Se registró una amenaza de bomba en la embajada de Haití

Según informaron fuentes policiales a Infobae, alguien dejó una mochila cerca de la sede diplomática del país centroamericano

La Policía trabaja en el lugar

Esta tarde se registró una amenaza de bomba en la embajada de Haití, que se encuentra ubicada en el barrio porteño de Belgrano. Según detallaron fuentes policiales a Infobae, en la puerta de la sede diplomática del país centroamericano alguien depositó una mochila y la dejó en el lugar.

Tras alertar a las autoridades, personal de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad desplegaron un gran operativo que contó con la ayuda del cuerpo de Bomberos. Las autoridades evacuaron el lugar y peritaron el elemento donde supuestamente se encontraban los explosivos.

Según confirmaron fuentes de la Policía Federal y de la Ciudad a este medio, la inspección de la mochila encontrada en la embajada de Haití, situada en la avenida Figueroa Alcorta al 3200, arrojó un resultado negativo, lo que significa que dentro del objeto no se encontró ningún elemento que podría causar una explosión.

Así, tras evacuar el lugar y liberar el perímetro, las brigadas especializadas en explosivos de las distintas fuerzas realizaron una explosión controlada. El personal de las fuerzas detonó la mochila y así se determinó que no había ningún artefacto que pudiera causar daño.

El cuerpo de Bomberos actuando en el lugar
El cuerpo de Bomberos actuando en el lugar

Pocos meses atrás se registró otra amenaza de bomba en otra embajada, en la de Rusia. Aunque ocurrió de otra manera, se realizó bajo un mail que ingresó en la casilla de correos de la Embajada rusa, ubicada en el barrio porteño de Recoleta. Se leía: “Artefacto explosivo en la Embajada”. Inmediatamente, el mensaje alertó a las autoridades de la delegación rusa, llamaron al 911 y evacuaron el lugar. Aunque no era la primera vez que ocurría. Unos días antes habían recibido otro correo con las mismas características. La intimidación era idéntica: habían colocado una bomba en el edificio. En las dos oportunidades fue solamente una amenaza, porque se revisó el lugar y no se halló ningún explosivo.

En los dos episodios se actuó de la misma manera. Primero, se hizo la denuncia mientras se evacuó el lugar, situado en Rodríguez Peña 1741. Luego, los efectivos de brigada de explosivos de la Policía Federal junto a perros especializados en detectar pólvora ingresaron e inspeccionaron la Embajada.

En los dos casos, el saldo de los operativos fue negativo. Según relató uno de los investigadores que estuvo en el lugar, debido al contexto de la pandemia, la delegación rusa había optado por implementar la modalidad de trabajo remoto, por lo que dentro de la Embajada, en las dos ocasiones, casi no había personal cumpliendo funciones. De hecho, el embajador, Dmitry Feoktistov, no se encontraba en el lugar al momento de las amenazas.

Seguí leyendo