“¡Me tiraron, ayuda!”: acribillaron de 10 tiros a un verdulero mientras atendía su negocio en Rosario

Luciano Javier Giménez tenía 45 años y fue acribillado por la espalda por un sicario. Es el crimen número 139 en lo que va del año en la ciudad

“¡Me tiraron, ayuda!”: acribillaron de 10 tiros a un verdulero mientras atendía su negocio en Rosario
“¡Me tiraron, ayuda!”: acribillaron de 10 tiros a un verdulero mientras atendía su negocio en Rosario

Un verdulero fue asesinado de forma mafiosa en el mediodía de este viernes en la zona norte de Rosario. Un sicario se bajó de una moto y sin mediar palabra le dio diez disparos mientras se encontraba en la puerta del negocio. La víctima llegó a ser trasladada en el auto de un vecino al hospital Alberdi, pero murió ni bien ingresó por las heridas que tenía. Mientras estaba en el suelo malherido, el hombre llegó a gritar: “Me tiraron, me tiraron. ¡Ayuda!”.

Luciano Javier Giménez, de 45 años, fue atacado por la espalda a las 12.39 de este viernes, de acuerdo a las actuaciones de la Policía de Santa Fe. El hecho ocurrió en la calle Castagnino entre Machain y Anchoris, en el barrio Parque Casas, caracterizado por tener casas de clase media.

“Sentimos los estampidos. Salimos y lo vimos en un estado desesperante. Intento de robo no creo, fue un ataque desde una moto. Él estaba afuera, creo que estaba por cerrar. Cuando lo levantaron tenía toda la espalda destrozada”, dijo un vecino a Canal 3 de Rosario al hacer alusión a la cantidad de tiros que recibió Giménez.

El cuerpo del verdulero tenía seis heridas de arma de fuego, en brazos, abdomen y tórax, según informó el Ministerio Público de la Acusación.

La escena del crimen
La escena del crimen

Al lado de los casquillos de bala y las manchas de sangre estaban los cajones de verdura del local, por lo que se presume que la víctima estaba guardando la mercadería para cortar el trabajo hasta la tarde.

En la escena del asesinato, el gabinete criminalístico secuestró diez vainas servidas —aparentemente calibre 9 milímetros—, que fueron enviadas a peritar. Incluso se encontró un impacto de bala en el frente del comercio, por lo que se investiga si el sicario continuó gatillando mientras se retiraba del lugar.

La fiscal de Homicidios Dolosos, Marisol Fabbro, y la Brigada de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal se abocaron minutos después a relevar cámaras públicas y privadas en la zona, además de tomar la toma de declaraciones a quienes podrían aportar información.

Por algunas imágenes que ya están en manos de los investigadores policiales, los presuntos atacantes se desplazaban en una moto tipo Honda Wave. Al menos uno de ellos llevaba puesto un buzo con capucha y una gorra roja.

Los vecinos que brindaron testimonios –y los familiares que apenas pudieron hablar por estar en estado de shock– no salían de su asombro, ya que el verdulero trabajaba ahí hace años, donde alquilaba, y nunca había manifestado haber estado bajo amenazas o ante una situación extorsiva, tal como padecen muchos comerciantes de Rosario. También era del barrio, ya que vivía a tres cuadras de su comercio.

El lugar en el que el verdulero fue atacado
El lugar en el que el verdulero fue atacado

No obstante, la línea investigativa de un crimen en ocasión de robo está descartada por la mecánica del ataque, ya que se trató de una balacera directa. A modo de hipótesis, un puñado de investigadores policiales tenía la información sujeta a corroboración de que el hombre atacado podría haber sido baleado por un móvil económico, ya que supuestamente habría hecho préstamos informales de dinero.

Con este crimen, el departamento Rosario acumula 139 asesinatos en lo que va del año (183 días), según el Observatorio de Seguridad Pública, organismo provincial integrado por el Ministerio de Seguridad y el Ministerio Público de la Acusación.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR