Tras la denuncia de una joven, imputaron a tres policías por abuso sexual en Río Negro

Los agentes fueron señalados por la víctima durante el último fin de semana en la localidad de Allen

Tres policías de la provincia de Río Negro fueron imputados este lunes por el delito de abuso sexual agravado y privación ilegítima de la libertad luego que fueran denunciados por una joven
Tres policías de la provincia de Río Negro fueron imputados este lunes por el delito de abuso sexual agravado y privación ilegítima de la libertad luego que fueran denunciados por una joven

Tres policías de la provincia de Río Negro fueron imputados este lunes por el delito de abuso sexual agravado y privación ilegítima de la libertad luego que fueran denunciados por una joven durante el fin de semana en la localidad de Allen.

La fiscal Teresa Guiffrida quien además solicitó la prisión preventiva por cuatro meses para los imputados señaló que “estamos ante un claro caso de violencia de género que debe ser analizado en el marco de la Ley 26485 y la Convención Belém Do Para, donde el Estado tiene el deber que proteger a la víctima, no solo física, sino también psicológicamente”.

Por su parte, el juez de Garantías Julio Martínez Vivot, dijo que “a menos de 48 horas de ocurrido el hecho, hay elementos suficientes para dar por formulados los cargos” y expresó que “está claro el hecho que denuncia la víctima y están claras las lesiones relacionadas con un abuso sexual”, indicó el juez.

Asimismo, valoró la actitud de la mujer que “activó inmediatamente la denuncia y permitió la intervención judicial para los primeros exámenes forenses y de la Oficina de Atención a la Víctima”. El magistrado también avaló la prisión preventiva “porque el delito que se investiga tendría, en caso de demostrarse, una pena mínima de 8 años de prisión efectiva”.

La declaración de la víctima, “será una prueba fundamental el día del juicio, si no garantizamos su resguardo la señora no va a poder gozar de la libertad necesaria para declarar”, remarcó.

A su vez, la fiscal aseguró que “el hecho existió, los imputados están siendo investigados por el delito mencionado, además se da el peligro procesal de entorpecimiento de investigación que justifica el dictado de la preventiva”.

“Tengo presente la declaración de la víctima, tengo en cuenta que para concretar el hecho se usó un arma, como también la presencia de las tres personas, una de ellas con un arma”, remarcó la fiscal. “Todo esto influye en el estado de vulnerabilidad de la joven, tal lo establecido por las especialistas de la Oficina de Atención a la Víctima”, argumentó Giuffrida.

“Es un hecho grave, que merece una investigación exhaustiva, entre ellos se deben concretar variados análisis, hay que peritar los celulares que fueron secuestrados”, concluyó.

Otro caso donde un policía estuvo involucrado en un hecho ilícito, ocurrió el jueves último cuando efectivos de Prefectura Nacional divisaron un auto sospechoso en las inmediaciones de la Villa Zavaleta, ubicada entre Barracas y Pompeya, en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires.

Al acercarse el auto aceleró lo que provocó una intensa persecución que duró varios minutos y finalmente el conductor fue atrapado y en el auto encontraron dólares, miles de pesos, armas y más de 12 kilos de marihuana. La sorpresa llegó cuando los efectivos chequearon la identidad del conductor: se trataba de un agente de la Delegación de Narcotráfico de la división Operativo Sur de la Policía de la Ciudad que al momento del hecho estaba de licencia, sin ninguna obligación laboral.

Seguí Leyendo: