Sin sensores, no hay smartphones: dónde se fabrican y por qué no se reparan

Son piezas clave para tener un dispositivo realmente inteligente. Su importancia, funciones y fabricación, en esta nota.
(xatakamovil)

Un smartphone es una máquina inteligente que puede saber qué tan rápido se está moviendo un usuario, donde está ubicado y bajo qué temperatura, solo por mencionar 3 funciones básicas. Y nada de eso sería posible sin los componentes esenciales para estos dispositivos: los sensores.

Son materiales que, combinados con otras tecnologías, hacen realmente inteligente la experiencia de usuario, y no solo en smartphones. En tablets cascos de realidad virtual, joysticks o comandos de gaming, drones, cámaras, wearables, robótica, dispositivos de smart home fitness, IoT (Internet de las cosas) y autos, la presencia de sensores es elemental.

Hubs de sensores de smartphones.

Según la empresa SensorTower, en 2017 se descargaron 64.000 millones de aplicaciones por primera vez (un 16,7% más que el año anterior) desde la tienda Google Play y 28.000 millones desde App Store, la tienda de Apple (un 6,7% más respecto a 2016). La mayoría de estas aplicaciones usan los sensores de nuestros dispositivos para entregarnos una experiencia más smart.

¿Qué es y quién los fabrica?

Un sensor es un pequeño dispositivo que, en un determinado entorno, detecta acciones y recibe estímulos, que serán su información troncal para dar respuestas a través del celular, en este caso. En los smartphones puede actuar solo o en "equipo", dispuestos en hubs o flexibles, que combinan distintos tipos de sensores.

Los sensores MEM (sistemas microelectromecánicos) son sistemas en miniatura (de 2 x 3 mm, por ejemplo) que combinan pequeñas estructuras mecánicas con circuitos electrónicos. Este segmento lo lidera la alemana Bosch con su unidad Sensortec GmbH, cubriendo el 70% de los sensores presentes en los smartphones a nivel global, según indican desde la compañía a Infobae.

Your browser doesn’t support HTML5 video

Las marcas de smartphones de China, como Huawei, Xiaomi, Oppo, OnePlus y Meizu, centran el 100% de su producción en ese país, que es el mayor fabricante de smartphones en el mundo. Por otro lado, es sabido que Apple, a través de Foxconn, fabrica el iPhone, aunque la compañía taiwanesa no solo se dedica a la manufactura de estos equipos. Por su parte, la compañía Pegatron, el rival de Foxconn, también ensambla dispositivos de Apple.

Pero no todo es China. Xiaomi, Huawei y Motorola fabrican modelos completos en India. Y, según Xataka Móvil, Samsung, HTC, ASUS, Microsoft y LG también adquieren algunos componentes allí. No es casual que Foxconn esté planeando crear hasta 10 fábricas en la India que generarían un millón de empleos.

En el caso de Sony, es proveedora de sensores hacia otras marcas de smartphones y produce todo en Japón. La compañía es uno de los principales fabricantes de sensores para cámaras de smartphone.

No hay reparación

Las principales empresas fabricantes de smartphones, consultadas por Infobae, prefieren resguardar datos vinculados a sus procesos de fabricación. Técnicos de diferentes centros de reparación en Buenos Aires, consultados por este medio, coinciden en que el 100% de los repuestos que trabajan son de origen chino, aunque algunos manifiestan no saber de donde provienen.

"No hay nada que no se haga en China. Los repuestos ya vienen armados , las empresas esconden las partes para que no puedas cambiarlas o repararlas. Pero los celulares se reparan acá, en Argentina, en otro países no reparan celulares", aseguró Emanuel Paéz , encargado de servicio técnico de la empresa Notredame.

Respecto de los sensores, explicó: "Todos los modelos de smartphones, vienen en una plaquita con cable flex. Uno puede arreglar artesanalmente, soldar el mother, pero es riesgoso".

Y agregó: "Apple, por ejemplo, tiene varios sensores ( proximidad, cámara, por ejemplo) en una placa con cable flexible que se conecta al mother del equipo. Este proceso lo hacen m áquinas de millones de dólares, robots. No es un arreglo que se pueda considerar. Cambiar un flex  de la placa, lo hicimos exitosamente 15 veces al año".

Según indica Paéz, modelos de iPhone y Samsung tienen sensores removibles, otras marcas no, pero tal como ha indicado, sería en vano cambiarlos .

Sus funciones

"Cuando un desarrollador de nuevos productos termina un desarrollo, éste queda obsoleto. De esa manera, necesita arrancar estudios para desarrollar otro nuevo. El resultado se presenta como la evolución constante de la tecnología agregada a los nuevos celulares, aportando nuevas funcionalidades y experiencia. La incorporación de nuevos sensores es parte de estas mejoras", señaló a Infobae el ingeniero Tikamitsu Siguemoto, Gerente de Ingeniería del Grupo Newsan con base en Ushuaia.

Según contó, comúnmente, los sensores están ubicados en la placa principal del celular. "Como en el actual proceso productivo asociado a celulares no se obliga al montaje de los componentes de la placa principal, el proceso de ensamblaje de sensores no se aplica", detalló.

¿Para qué sirven los sensores de un smartphone? Siguemoto brinda un listado para comprender el rol de cada sensor:

– Luz: es un detector de intensidad de luz en el entorno donde está el celular. ¿Para qué sirve? Para cambiar el brillo de la pantalla y mejorar su visibilidad, también ahorrarando batería.

 Iluminación: puede confundirse con el anterior pero tiene funciones distintas. Sirve para ajustar el brillo de un objeto al momento de tomar fotos.

– Proximidad: detecta la presencia de objetos cercanos a través de la variación de radiación electromagnética. Sirve para ahorrar batería y evitar errores apagando la pantalla cuando se acerca el celular a la oreja.

 Geolocalización: toma señales satelitales. Sirve para determinar la ubicación del celular a través de la triangulación de señales satelitales. Esos sistemas pueden ser el GPS (sistema de Estados Unidos), GLONASS (sistema ruso) o GALILEO (sistema europeo).

– Acelerómetro: detecta la posición del celular en relación a los componentes de la fuerza gravitatoria, X, Y o Z. Detecta estos componentes del dispositivo para ajustar la imagen de acuerdo a la alineación u orientación de la pantalla.

Geomagnético: detecta la intensidad del campo magnético. Y, en conjunto con el sensor acelerómetro, es fundamental para el funcionamiento de la brújula digital, fundamental por ejemplo en apps de mapas.

– Giroscopio: en conjunto con el acelerómetro, detecta si el celular gira en su propio eje, si está apuntado para arriba o abajo. Es muy usado para aplicaciones de realidad aumentada.

– Barómetro: detecta la presión atmosférica. Sirve para pronosticar cambios a corto plazo en el clima y puede usarse para estimar la altitud.

– Hall: detecta un campo magnético a través de la proximidad de un imán. Sirve, por ejemplo, para que algunas fundas hagan que se encienda la pantalla cuando las abrimos.

– Podómetro: en conjunto al sensor acelerómetro, el podómetro cuenta el número de pasos que hemos realizado. Con tal información, aplicaciones pueden controlar la distancia recorrida y calorías gastadas.

Ritmo cardíaco y presión arterial: son sensores que ha aparecido en los últimos años con más fuerza en el mercado. El sensor óptico de presión arterial del Galaxy S9 de Samsung por ejemplo mide la variación entre diferentes mediciones de la presión, con la ayuda de un tensiómetro.

– Lector de huellas: un clásico que hace más seguro nuestro dispositivo.

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

Mas Noticias