(iStock)
(iStock)

El porno no tiene lugar en los dispositivos Apple. Así lo dejó en claro la empresa desde un comienzo. De ahí que no se pueden bajar aplicaciones con contenido sexual explícito a los iPhone o iPads.

¿La razón? No se trata de una medida de seguridad sino una cuestión de principios. "Creemos que tenemos una responsabilidad moral para mantener el porno fuera del iPhone. Los que quieran porno pueden comprarse un teléfono Android", dijo Steve Jobs en abril de 2010, durante una entrevista en la que hablaba del modelo de iPhone 4.

Esta prohibición hizo que en su momento la revista Playboy lanzara una edición especial para iPad donde no se incluían desnudos. De lo contrario hubiera quedado también excluida junto con todas las otras app con contenido pornográfico.

"En Android hay una tienda en la que puedes descargar porno, tus hijos pueden descargar porno. Ese es un lugar al que no queremos ir y no vamos a ir allí", añadió Jobs en su oportunidad como para dejar en claro la posición de la compañía sobre el tema.

De todos modos, se trata de una prohibición que los usuarios esquivan con facilidad. Basta con ingresar al buscador Safari para tener acceso a todo el porno que está circulando en la web.

Esto es algo que ocurre con frecuencia. Según un estudio de la web con contenido triple X, el consumo de los clips eróticos desde móviles es similar tanto en dispositivos Android como Apple.

Por otra parte, dentro de las configuraciones del iOS se puede elegir si se quiere tener o no limitaciones para visitar páginas con contenido sexual explícito. De todos modos, aunque se activen las limitaciones, es posible acceder a material para adultos haciendo búsquedas dentro de redes sociales como Twitter.

De todos modos y más allá de que los usuarios encuentran sus formas de tener acceso al material que deseen, el gigante de Cupertino se mantiene fiel a sus principios y por ahora, al menos, seguirán vigentes sus filtros para limitar material que ellos consideran inapropiado.

LEA MÁS