Travis Johnson (CEO) y Luigi Iuliano (jefe de Tecnología), de Ansible, una agencia especializada en soluciones integrales para dispositivos móviles. (Cortesía de Ansible)
Travis Johnson (CEO) y Luigi Iuliano (jefe de Tecnología), de Ansible, una agencia especializada en soluciones integrales para dispositivos móviles. (Cortesía de Ansible)

En la Argentina existen, según el INDEC, 62,5 millones de teléfonos móvil, es decir que hay más de un dispositivo por persona. Y esto no se trata de un fenómeno local, sino que es una réplica de una tendencia global: en el último año, la venta de smartphones creció en un 10%, de acuerdo con informes de la consultora IDC.

Lo más interesante es todo lo que viene aparejado detrás de estos dispositivos que concentran cada vez más funciones en un mismo lugar. Los teléfonos son multiuso: se emplean para escuchar música, enviar mails o mensajes, hacer búsquedas, ver videos, jugar y trabajar. El 81% de los usuarios reconoce que lleva a cabo muchas -o todas estas tareas a la vez- en sus equipos, tal como se describe en un análisis difundido por Ignis Media Agency.

Entre otras cosas, esto resignificó la forma de hacer marketing digital y, también, el modo en que la gente cuida su privacidad. Muchos usuarios entregan (en ocasiones sin ser conscientes de esto) sus datos a diferentes aplicaciones a cambio de pasar un buen rato, conocer gente, obtener información específica o para recibir sugerencias.

Infobae consultó a Travis Johnson, CEO de Ansible, una agencia especializada en soluciones integrales para dispositivos móviles y Luigi Iuliano, jefe de Tecnología de la misma compañía para que hablen del impacto de los smartphones en la forma de hacer marketing, el éxito de Pokémon Go y la odisea para proteger la seguridad en la era digital, entre otras cuestiones.

–En el mundo tecnológico se habla de la necesidad de crear aplicaciones para todo tipo de funciones, sin embargo, pareciera que los usuarios prefieren tener apps integrales, es decir que les permitan encontrar todo en un mismo lugar. ¿Esto es así?

–Travis Johnson (TJ): En realidad la tendencia es totalmente opuesta. Facebook solía tener a Messenger integrado y lo separaron; Google tiene los servicios por separado: el mail, los mapas, el traductor. Los bancos, por ejemplo, que tienen distintos productos como cuentas de ahorro, cuentas corriente, inversiones, etc, ofrecen aplicaciones separadas, porque el usuario no quiere tener que apretar varios botones para llegar adonde quiere ir, así que la tendencia es que haya aplicaciones para propósitos específicos.

–Luigi Iluliano (LI): Lo mejor son las app para cada cuestión, porque tienen que ser simples, rápidas y específicas. Es lo que la gente busca.

–A veces no hay suficiente memoria en los móviles, entonces se hace necesario elegir qué aplicaciones bajar

–TJ: Cada vez hay dispositivos con mayor capacidad, así que esto de a poco deja de ser un problema.

–LI: El usuario elige qué bajarse. Si algo no me da beneficios no voy a usarlo aunque sea de mi marca preferida. Tiene que ser algo que quiera y que sea útil.

–El problema con las aplicaciones es que cuando uno las instala, también les habilita el acceso a muchos datos personales, como por ejemplo la ubicación, el día de cumpleaños, la lista de contactos, etc.

–TJ: Las personas están listas para dejar de lado su privacidad si obtienen una experiencia personalizada a cambio. Si doy mi ubicación a una aplicación espero que me dé resultados de acuerdo a esa localización, sino no le doy mi ubicación. Trip Advisor, por ejemplo, usa mi ubicación. Si lo estuviera pidiendo solo para vender mi data a alguien más no sería bueno pero si la usa para decirme "cerca de donde estás hay un buen restaurante, y allí hay ofrecen descuentos en los postres" está bien, es una buena transacción.

–¿La gente es consciente de la información que entrega cuando baja las aplicaciones?

–LI: Se supone que uno lee las condiciones del servicio cuando se instala la aplicación.

–Sin embargo da la impresión de que son muy pocos los que leen los términos y condiciones de las app cuando las instalan.

–LI: Bueno, pero lo tienen en cuenta cuando la usan. Si la aplicación me pide cosas que no son relevantes, por ejemplo: me solicita datos de ubicación pero no me ofrece datos que tengan en cuenta este criterio, entonces voy a dejar de usarla.

