Alejandro Sanz tocará en Buenos Aires el próximo sábado 22 de febrero en el Hipódromo de Palermo, con localidades totalmente agotadas
Alejandro Sanz tocará en Buenos Aires el próximo sábado 22 de febrero en el Hipódromo de Palermo, con localidades totalmente agotadas

Alejandro Sanz estará nuevamente en suelo argentino cantando sus éxitos mundialmente famosos. El show será el próximo sábado 22 de febrero en el Hipódromo de Palermo, con localidades totalmente agotadas.

La última noticia de Sanz es su victoria en los Grammy: su último trabajo discográfico, “#ElDisco” (2019), fue considerado el “Mejor Álbum de Pop Latino”, lo que lo posicionó como el español más ganador en la historia de esta premiación.

Una conversación telefónica unió a Madrid con Buenos Aires, en la que Sanz se prestó al diálogo con Infobae.

- Si te digo "Argentina", ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?

- Me saca una sonrisa. Al comienzo de mi carrera, uno de mis objetivos principales era ir para allí, por la riqueza musical que tiene. En aquella época era muy difícil entrar a la Argentina siendo un artista extranjero. Pero lo logramos, pude ir muchas veces y pude disfrutar mucho de salir por las calles y recorrer una ciudad tan hermosa como Buenos Aires. Es un premio.

- Después de tantos años en la ruta, ¿cómo es para vos salir de gira?

- Seguir de gira es mi estado natural. Un artista tiene que estar encima de un escenario, hacer conciertos en todas las ciudades posibles. Es en el lugar donde mejor te sientes. Cuando me bajo, todo es ruido, todo son habladurías, surgen los problemas, las disputas por opiniones sociales, políticas... en fin. El escenario es el paraíso.

"El escenario es el paraíso", le dijo Sanz a Infobae

- ¿Cómo podrías resumir los cuatro años que transcurrieron entre "Sirope" (2015), tu álbum anterior, y "#ElDisco" (2019)?

- Fueron cuatro años de aprendizaje. Yo creo que lo más importante para un artista es siempre tener la capacidad de aprender cosas nuevas. En el momento en que crees saber todo, estás muerto. Durante el tiempo que pasa entre un disco y otro, además de estar en gira, intento aprovechar para ir conociendo otros músicos, otros estilos, otros conceptos musicales que me sirvan. Porque luego, para el siguiente disco, voy a necesitar una motivación extra para crear, algo que es básico y que está implícito en el artista. La idea es sumar conocimiento, nuevas inquietudes. También me dedico a aprender a tocar un instrumento que nunca haya tocado antes: el saxo, algún tipo de percusión, una tabla.

- Lo de conocer a nuevos artistas está plasmado en “#ElDisco”, ya que Nicky Jam, Camila Cabello y Judith Nedermann colaboraron con vos. También está Residente, quien grabó contigo en 2006. A esta altura de tu carrera, se entiende que nadie te puede imponer un dueto, ¿no?

- No, claro, no me pueden obligar. No creo que eso sea algo bueno, aunque ahora mismo hay tanto dueto que pareciera que es la nueva forma de hacer música. En el caso de Residente, ya había trabajado con él hace 14 años: a mi forma de entender, es el artista urbano más lúcido que existe a la hora de escribir letras y de cómo las plasma con sentido rítmico. Creo que es el mejor.

Camila Cabello es una mujer con un carácter increíble, muy joven, con una proyección muy grande. Creo que va a tener una carrera muy sólida y, desde luego, muy longeva. Yo había visto muchas entrevistas de ella en las que hablaba muy bien de mí (se ríe). No entendía cómo una chica tan joven se conociera mi repertorio de hace muchos años atrás. Entonces coincidimos en una alfombra roja y quedamos para hacer un dueto: “Mi persona favorita”, que fue un éxito y ganó a “Mejor Grabación del Año” en los Grammy Latinos 2019.

A Nicky Jam lo conocí en Miami. Vino al estudio, escuchó la canción (“Back In The City”) y me parecía que era sacarlo un poco de su zona de confort, del reggaetón, para meterlo en una cosa que tenía mucho más que ver con la música caribeña, con el son cubano. Y llevarlo un poco para ese lado me pareció divertido y ahí está.

Judith Nedermann es una artista que yo espero que pronto puedan oír más de ella, porque está grabando su disco en español y realmente creo que es una compositora y una intérprete increíble. De verdad, es alguien de mucho nivel. Lo que viene de ella va a ser muy bello y la gente va a descubrir a una gran artista.

- La combinación que lograron entre el español tuyo y el catalán de ella, de alguna manera intenta cerrar las tensiones territoriales en España.

- Sí, pero realmente no se planteó de esta manera, como una reivindicación. Fue muy curioso cómo encajó todo. “Este segundo” es una canción que improvisé en el celular, toda la letra es sobre lo que vamos perdiendo, cómo la vida va goteando y no le damos importancia a los segundos que no vuelven. Y cuando surgió la posibilidad de trabajar con Judith, me gustó muchísimo cómo cantaba, aunque solamente lo hacía en catalán. De repente se puso a cantar en catalán y todo cobró sentido: es verdad que perdemos el tiempo en cosas que o tienen mala solución o ni siquiera tienen solución. Perdemos el tiempo en construir una vida paralela, que no se sabe si es mejor o no… ¿no?

"Perdemos el tiempo en construir una vida paralela, que no se sabe si es mejor o no… ¿no?", aseguró el español sobre los tiempos que corren

- En diciembre pasado cumpliste 51 años. ¿Cómo te llevás con el paso del tiempo?

- Yo soy muy amigo del tiempo, porque el tiempo se ha portado bien conmigo. Y luego porque no te queda otro remedio (se ríe). Si te llevas mal con el tiempo, terminas con la cara destrozada, ¿sabes? Todo el mundo que se lleva mal con el tiempo, se opera demasiado. Y normalmente hay que ir con el tiempo y hay que vivir con la felicidad del tiempo y, sobre todo, disfrutar de cada etapa de la vida. Estoy disfrutando muchísimo de vivir, y me planteo las cosas de una forma muy distinta, mis prioridades las tengo mucho más claras, entonces le doy el valor real que tienen las cosas, y no lo que la gente dice que tiene valor. Es muy interesante cumplir años, realmente merece la pena, si se cumplen bien, si hay salud, y si está todo bien. Si no hay salud, el enemigo es el tiempo.

- ¿Cuánto hay de Alejandro Sánchez Pizarro dentro de Alejandro Sanz?

- Yo siempre permití que Alejandro Sánchez Pizarro sea parte de Alejandro Sanz, en el sentido no quiero ser una persona diferente. Creo que nunca me he mostrado distinto, me parece algo muy incómodo tener dos personalidades diferentes. “Alejandro Sanz” es la forma que yo tengo de firmar mis obras y de plasmar mi trabajo, pero definitivamente no concibo una separación de personalidades. Sería engañar a la gente, sobre todo después de más de 25 años de carrera. Y además, es muy incómodo, Así que prefiero que los dos, tanto Alejandro Sánchez Pizarro como Alejandro Sanz, sean la misma persona y puedan disfrutar el uno del otro, sin llevarse mal.