El LG V10 está entre los celulares más caros del mercado: liberado cuesta unos 26.000 pesos. Se trata de un dispositivo de gama alta que ofrece detalles, tanto en el diseño como en su software, para los usuarios más exigentes.

La carcasa está hecha con una combinación de silicona y policarbonato en su parte trasera, con terminación de acero inoxidable en los bordes. Esto le da una estética diferente y un muy buen agarre. Además, por su estructura es resistente a caídas, roces y golpes.

En cuanto al tamaño es bastante grande: tiene 16 cm de alto por 8 cm de ancho y un grosor de 8,6 mm. Además, pesa 192 gramos, un poco más que otros de su mismo tamaño.

En la parte trasera, que es plana, cuenta con el láser autofocus, y el control del volumen. A su vez, el botón de encendido cumple la función de lector de huellas, lo cual resulta muy práctico.

El procesador es de seis núcleos, Qualcomm Snapdragon 808, y el GPU es Adreno 418. Cuenta con 4 GB de memoria RAM, y 32 o 64 de almacenamiento interno, según su versión. Y, por medio de tarjeta micro SD, es posible expandir esta memoria hasta dos terabytes.

La batería es de 3.000 miliamperios y cuenta con la opción de carga rápida.

El sistema operativo que corre es el Android 5.1. Dentro del software propio de LG está la opción multiventana que permite trabajar en dos aplicaciones en simultáneo. Y se puede ajustar el tamaño con tan solo arrastrar el dedo.

Tiene dos pantallas y esa es una de las características más interesantes. En la parte superior hay una pequeña de 2,1 pulgadas y una densidad de 513 píxeles por pulgada.

Gracias a este display se puede ver cierta información así como tener acceso a las aplicaciones que se usaron recientemente, estando el móvil en reposo. Algo que resulta sumamente útil a la hora de ahorrar batería.

La pantalla principal es de 5,7 pulgadas, con tecnología ips y una resolución de 2.560 por 1.440 píxeles; esto es 515 píxeles por pulgada. Además, la pantalla es Gorilla glass en su versión número cuatro.

La cámara trasera es de 16 megapíxeles y tiene una apertura focal de 1.8, doble flash led y enfoque láser. Se puede usar de tres maneras: modo simple, automático y manual. En este último caso es posible configurar varias opciones, como si fuera una cámara profesional.

Se puede ajustar el balance de blancos (WB), hacer foco manual (MF), regular la entrada de luz (con los signos más y menos), el ISO, la velocidad de obturación y el AE-L, que permite elegir y bloquear la exposición de un punto de la escena y que este valor se tome como referencia aún cuando cambien las condiciones de luz.

En cuanto al video, también es posible configurar todas las opciones mencionadas anteriormente y se suma la opción de decidir de qué modo se va a usar el micrófono: se puede enfocar el audio en el interlocutor, o bien en el sonido que viene delante o detrás de la cámara. Y también está el modo snap videos que permite grabar y montar, de forma automática, pequeños videos de tres segundos.

Graba videos 4 k, a 30 frames por segundo y en full HD, a 60 frames por segundo. Tiene, además, estabilizador óptico de imagen, que resulta muy útil para evitar que la grabación salga "movida".

Para los fanáticos de las selfies, hay buenas noticias. El equipo cuenta con dos cámaras frontales -de resolución 5 megapíxeles- que permite sacar fotos en dos posiciones: con un angular de 80 grados y de 120, cuando se quiera hacer una selfie multitudinaria.