Confirmaron las condenas de dos hombres que secuestraron en Morón a una mujer embarazada de ocho meses

El fallo de la Sala Tercera recayó sobre César Luis Sosa y Roberto Oscar Benegas, condenados el 26 de junio de 2020 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó las condenas de 11 años de cárcel para dos delincuentes que en 2017 secuestraron en Morón a un hombre y a su mujer embarazada de ocho meses
La Cámara Federal de Casación Penal confirmó las condenas de 11 años de cárcel para dos delincuentes que en 2017 secuestraron en Morón a un hombre y a su mujer embarazada de ocho meses

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó las condenas de 11 años de cárcel para dos delincuentes que en 2017 secuestraron en Morón a un hombre y a su mujer embarazada de ocho meses. Los amenazaron con dispararle “un tiro en la panza” si sus familiares no pagaban un rescate de 150 mil pesos.

El fallo de la Sala Tercera recayó sobre César Luis Sosa y Roberto Oscar Benegas condenados como coautores del delito de “secuestro extorsivo agravado por haberse logrado el cobro del pago del rescate, por tratarse una de las víctimas de una mujer embarazada y por haberse cometido con la participación de tres o más personas”.

Los jueces Liliana Catucci, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi rechazaron las apelaciones interpuestas por las defensas de los acusados y confirmaron las penas otorgadas el 26 de junio de 2020 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín.

De acuerdo al fallo, los magistrados dieron por probado que el 25 de mayo de 2017, aproximadamente a las 18.30, Sosa y Banegas, con la intervención de, al menos un sujeto más, privaron de la libertad a la mujer que cursaba un embarazo de casi ocho meses, identificada con las iniciales Y.S.M, y a su pareja C.K. en la calle Paysandú, entre Oribe y Lavalleja, de la localidad de Ituzaingó, en la zona oeste del conurbano.

“El hecho sucedió mientras las víctimas se encontraban circulando a bordo de su vehículo particular, marca Audi, modelo A5, cuando al llegar a la intersección de las calles anteriormente señaladas, fueron interceptados por un automóvil, Chevrolet, modelo Agile, dominio OLO 137. De él descendieron dos personas que portaban armas de fuego”, explicó el TOCF 3.

Los jueces establecieron que Sosa obligó a la mujer a bajar de su auto particular y la subió a bordo del rodado en el cual se desplazaban los captores, en uno de cuyos asientos delanteros se sentó este secuestrador y después de transitar unos quinientos metros, Sosa bajó del vehículo y apuntando con un arma de fuego, obligó a la otra víctima a descender de su vehículo particular, en el cual se desplazaba y lo hizo abordar el otro auto, ubicándolo junto a su pareja en el asiento trasero.

La pareja advirtió que eran tres secuestradores armados con una pistola 9 milímetros y con un “arma más grande tipo ametralladora”, tras lo cual uno de ellos tomó el celular del hombre y llamó a su hermano para exigirle una suma de dinero.

Los jueces Liliana Catucci, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi rechazaron las apelaciones interpuestas por las defensas de los acusados y confirmaron las penas otorgadas el 26 de junio de 2020 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín
Los jueces Liliana Catucci, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi rechazaron las apelaciones interpuestas por las defensas de los acusados y confirmaron las penas otorgadas el 26 de junio de 2020 por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín

En el juicio oral, el secuestrado “dijo haber recibido golpes por parte de los captores, quienes se comportaron de manera muy agresiva”.

“En concreto, se realizaron varias llamadas extorsivas exigiendo la entrega de ciento cincuenta mil pesos ($150.000), como rescate para la liberación de las dos víctimas. Después de las tratativas y de padecer exigencias y amenazas de muerte en perjuicio de las víctimas activas, (el hermano) acordó pagar la suma requerida”, indicó el fallo al que tuvo acceso Télam.

El hermano declaró en el debate que una persona le habló de manera agresiva y le exigió una suma de dinero a cambio de la libertad de sus familiares, diciéndole que “le iban a pegar un tiro a la panza de su cuñada”. Tras juntar el dinero, este hombre fue al lugar pactado en su “automóvil particular y avanzó por orden de los secuestradores unos metros más hasta ubicarse en la vereda de una fábrica de galletas emplazada sobre avenida Juan Manuel de Rosas -entre las calles Ventura Bustos y Farías Alem-”, en Morón.

Después, se acercó hacia su posición el Chevrolet Agile, con los imputados y las víctimas en su interior, y le hizo entrega a Banegas, quien se encontraba ubicado en el asiento delantero del lado del acompañante (por la ventanilla y sin descender), de la totalidad del dinero del rescate.

Tras ello, “los imputados huyeron del lugar y liberaron a las víctimas sobre la calle España, entre Arredondo y Montes de Oca de la localidad de Castelar a escasos minutos, aproximadamente a las 20.15 horas”, puntualizó el Tribunal.

Por último, la mujer aseguró al TOCF 3 que como consecuencia de este hecho “estuvo aproximadamente quince días con contracciones y que su bebé nació tres semanas antes de lo que estaba previsto”.

SEGUIR LEYENDO: