“La próxima, aguantatela”: el video del atentado y la sentencia de muerte contra uno de los narcos más temidos de Rosario

Dos pistoleros en moto balearon una casa en el Pasaje Pirayú creyendo que era el domicilio de Esteban Lindor Alvarado. En el lugar dejaron una amenaza explícita. La Justicia sospecha que la cúpula de Los Monos está detrás del ataque. ¿O acaso fue un autoatentado?

Video contra la cámara de seguridad: el atentado contra Lindor Alvarado.


La violencia narco y la criminalidad organizada en Rosario no cesan. El pasado fin de semana hubo tres asesinatos con tinte mafioso en seis horas, entre la noche del viernes y la madrugada del sábado y en el departamento Rosario en general ya hubo más de 190 crímenes en lo que va de 2020.

Sin embargo, el más reciente episodio no se trata de una simple vendetta de transas o rateros en los cálculos de la Justicia. Ocurrió esta madrugada, un nuevo capítulo en la disputa entre dos cabecillas del narcotráfico de la ciudad. Se trata, al parecer, de una jugada de Los Monos contra uno de los capos más movedizos y temidos de la historia de la ciudad, el hoy preso Esteban Lindor Alvarado.

Pasadas las 6.20 de este lunes, dos ocupantes de una moto frenaron frente a una casa en el Pasaje Pirayú, entre los barrios Empalme Granados y Ludueña. El acompañante bajó, apuntó contra el frente de una casa, pero dudó y terminó disparando varios tiros contra la fachada del domicilio de enfrente. Antes de irse dejó tirado un rollo de papel y volvió a subirse al vehículo para darse a la fuga. Todo fue captado por una cámara de seguridad, cuyo video ilustra esta nota.

Si bien en Rosario hay balaceras con mensajes extorsivos escritos, este era distinto: era una amenaza a un jefe narco cuya foto policial acompañaba el texto. “Esteban Alvarado: dejá de batir la cana estás entregando a los pibes ortiba. Date cuenta que ya no jugás más acá. La próxima aguantátela”, aseguraba el mensaje, una presunta colaboración del capo ante la policía que se pagaría con plomo.

En la casa que recibió nueve tiros vive un matrimonio con tres chicos de 3, 7 y 9 años. Las balas impactaron contra el frente del portón y dieron en la Chevrolet Meriva de la familia. Los tiradores le dispararon a la casa equivocada.

“Nosotros no tenemos nada que ver con Alvarado. Son los vecinos de enfrente, que son los suegros que yo ya denuncié y los hago responsable si nos pasa algo a nosotros o a mis hijos”, dijo Romina, la madre de los chicos, a los medios que se hicieron presentes en el lugar.

Papel: la amenaza al narco, ilustrada con su foto policial.
Papel: la amenaza al narco, ilustrada con su foto policial.

Los “suegros” a los que apuntó Romina son la madre y el padre de Rosa Capuano, ex pareja de Esteban Alvarado, quien también está bajo la mira da la Justicia local por supuestamente integrar su organización criminal, en el estamento dedicado a cuestiones administrativas y económicas.

Jorge, el padre de Rosa Capuano y ex suegro del acusado de jefe narco, también habló después de la balacera. “No tengo nada que ver con Alvarado. No tengo ninguna relación con él. Mi hija tiene contactos con él por los chicos. A mí, él nunca me trajo un problema”, comentó.

“Me da lástima lo que pasó. Me hubiesen dado a mí. No se puede hacer eso”, expresó y agregó: “Nunca tuve un problema con Alvarado. Sabía que él andaba con los autos. Es lo único que sé. Después no me sorprendí de nada”.

Alvarado actualmente está preso en la cárcel de Piñero, acusado por la Justicia local por liderar una asociación ilícita mixta –civiles y policías– y por planificar el crimen del prestamista Lucio Maldonado. Además, la Justicia Federal de Rosario lo investiga por el tráfico de 493 kilos de marihuana a General Roca, Río Negro, en noviembre de 2017.

Por lo pronto, hay de quiénes sospechar.

Las vainas recolectadas en la escena.
Las vainas recolectadas en la escena.

Alvarado mantiene un enfrentamiento con Los Monos hace mucho tiempo. Según investiga el Ministerio Público de la Acusación (MPA), Ariel Máximo “Guille” Cantero, su rival, ya lo amenazó con matar a su hijo menor de edad. Casualmente, la zona en disputa entre las organizaciones es donde tuvo lugar la balacera de este lunes, en el distrito noroeste de Rosario. Fuentes judiciales en el territorio aseguran que un joven investigado como presunto miembro de Los Monos (cuyos hermanos fueron asesinados en un triple crimen) declaró que “Guille” Cantero había encargado matar al hijo de Esteban Alvarado.

Sin embargo, otros creen que podría ser un atentado del capo preso contra él mismo, o para disciplinar a su propia familia. No sería descabellado: en el pasado, Alvarado baleó los tribunales de la ciudad y dejó carteles con su firma.

El domicilio de Pirayú no fue el único: otros tres puntos en el Barrio Belgrano también recibieron disparos en la madrugada de hoy, todos vinculados al capo preso.

Seguí leyendo:

Qué hay detrás del polémico beneficio que la Justicia le concedió al patriarca de Los Monos, el clan de asesinos y narcos de Rosario

El patrimonio y las relaciones con la policía de Lindor Alvarado, el jefe criminal que desafía a la Justicia de Rosario