Capacitan a presos bonaerenses para adiestrar perros que asisten a personas con discapacidad

El programa se aplica en una cárcel de San Martín. En esta primera etapa participan ocho reclusos

Ocho internos participan de esta primera etapa del programa
Ocho internos participan de esta primera etapa del programa

Un grupo de presos de la Unidad Penitenciaria Nº 48, ubicada en el partido de San Martín, participa de un programa inédito en las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que promueve la formación de los internos en el adiestramiento de perros de asistencia a través de una actividad terapéutica y asistencial.

La iniciativa se denomina Programa Canino de Integración (PROCAIN) y forma parte del proyecto “Más trabajo, menos reincidencia” impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires. El fin es capacitar a los detenidos para que puedan conseguir una salida laboral con una participación integradora y constructiva en la sociedad.

Del PROCAIM participan agentes penitenciarios del área de Cinotecnia de la Unidad 48, entre ellos David Ringa, Hernán Quintana y Oscar Guzmán y Pablo Cresci, un interno del pabellón universitario, en conjunto con el sindicato de paseadores de perros y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). El equipo de trabajo se completa con la psicóloga Valeria Wagner y el suboficial sociólogo Rodrigo. Cada uno de ellos comparten sus conocimientos, incluso en medicina preventiva y primeros auxilios.

Según explicaron desde el SPB, la capacitación consta de tres módulos: adiestramiento, paseo canino y peluquería canina. Prevé una duración de seis meses y al finalizar los internos recibirán un diploma en adiestramiento básico avalado por la UNSAM y comenzaría un nuevo grupo para darle continuidad a esta experiencia.

Las actividades teóricas se desarrollan en las aulas de la UNSAM que funcionan dentro del predio de la mencionada cárcel, mientras que las prácticas a cargo de los instructores tienen lugar en el espacio verde del establecimiento, donde también se fabricó un canil. Allí se trabaja con tres perros rescatados para el proyecto, que luego serán dados en adopción responsable y el objetivo es que puedan vincularse al programa que lleva adelante la Universidad destinado a personas con discapacidades que necesitan canes que las asistan.

Con una convocatoria abierta tanto a presos como a penitenciarios, el programa se lleva adelante de lunes a viernes de 8.30 a 16 y sábados y domingos de 8.30 a 13, y cuenta, en esta primera etapa, con un grupo de ocho internos.

Los reclusos trabajan con tres perros rescatados para el proyecto
Los reclusos trabajan con tres perros rescatados para el proyecto

Experiencia en primera persona

Cristian, de 31 años, uno de los participantes, contó cómo fue que decidió sumarse: “Escuché sobre el proyecto de los perros, estuvimos mirado algunos documentales y me di cuenta que un perro le puede cambiar el día a día a una persona, la puede ayudar y hasta salvarle la vida”.

“Tengo mucho interés y en este poco tiempo que estamos estoy aprendiendo muchas cosas, como la importancia del perro como dice el refrán que ‘es el mejor amigo del ser humano’ y por eso el día de mañana me gustaría seguir con el adiestramiento canino para ayudar a las personas con discapacidad y a quienes necesitan compañía”, agregó.

“La vinculación con un perro estimula los sentimientos más profundos. Los internos están muy entusiasmados, están aprendiendo un oficio y nosotros buscamos el compromiso de ellos porque saben que están en un programa de trabajo”, dijo por su parte, David Ringa, peluquero canino, adiestrador y guía can desde hace diez años en la Unidad 48.

En ese sentido, el Sindicato de Trabajadores Caninos se comprometió a ofrecer asistencia en una futura vida laboral a los potenciales adiestradores de perros sumándolos a una bolsa de trabajo.

Al finalizar el curso, los detenidos recibirán un diploma en adiestramiento básico avalado por la UNSAM
Al finalizar el curso, los detenidos recibirán un diploma en adiestramiento básico avalado por la UNSAM

La apertura del programa se realizó el martes 24 de agosto en el penal localizado en José León Suárez, respetando las medidas preventivas en contexto de pandemia y contó con la presencia del secretario de Complejo Penitenciario San Martín, Luis García, el director de Unidad 48, Cristian Aristegui, el subdirector de Administración, Claudio Pereyra, y los participantes de la iniciativa.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR