Lenovo eligió a San Francisco, centro de la innovación tecnológica de los Estados Unidos, para presentar este jueves, en el Lenovo Tech World 2016, el primer smartphone de la compañía al que se le podrán agregar accesorios modulares. Dos años después de que comprara la emblemática compañía estadounidense Motorola -desarrolladora del "ladrillo", el Startac o el V3- a Google, el gigante chino confirmó el lanzamiento que mantendrá la marca Moto con el Moto Z, un teléfono premium, ultradelgado -mide 5,2 milímetros- al que se le pueden añadir accesorios o módulos de modo sencillo y sin apagarlo, mediante un mecanismo magnético.

A diferencia de otros prototipos modulares, los Moto Mods, como se denominan los accesorios, se adhieren muy fácilmente al celular mediante un mecanismo magnético, sin necesidad de apagarlo. Según la compañía, permitirán expandir las capacidades de un modelo que, de por sí, sigue la línea de una experiencia limpia y fluida de Android, como sus antecesores Moto X y Moto G. Aunque en el lanzamiento sólo se mostraron algunos pocos accesorios como un potente módulo de sonido JBL SoundBoost, un proyector de 70″ -Moto Insta-Share Projector-, y un Power Pack que instantáneamente suma hasta 20 horas de batería al celular. Según la promesa de la compañía, los Moto Mods desarrollados hoy funcionarán perfectamente con futuras generaciones de Moto Z.

Los Moto Mods, como se denominan los accesorios, se adhieren muy fácilmente al celular mediante un mecanismo magnético

El Moto Z está fabricado con aluminio de calidad aeronáutica militar y acero inoxidable, tiene pantalla Quad HD Amoled de 5,5″, procesador Qualcomm® Snapdragon™ 820, 4 GB de RAM. Además cuenta con 64 GB de almacenamiento interno y la posibilidad de incorporarle una una tarjeta microSD de hasta 2 TB. Tiene una cámara de 13 MP con estabilización óptica de imagen y enfoque automático láser, una cámara frontal de 5 MP que incluye una lente de ángulo amplio, y un flash frontal adicional. En pocas semanas saldrá a la venta en los Estados Unidos a un costo de USD 499, en septiembre será su lanzamiento mundial y poco tiempo después podría llegar a los comercios de la Argentina.

En la misma familia, el Moto Z Force se destaca con un diseño más elegante, íntegramente metálico, y pantalla con la segunda generación de la tecnología Moto ShatterShield, prácticamente indestructible. Además, tiene 40 horas de autonomía de batería y TurboPower, que con apenas 15 minutos de carga permite una duración de hasta 15 horas. Su cámara de 21 MP tiene estabilización óptica de imagen, enfoque automático por detección de fase (PDAF) y enfoque automático láser. Este modelo podría demorar su llegada a la Argentina.

Tiene una cámara de 13 MP con estabilización óptica de imagen y enfoque automático láser

Para sus desarrolladores, los Moto Mods no son una novedad más dentro del mercado de los smartphones, que en el último tiempo sólo ha tenido mejoras en velocidad, definición u otras características, sino que vienen a "revolucionar" la experiencia. Tal como en algún momento supieron hacerlo el iPhone o la BlackBerry. En Lenovo, consideran que se trata de un concepto "completamente nuevo" que "no existe en el mercado", y aspiran a crear un "ecosistema" apelando a una arquitectura abierta a desarrolladores y que incluso prevé financiamiento de USD 1.000.000 para quien cree el mejor prototipo de Moto Mods al 31 de marzo de 2017.

Aunque el optimismo de Lenovo probablemente sea fundado, los Moto Mods enfrentaron también algunas críticas de especialistas. En primer lugar, los precios no fueron revelados, y podrían ser un obstáculo, sobre todo teniendo en cuenta que competirán contra dispositivos como los parlantes Blutooth, que son compatibles con cualquier smartphone. De todos modos, la batería adicional podría ser atractiva para los usuarios intensivos; así como el proyector para los usuarios corporativos.