Mauro Szeta y Paulo Kablan, de la escena del crimen al escenario.