Atraparon a un peligroso delincuente que se había escapado de una cárcel de Rosario

En el marco de un allanamiento concretado por la Agencia de Investigación Criminal fue detenido Carlos Andrés D’angelo, mientras continúa la búsqueda par dar con el paradero de su cómplice

El lugar donde se concretó la detención
El lugar donde se concretó la detención

La Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la provincia de Santa Fe atrapó a uno de los hombres que ayer se había fugado de la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero, ubicada a 25 kilómetros al sur de la ciudad de Rosario. Se trata de Carlos Andrés D’angelo, quien cumple una condena de 23 años de prisión por el asesinato del comerciante Edgardo Giménez.

La detención se concretó en el marco de un allanamiento dentro de un domicilio ubicado en Roca al 600 en la localidad de Villa gobernador Gálvez. El operativo fue ordenado por el fiscal a cargo de la investigación, Franco Carbone y su colega Georgina Pairola, quien fue la encargada de detener a D’Angelo por el crimen de Giménez.

Mientras tanto, su cómplice continúa prófugo: se trata de Hugo Alberto Peralta. Ambos se encontraban detenidos en el pabellón 13 de la cárcel de Piñero. Momentos antes de su fuga, los hombres habían recibido visitas y luego no fueron hallados en el recuento de las 18 horas.

Los detenidos que se fugaron ayer de la cárcel Piñeiro
Los detenidos que se fugaron ayer de la cárcel Piñeiro

La ausencia de D’Angelo y Peralta fue detectada en ese momento, cuando el personal del penal llevó a cabo un recuento de rigor y descubrió que ninguno de los reclusos se encontraba dentro de su celda.

Una vez que comenzó la investigación, la AIC junto al Grupo Táctico Multipropósito de la Unidad Regional II detuvo a la pareja D’Angelo, Joana Cabrera, de 32 años, por haber presuntamente colaborado en la fuga. También se ordenó el arresto de nueve penitenciarios sospechados por su responsabilidad en la fuga y serán indagados por la Justicia.

La mujer detenida
La mujer detenida

En la casa donde vivía Cabrera junto a otras cuatro personas, ubicada en la zona sur de la ciudad de Rosario, la policía secuestró un carrito de plástico con ruedas y una manija de traslado con un canasto que contenía algunas prendas de vestir que pertenecerían a D’Angelo y otras que serían las que la mujer utilizó durante la visita. También fue incautado su teléfono celular.

D’Angelo cumple una condena de 23 años de prisión por el asesinato del comerciante Edgardo Giménez. Tras su fuga, familiares de la víctima llevaron a cabo una protesta frente a la Sede de Gobernación, y algunos de ellos se encadenaron a una de las puertas del palacio, según informó el diario La Capital de Rosario.

La fiscal Pairola, quien tuvo a cargo la causa, estuvo presente durante el operativo de este lunes por la noche junto al fiscal Franco Carbone, que interviene en la causa por la evasión. Cabrera fue trasladada en calidad de detenida e incomunicada a la sede de la AIC. En los próximos días, la mujer será indagada en una audiencia imputativa por el delito de favorecimiento doloso a la evasión.

Esta no es la primera fuga de D’Angelo y Peralta.

Ambos participaron, junto a otros 11 presos, de una cinematográfica huida conjunta en Granadero Baigorria en mayo de 2019 cuando eran trasladados en una camioneta del Servicio Penitenciario de Santa Fe rumbo a la cárcel de Coronda junto a otros internos después de un encuentro con familiares.

El vehículo se detuvo en el kilómetro 3 de la autopista Rosario-Santa Fe por un tumulto entre los detenidos, con prontuarios por robo y homicidio. Nueve internos escaparon. Algunos días más tarde todos fueron recapturados y seis penitenciarios fueron imputados como coautores de facilitamiento de evasión en su calidad de funcionarios públicos.

Peralta, que entonces tenía 37 años y cumplía una condena por robo calificado, fue el último en regresar al penal de Piñero. D’Angelo, por otra parte, fue recapturado en la localidad bonaerense de Avellaneda el 29 de mayo de 2019.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR