúnen durante cuatro días para rendir homenaje a Han Solo, Leia, Darth Vader y compañía.

Y este año, en Orlando, por ser el cuarenta aniversario del estreno del largometraje que comenzó todo, LucasFilms y Disney tenían reservadas varias sorpresas.

La primera sin dudas, la presencia en un mismo escenario de George Lucas, Mark Hamill, Harrison Ford (en su primera participación en una Celebration) más los actores que encarnaron a Chewbacca, Lando y C3PO rindiéndole homenaje a la recientemente desaparecida Carrie Fisher. El espíritu de la Princesa Leia sobrevoló toda la convención y hubo más de un momento emotivo.

Como si fuera poco, John Williams, el compositor de la inolvidable banda de sonido de la saga, cerró la primera jornada dirigiendo en vivo la Orquesta Filarmónica de Orlando, para hacer llorar a todos los presentes en el recinto.

Otro de los platos fuertes de la SW Celebration, fue la presentación del primer teaser de Star Wars: Los últimos Jedi, el episodio VIII de la saga que llegará en diciembre a los cines.

Los actores de este esperada continuación, junto al director Ryan Johnson adelantaron varios detalles de lo que podremos ver en esta continuación directa de Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Stands en donde se exhibieron figuras de acción coleccionables, estatuas tamaño real, aviones y autos tuneados como los droides de la saga, cosplayers disfrazados como los personajes más emblemáticos de las cintas, artículos para el hogar con motivos de Stormtroopers y obras de arte inspiradas en el Universo SW.

Fueron cuatro días a pura emoción que permitieron que uno se sienta un niño otra vez y pudiera dejarse tentar por "el lado oscuro de la Fuerza".