–TJ: El grado de transparencia que hay con el usuario final es importante. Si yo digo que no estoy de acuerdo con lo que piden o la aplicación no usa esa información, voy a terminar borrándola y ellos van a perder. Si acepto dar mis datos, es porque espero una experiencia personalizada a cambio de eso que me piden.

–LI: Si yo estoy usando una app que me da información sobre deportes y me pide mi nombre, dirección, teléfono y fecha de nacimiento no la voy a usar, porque si es un sitio para dar resultados deportivos, ¿para qué me pide todo eso?

–TJ: Pero si me pide saber dónde estoy, y luego me ofrece los resultados de los Juegos Olímpicos priorizando los datos de Argentina entonces sí, la voy a usar. La idea detrás de esto es: "te voy a dar mis datos pero tenés que usarlos para darme un beneficio y no solo para tu propio bien".

–Es interesante esta forma de verlo como una transacción y la idea de que la gente está dispuesta a entregar su privacidad a cambio de obtener cierta comodidad o una experiencia personalizada. Me imagino que esta actitud debe ser más frecuente entre los más jóvenes, ¿no?

–LI: Sí, la gente más joven está todo el tiempo online, publica todo en Facebook y Twitter. Usan las redes sociales, ya entregaron su privacidad así que no creo que les preocupe tanto esto.

–TJ: Hay una frase muy conocida que dice: "No hay privacidad, supéralo" (el autor es Scott Mc Nealy, co-fundador de Sun Microsystems).

–El tema es que con toda esta información que se pone a disposición de las empresas o instituciones, también viene aparejado un problema: los hackers. ¿Qué pasa con la seguridad de los usuarios?

–LI: Venimos del mundo de la tecnología entonces prestamos atención a la seguridad. Nada es 100% efectivo, pero estamos atentos a las fallas de seguridad. Estamos alerta, y hacemos actualizaciones para solucionar los problemas.

–Cuando hablan de la importancia de darles una experiencia personalizada a los usuarios y cómo es importante, en este sentido, acceder a la localización del consumidor, enseguida se me viene a la cabeza Pokémon Go. Ellos tienen información muy valiosa en sus manos. ¿Deberían considerarse socios estratégicos para hacer marketing digital?

–LI: Pokémon Go demuestra que la geolocalización es clave en todo lo que es mobile.

–TJ: Hace años que veníamos sugiriendo cosas similares a los clientes pero al principio no creían que fuera posible o conveniente hacerlo, y de pronto sale el juego, y todo cambió. Recibí, en un día, como 12 llamadas de las marcas más grandes del mundo diciendo que querían eso y que estaban dispuestas a pagar lo que fuera por entrar en ese mundo. Creo que si les hubiera dicho que tenían que pagar un millón de dólares para tener una poképarada en sus negocios lo hubieran pagado, y antes no estaban seguros, lo dudaban. Es increíble cómo cambian las cosas tan rápidamente.

–¿Niantic ya está haciendo negocios con esto a nivel global? Según tengo entendido hicieron un acuerdo con los Mc Donald´s en Japón

–TJ: Todavía no están abiertos a hacer negocios. Hicieron un acuerdo con Mc Donald´s en Japón pero es un caso puntual, quizás porque es Japón, de donde es originario el producto. Yo creo que en algún momento comercializarán esto pero por ahora hicimos consultas nosotros y también nuestros clientes, pero no recibieron ninguna respuesta.

–Es cuestión de tiempo

–LI: Creo que están llevando la app en varios países, quieren asegurarse de que la app funcione y luego verán qué hacen.

–TJ: Seguro lo comercializarán. Pero tampoco sabemos si el juego va a ser interesante para siempre, están viendo modos para que esto sea interesante por mucho tiempo, eso seguro. Hace un mes todos hablaban de realidad virtual y no decían nada sobre realidad aumentada.

–LI: Todo tiene que ver con lo que se quiere lograr, más que en la tecnología en sí. Primero hay que pensar en el objetivo y luego qué tipo de tecnología se puede usar para lograr ese objetivo.

–¿Cuáles son las claves para que un juego tenga éxito?

–TJ: Tiene que ser una combinación de suerte con pericia, porque si solo depende de la suerte se vuelve aburrido. Además, tiene que propiciar la interacción entre los usuarios, presentar diferentes desafíos y establecer varios niveles.