María Valenzuela hablo de su recuperación luego de denunciar mala praxis odontológica

La actriz relató el calvario que la llevó a pesar 35 kilos y se mostró esperanzada por su mejoría

María Valenzuela contó cómo está hoy de salud, tras la denuncia por mala praxis

A principios de marzo María Valenzuela hizo un pedido de ayuda cuando publicó en su cuenta de Instagram un video sobre la angustiante situación que estaba sufriendo. Debido a un tratamiento odontológico mal realizado no podía comer sólidos por el dolor que padecía, y esto la llevó a pesar 35 kilos. El viernes por la noche la actriz estuvo invitada en LAM (América) y habló sobre el camino hacia su recuperación. Alegre y esperanzada, contó los avances que tuvo desde que se sometió a una cirugía menor para mejorar el estado de su dentadura.

Algunas semanas atrás viajó a la ciudad de Ushuaia, Tierra del Fuego, y permaneció allí durante un tiempo para ocuparse de los problemas de salud que padece hace más de tres años, desde el momento en que un odontólogo le colocó implantes y algo salió mal. “Estuve dos horas diez contadas por reloj con la boca abierta, con el taladro, el torno, mientras trataban de partirme los dientes que no se rompían”, describió sobre el largo tratamiento que emprendió.

“Había elegido la música para estar en paz, Rosalía, que la amo, y yo estaba con el flamenco a full, pero llegó un momento después de dos horas que se me empezaron a caer las lágrimas, sin congoja, sin llanto, nada, solo las lágrimas”, se sinceró, sobre la emotividad con la que vivió el momento donde empezó a sanar. El odontólogo Marcelo Carta, quien además es amigo de la actriz, también dijo presente en el estudio para relatar cómo abordaron el complejo caso de Valenzuela. “Nos conocemos hace 25 años, así que lo llevamos un poco con humor y contención, porque esto empezó con amigos que la vieron en Buenos Aires, hasta que pudo viajar a Ushuaia, fue todo un proceso”, sostuvo el profesional.

María Valenzuela antes de viajar al Sur, donde finalmente inició la curación de la dolencia en los dientes que no le permitía comer
María Valenzuela antes de viajar al Sur, donde finalmente inició la curación de la dolencia en los dientes que no le permitía comer

Fue en la zona más austral del mundo que María vivió una experiencia que resultará inolvidable. “Me senté por primera vez a cenar en un restaurante. Me comí el primer plato y saqué foto del plato vacío, segundo plato y así hasta el postre. Y comía perfecto, todo sólido”, reveló emocionada. Ante la consulta de Yanina Latorre sobre la dificultad de digerir alimentos después de una dieta líquida durante tanto tiempo, la actriz aseguró que tiene un “estómago de hierro” afortunadamente. En este sentido, comentó que proyecta vivir otro momento milagroso junto a sus hijos: “Estoy bárbara y voy a debutar con el asado cuando venga mi hijo de Europa”.

Luego de doce días en el Sur, y otros 40 días en la capital porteña, reveló que pudo aumentar 9 kilos gracias a su nueva alimentación. “Yo esquivaba los espejos, terminaba de bañarme y pasaba de largo porque sabía como estaba físicamente y me whatsappeaba con este Manuel -el nombre del odontólogo al que denunció públicamente por mala praxis- que está en Barcelona”, recordó sobre el deterioro de su salud general, que empeoraba con el correr de los meses.

La actriz mostró el tatuaje de ave fénix que lleva cerca del corazón, en honor a su actitud frente a la adversidad
La actriz mostró el tatuaje de ave fénix que lleva cerca del corazón, en honor a su actitud frente a la adversidad

“Tocó la pandemia, no había odontólogos que te atendieran presencial, las pasé todas, comía papilla, angustiada. Y Manuel no apareció, le mandé carta documento a La Plata, porque atendía allá, y le pedí que me respondiera cuál era su aseguradora, para recuperar algo del dinero que puse; me dijo que tenía todos los papeles en orden y nunca me los quiso dar”, sentenció con resignación. Durante estos tres años, María debió ser internada en reiteradas ocasiones, y exlicó que cuando decidió compartir el clip en Instagram estaba muy afectada por los comentarios que leía en las redes sociales: “Me decían que era un monstruo, que era una calavera, que estaba espantosa, pero por suerte mi descargo sirvió para que mucha gente también expusiera sus situaciones y se sintiera acompañada”.

SEGUIR LEYENDO: